Descubren que la hepatitis C se propagó a partir de la Segunda Guerra Mundial

por Admin el 29 Octubre, 2015

en Sueltos

Una nueva investigación realizada por la Universidad de Glasgow muestra que las raíces del virus de la hepatitis C se remonta a la Segunda Guerra Mundial y da una visión vital de cómo el virus se ha propagado en todo el mundo desde entonces.

hepatitis-in-wwii

El estudio, publicado en el Journal of Virology, muestra que los inicios del virus de la hepatitis C (VHC) data de la década de 1940 y dice que seguramente comenzó por el tratamiento masivo de soldados en hospitales de todo el país durante la Segunda Guerra Mundial.

Las malas condiciones de salubridad encontradas los hospitales indican que el virus de transmisión sanguínea se habría propagado fácilmente entre los soldados cuando sus heridas estaban siendo tratadas.

El estudio vincula esto con el análisis del número encontrado de cepas del virus en todo el mundo, cifra que aumentó rápidamente desde la década de 1930 y principios de 1940, lo que sugiere que el VHC fue dispersado en todo el mundo durante la guerra.

Como el virus no fue identificado sino hasta 1989, al regresar a sus países de origen, incluyendo Escocia, en la década de 1940, las personas infectadas  sin saberlo diseminaron el VHC a través de productos sanguíneos no tratados.

El VHC infecta el hígado y causa una infección crónica que puede permanecer sin ser detectada durante décadas debido a la ausencia de síntomas.

El Servicio Nacional de Salud (NHS) de Gran Bretaña dice que solamente alrededor de uno de cada tres o cuatro pacientes muestran síntomas dentro de los primeros seis meses, lo que puede incluir una alta temperatura, cansancio y malestar.

Dentro de Escocia, la transmisión del virus comenzó a aumentar en la década de 1970, con distintas cepas que fueron descubiertas en Glasgow y Edimburgo.

Desde entonces y hasta 1991, unas 2.500 personas fueron infectadas con la hepatitis C a través de productos sanguíneos del  Servicio Nacional de Salud  – principalmente los importados de los Estados Unidos – durante un gran escándalo de sangre contaminada, que desembocó en una investigación escocesa denominada "el asunto de las pesadillas".

Los niños tratados en el Hospital Yorkhill en Glasgow por hemofilia durante este tiempo recibieron productos de plasma procedentes de donantes en los Estados Unidos, que se supo eran conocidos por su alto riesgo. Como resultado, fueron infectados con el VIH y Hepatitis C, muchos niños desde los cinco años de  edad.

El señor Penrose inició una investigación de seis años, cuyas conclusiones fueron recibidas con gritos de ‘encubrimiento’ por las enojadas víctimas y sus familias, cuando fueron publicadas en marzo de 2015.

La investigación recomendó que quienes habían recibido una transfusión de sangre antes de 1991 debían realizarse un análisis para descartar el virus.

Dr. John McLauchlan, director asociado del centro para la investigación del Virus, cree que las conclusiones del informe de la Universidad de Glasgow ayudarán a mantener la propagación de la infección bajo control en el futuro.  Él dijo: "Escocia tiene una gran reputación internacional en el estudio de la epidemia de VHC que es un problema clínico global, particularmente en las áreas de la salud pública.

"Este estudio nos da un registro histórico de la propagación del virus en diferentes comunidades. Actuará como una plataforma para futuros proyectos con el instituto de protección de la salud de Escocia rastreando cualquier rebrote en la comunidad, que pueda contener virus resistentes a los nuevos medicamentos.

"De esta manera, podemos apoyar las iniciativas nacionales que erradicarán la infección por el VHC para evitar que sea una preocupación de salud pública".

Hoy en día, el virus está predominantemente asociado con el uso compartido de agujas durante el uso de drogas inyectables, con unos 36.700 personas infectadas actualmente en Escocia.

Entender cómo se propaga el VHC podría apoyar iniciativas nacionales como el Plan de Acción de la Hepatitis C para prevenir la transmisión del virus, para el tratamiento de personas infectadas y para vigilar la aparición de cepas resistentes a los medicamentos.

El Dr. Carol McWilliam Leitch, científico principal del estudio en la Universidad de Glasgow, dijo: "el HCV plantea un reto importante de salud pública en Escocia, así como en todo el mundo.

"Actualmente no hay vacuna contra el virus y los medicamentos antivirales recientemente desarrollados son, no sólo extremadamente costosos, sino que ya han surgido cepas resistentes.

"Ahora vamos a centrar nuestra atención en la propagación HCV en otras regiones de Escocia y a ampliar el estudio en el Reino Unido.

El estudio, titulado ‘Spatiotemporal Reconstruction of the Introduction of Hepatitis C Virus into Scotland and Its Subsequent Regional Transmission’ (Reconstrucción espacio-temporal de la introducción del Virus de la Hepatitis C en Escocia y su posterior transmisión Regional), fue publicado en el Journal of Virology.

BBC: Hepatitis C origins traced back to WWII hospitals


Artículo anterior:

Siguiente artículo: