El misterio de los esvásticas del bosque

por Admin el 6 Julio, 2013

en Sueltos

Hace más de 20 años, un paisajista en Alemania Oriental descubrió una formación de árboles en un bosque en forma de una esvástica. Desde entonces, un gran número de esvásticas han sido halladas en los bosques de Alemania y más allá, pero persiste el misterio de sus orígenes.

Culpen a los árboles alerces. Günter Reschke, nativo de Brandenburgo fue el primero en dar a conocer esa peculiar formación, según un artículo de 2002 en el periódico Süddeutsche Zeitung. Sin embargo, para ser más precisos, fue Ökoland Dederow un pasante en la compañía de Reschke, quien descubrió los árboles en 1992 mientras realizaba una tarea tediosa: la búsqueda de fotografías aéreas para unas líneas de riego.

Denuncia

En cambio, encontró un pequeño grupo de 140 Alerces plantados en el medio de la espesura del bosque, rodeado de cientos de otros árboles. Pero había una diferencia crucial: todos los demás eran pinos. Los alerces, a diferencia de los pinos, cambian de color en el otoño, primero a amarillo y después a marrón. Y cuando eran vistos desde una cierta altura, no era difícil reconocer el patrón que formaban. Fue bastante sorprendente, de hecho.

Mientras realizaba diligentemente su trabajo, el pasante repentinamente se detuvo y vió, estupefacto, el cuadro que tenía en la mano. Era una vista aérea de Kutzerower Heath en Zernikow –número de foto 106/88. Él se la mostró a Reschke: "ves que es esto?" El diseño de 60 por 60 metros que se destacaba bruscamente en el bosque era evidente para todos: una esvástica.

¿Una esvástica como un regalo de cumpleaños?

Reschke fletó un avión para sobrevolar la zona, y de hecho, estaba claramente visible una esvástica perfectamente delineada.  El local silvicultor, Klaus Göricke, se dispuso a descubrir el origen de la formación de alerce, y descubrió que los árboles habían estado allí durante mucho tiempo.  Mediante la medición de los árboles, llegó a la conclusión que se plantaron en la década de 1930. Eso significa que durante décadas, durante cada primavera y otoño, una esvástica masiva tomaba forma en el Kutzerower Heath– sobreviviendo a la ocupación soviética, el régimen comunista en Alemania Oriental y la caída del muro de Berlín sin haber atraído la atención.

El que haya sido desconocido por tanto tiempo se debe en parte al corto tiempo que cada año era visible. Además, sólo podría ser visto desde cierta altura, y los aviones que se dirigen al norte de Berlín van demasiado alto para que los pasajeros puedan ver la esvástica en el bosque. Los aviones privados, por el contrario, estaban prohibidos en Alemania Oriental.

No tardó mucho para que se difundieran los rumores sobre cómo la esvástica llegó allí en primer lugar. Un agricultor local afirmó que él había plantado los árboles cuando era un niño, con un guardabosques que le pagó unos centavos por cada plántula que puso en el suelo. Otros informaron que fue puesto allí como un signo de lealtad después de que un aldeano cercano había sido llevado al campo de concentración de Sachsenhausen por los Nazis porque él había estado escuchando secretamente a la BBC.  Otra versión sostiene que el líder Nazi local ordenó que los árboles fueran plantados con motivo del cumpleaños de Hitler. Por último, el diario Berliner Zeitung informó que fue plantado en agradecimiento al Servicio del Trabajo de Reich por la construcción de una calle en Zernikow.

Cualquiera que sea la verdad, la historia comenzó a hacer olas mucho más allá de la región. Reporteros franceses aparecieron repentinamente en Zernikow, deseosos de sobrevolar el matorral para ver la esvástica por sí mismos. El diario Le Figaro publicó un artículo sobre la formación de bosque que al parecer llevó al entonces Presidente François Mitterand a llamar a su homólogo alemán Roman Herzog. Poco después, el Presidente alemán presionó a la oficina forestal local para deshacerse del símbolo ofensivo.

La lucha para eliminar árboles

Los efectos fueron inmediatos. En 1995, los trabajadores forestales armados con motosierras llegaron hasta el bosque de alerces para talar los 40 árboles. Informó a sus supervisores que el símbolo ahora era irreconocible, y la conmoción que rodeó a Kutzerower Heath rápidamente se desvaneció.

Pero los trabajadores forestales se equivocaron gravemente. Tardó cinco años para que su error fuera descubierto, pero ocurrió en el año 2000, la Agencia de noticias Reuters publicó fotos de una esvástika  amarillo brillante claramente visible en el bosque cerca a Zernikow –aunque los bordes no se veían muy bien definidos. Y la respuesta de los medios de comunicación fue una vez más enorme. El Chicago Tribune escribió sobre el asunto, notando que el bosque de la esvástica no ayudaba a una región que ya había sido conocida por su violencia racista.

De hecho, los funcionarios comenzaron a preocuparse de que el lugar se convirtiera en un lugar de peregrinación para los neonazis. Esto llevó al Ministerio de Agricultura del estado oriental de Brandenburgo a planificar medidas drásticas. En el año 2000, Jens-Uwe Schade, un portavoz del Ministerio, le dijo a Reuters que la intención ha sido de talar todos los árboles en la zona. Pero, la oficina federal a cargo de la gestión de la propiedad, bloqueó el plan porque la propiedad de algunos terrenos estaba en disputa y sólo dio luz verde para que talaran 25 árboles.

Esto se hizo en la mañana del 04 de diciembre de 2000. Los trabajadores forestales tuvieron que ser muy cuidadosos acerca de cómo elegir qué árboles a talar y asegurarse que la esvástica no fuera visible. También tuvieron que cortar los troncos a pocos centímetros del suelo, de modo que ya no puedan ser vistos desde el aire.

Plantas y fábulas

Sin embargo, plantar cruces gamadas en bosques no era algo que sólo ocurrió en el Uckermark. Como Jens-Uwe Schade explicó ya en el año 2000, ésto se había vuelto "una moda entre los silvicultores nacionalsocialistas" durante el período Nazi.

Por ejemplo, en la década de 1970, los soldados estadounidenses se quejaron ante el gobierno del Estado de Hesse después de encontrar no sólo una enorme esvástica en la ladera sur de un bosque de abetos cerca de un lugar llamado Asterode, sino también el año "1933" formado por alerces. Un símbolo similar al parecer causó importante revuelo en Jesberg, en Hesse del norte, cuando fue descubierto en la década de 1980. Y, en el año 2000, un profesor de folclore encontró una esvástica de pino oregón plantados en una selva baja caducifolia en Wiesbaden. De hecho, los informes comenzaron pronto a emerger sobre esvásticas de árboles en toda Alemania.

En septiembre de 2006, el New York Times también informó sobre un bosque completo cerca de la aldea remota de Tash-Bashat, en Kirguistán, formado como una cruz gamada. Los orígenes de esta esvástica en reversa medían unos 180 metros que fue también envuelto en la leyenda y la duda. Un aldeano afirmó que un supervisor alemán étnico del bosque, que había sido exiliado en el este pero que era un simpatizante Nazi, había dirigido la plantación del bosque en la década de 1940. Otro informó que los árboles habían sido plantados por un misterioso "profesor" en la década de 1960 antes de que fuera eliminado por la KGB. Un guía local dijo que los árboles habían sido plantados en la década de 1930 como un signo de amistad ruso-alemana cuando Hitler y Stalin firmaron el Pacto de no agresión Molotov-Ribbentrop.

El periodista Christopher John Chivers también contó leyendas de que el bosque había sido plantado por prisioneros de guerra alemanes forzados a hacer trabajos forestales. Él nunca rastreó los verdaderos orígenes, pero él escribió que, realmente fueron plantados por prisioneros alemanes, la "simetría en la línea de árboles… puede ser la única broma pesada dejada por el Tercer Reich."

Artículo de Danny Kringiel aparecido en el portal histórico Einestages.

einestages: Das Hakenkreuz im Wald


Artículo anterior:

Siguiente artículo: