Estatua de Hitler orando en el ghetto de Varsovia

por Admin el 30 Diciembre, 2012

en Sueltos

Varsovia – Mirando a través de los barrotes de la puerta bloqueada en el 14 de la calle Prozna en la capital de Polonia, un lugar ubicado en el ghetto judío de hace 70 años, se ve una pequeña estatua de una figura de rodillas en oración. La figura es de Adolf Hitler.

Praying-Hitler-statue-placed-in-Warsaw-Jewish-ghetto

"Amén", se llama la nueva muestra del artista italiano Maurizio Cattelan, que incluye a Hitler en oración y que ha causado indignación entre la comunidad judía de Polonia, así como entre las organizaciones judías y católicas en todo el mundo, que consideran la exposición como extremadamente ofensiva.

Cattelan, de 52 años, es un escultor nacido en Italia, vive en Nueva York y es conocido por su trabajo polémico. Uno de los más famosos es "La Nona Ora" ("la hora nona") que representa el Papa Juan Pablo II al ser golpeado por un meteorito.

El mes pasado, Cattelan abrió una muestra en el centro de arte contemporáneo de Varsovia.

La mayoría de las exposiciones se presentan dentro del Museo, excepto la oración Hitler que se ha colocado en el centro el antiguo ghetto judío.

El centro de arte contemporáneo tiene una descripción de la exposición de Cattelan en su página Web: "en una Varsovia arrasada por el cataclismo del siglo XX, las obras de Maurizio Cattelan adquieren una particular dimensión; se convierten en un comentario artístico en el credo católico. ¿Qué significado tiene amar a tu enemigo? ¿Qué significa perdona a los que nos ofenden? Evocando los traumas de la historia, se refieren a memoria y olvido, al bien y al mal."

hitler1.php

La decisión de Cattelan de poner la figura de Hitler en el antiguo ghetto judío ha enfurecido a muchos en Polonia, los judíos y cristianos. Los organizadores del festival internacional de cine "Documentos Humanos" que se celebra en Polonia y es dedicado a los derechos humanos, han decidido celebrar un debate sobre la pregunta "¿Qué hace Hitler en Polonia? El impacto moral de la provocación en el arte".

Historiadores y artistas han tratado de explicar la decisión de Cattelan para colocar la figura en uno de los lugares más sensibles para los judíos en Polonia y resolver la cuestión de si es una exposición de arte legítima o una provocación ofensiva. Algunos dijeron que la figura de rodillas parece ser vulnerable y ambiguo. Por un lado, el héroe es un icono del mal; por otra parte, la vista de Hitler puesto de rodillas puede evocar simpatía en el espectador. Ver este objeto, dicen, provoca sentimientos encontrados.

Unos días después que la figura de Hitler fue colocada en el patio del 14 la calle Prozna, alguien cubrió su rostro y las manos en un intento de ocultar su identidad, tal vez temiendo la reacción que se produciría.

Otro signo de las fuertes emociones que ha planteado la figura es que, a pesar de no tener ningún acceso al público que asiste a la exposición, la dirección del Museo ha montado a su alrededor un sistema de seguridad las 24 horas del día.

Maria Poprzecka, una historiadora de arte, dijo: "En cierta medida, Cattelan es un provocador, pero definitivamente no es blasfemo. Es uno de los pocos artistas que han ganado la fama, no por su actividad artística, sino por el escándalo ocasionado por los políticos.

"En la exposición ‘Amén’ se pretende abordar temas como el sufrimiento, el martirio y la muerte. Es la razón por la que sus otras obras presentan una mujer crucificada y un caballo herido".

La controvertida exposición ha despertado gran interés y cientos llegan cada día para ver a través de la reja a la figura orando. Dos mujeres, ambas de 81 años, leyeron sobre la exposición en el periódico polaco Gazeta Wyborcza y vinieron a verla con sus propios ojos. "Queremos creer que la estatua está destinada a mostrar a Hitler arrepintiéndose o pidiendo disculpas por sus malas acciones", dijeron.

Otro transeúnte se pregunta: "¿Por qué los artistas decidieron poner aquí a un niño orando? ¿Él está orando por aquellos que vivían aquí? Debe ser un cristiano, porque los judíos no rezan de rodillas."

Cuando se enteró de que el «niño» era, de hecho, Hitler, dijo airadamente: "Hitler no tenía el derecho de pedir perdón".

Capital Bay: ‘Praying Hitler’ Placed in Warsaw’s Jewish Ghetto


Artículo anterior:

Siguiente artículo: