El cementerio alemán en Sologubovka, Rusia

por Admin el 8 Mayo, 2017

en Sueltos

Enterrar adecuadamente a los soldados enemigos es de suma importancia, ya que la victoria no tiene sentido sin la benevolencia del vencedor, dijo a RT el sacerdote ortodoxo Padre Vyacheslav, que ayudó a organizar uno de los más grandes cementerios militares alemanes de Europa en las afueras de San Petersburgo.

Más de 75.000 soldados alemanes de la Segunda Guerra Mundial están enterrados en el cementerio militar alemán, que fue inaugurado en la aldea rusa de Sologubovka a unos 80 kilómetros de San Petersburgo en el año 2000, dijo el Padre Vyacheslav.

Según la página web oficial de la Comisión de Tumbas de Guerra de Alemania, una ONG responsable del mantenimiento y conservación de tumbas de guerra alemanas en Europa y el Norte de África, están enterrados en ese cementerio algunos de los 54.000 alemanes de la Segunda Guerra Mundial, cementerio que tiene espacio para 80.000 tumbas. Los restos de más de 35.000 soldados alemanes han sido identificados hasta el momento, dice la comisión.

"Estamos en un lugar único que es espacio para las relaciones ruso-alemanas," dijo a RT el Padre Vyacheslav, que es el arzobispo en la cercana Arquidiócesis de Uspensky. "En mi opinión, es el mayor proyecto de paz entre Rusia y Alemania, el cual fue iniciado por un pequeño pueblo de la parroquia, pero que solicita acogida por parte de los políticos y el público en general en toda Europa", dijo.

Sologubovka fue la elegida para albergar el cementerio porque 3,500 tropas alemanas fueron enterradas en ese lugar durante la Segunda Guerra Mundial.

"Fue el factor decisivo para levantar el cementerio aquí… Los restos fueron exhumados y se trasladaron hasta el lugar asignado para su entierro," dijo el Padre Vyacheslav.

Según el sacerdote, el cementerio en la actualidad alberga "los restos de militares alemanes de todo el noroeste de Rusia," pero la mayoría son de los distritos cercanos en la Región de Leningrado.

Las fuerzas alemanas no pudieron ocupar Leningrado, en su lugar, pusieron a la ciudad bajo una agotador asedio, que duró 872 días – desde el 8 de septiembre de 1941 hasta el 27 de enero de 1944 – y que cobró la vida de más de 640,000 civiles, según las estadísticas oficiales. Según los nuevos datos proporcionados por el Ministerio de Defensa ruso, más de 1,4 millones de personas murieron durante el asedio de Leningrado.

Antes de que el cementerio se abriera, los restos de las tropas alemanas encontradas en Rusia fueron incinerados, dijo el sacerdote.

"Según el acuerdo firmado entre Rusia y Alemania en 1992, el equipo alemán no tiene derecho a personificar las tumbas (en Sologubovka). Sabemos quién está enterrado allí y donde están los restos, pero no hay símbolos colocados aquí, a pesar de que podemos ver los nombres de todos ellos grabado en piedra," dijo el Padre Vyacheslav.

El sacerdote dijo a RT que todas las peregrinaciones llegan desde Alemania para buscar a sus familiares y rendirles sus respetos, añadiendo que se trata de ayudar a todos los que vienen.

Explicó que las tropas alemanas que fueron puestas a descansar en Sologubovka" no son miembros de la Iglesia Ortodoxa rusa. Por lo tanto, no están velados de acuerdo con el canon de los Ortodoxos… pero la correcta comprensión y la capacidad para percibir los resultados devastadores de la guerra hacen que este cementerio sea muy importante para los rusos."

El Padre Vyacheslav impulsó la creación del cementerio militar alemán en Sologubovka, porque cree que "cada soldado muerto tiene derecho a una tumba."

"Debemos ofrecer la tierra al soldado caído, sin importar quién era… Nosotros no combatimos a los muertos… los crímenes de guerra y los criminales de guerra debe ser condenados, pero es inútil luchar contra sus restos," explicó.

El sacerdote habló de un oficial del ejército ruso que visita el cementerio alemán cada año el 9 de Mayo y hace un saludo, diciendo que "esos son soldados también. Un soldado no responde por las acciones de su mandos. Ellos simplemente estaban siguiendo órdenes".

El cementerio alemán es importante porque "si el ganador no es benévolo significa que él realmente no ha ganado… Si él es vengativo; si él es cruel; entonces él no será mejor que el derrotado, en un nivel ético, luego de eso la victoria es temporal. Creo que los rusos ganaron la guerra, no sólo con las armas, sino con la moral, valores profesados por nuestra gente y nuestra cultura", dijo.

Además del cementerio, el "proyecto de establecimiento de la paz" en Sologubovka incluye la Uspensky de la Iglesia y el Parque de la Paz, dijo el Padre Vyacheslav.

La Iglesia local fue "restaurada con fondos, no sólo de los rusos y de los alemanes, sino del resto de los europeos también", dijo.

Durante la guerra, fue un objetivo para la artillería alemana y fue destruido, permaneciendo "en ruinas, cubierta con árboles y arbustos," dijo al sacerdote.

La Iglesia de Uspensky había sido programada para ser demolida para hacer espacio a un camino que conduce al cementerio nuevo, pero la participación del Padre Vyacheslav preservó la casa de adoración, que ahora se conserva.

"Finalmente, llegamos a la conclusión de que la reconstrucción de la iglesia era un esfuerzo conjunto que sería un signo de reconciliación. Hemos mantenido la iglesia, construida en el cementerio, y unidos los dos elementos en el Parque de la Paz," dijo el Padre Vyacheslav.

El Padre Vyacheslav también dijo a RT que no todo el mundo acogió con beneplácito la idea de la creación de un cementerio para las tropas enemigas. Entre quienes se opusieron estuvieron los veteranos que habían luchado contra los alemanes.

Sin embargo, muchos de los opositores finalmente entendieron la importancia de un sitio de entierro para el futuro de las relaciones de paz entre Rusia y Alemania.

"¿Cómo sucedió? Simplemente llevando a nuestros militares rusos a cementerios en Alemania. Ellos vieron que sus compatriotas estaban descansando en cuidadas tumbas, con sus nombres recordados y grabados en piedra," dijo al sacerdote.

Llamó a lo que sucedió a continuación como "un milagro, cuando los viejos, los veteranos,  fueron a Sologubovka para colocar un ramo de flores en las tumbas de los alemanes."

RT: ‘We don’t battle the dead’: Russian priest tells story of biggest German WW2 cemetery in Russia


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*