Churchill y Stalin tuvieron sus ‘horas felices’ hasta bien entrada la madrugada

por Admin el 26 Mayo, 2013

en Sueltos

Las conversaciones de guerra entre Winston Churchill y Joseph Stalin fueron torpes e improductivas, hasta una sesión con tragos que duró hasta las 3 de la mañana, dicen los archivos recién publicados.

st5alin-churchill

En una rendición de cuentas del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre la visita a Moscú en 1942, un oficial recuerda que encontró a los dos hombres disfrutando de "comidas de todo tipo… e innumerables  botellas".

El ambiente era "feliz como una fiesta de matrimonio" aunque Churchill estuvo "quejándose de un dolor de cabeza leve" hacia la 1 de la mañana.

La carta agrega: "los dos hombres realmente hicieron contacto y lograron ponerse de acuerdo."

Sir Alexander Cadogan, que era subsecretario permanente en el Ministerio de Relaciones Exteriores, escribió: "Se han establecido condiciones en las que se han intercambiado acuerdos al doble o más que lo hacían antes".

La primera reunión con Stalin durante ese viaje "complació" al primer ministro británico, antes de la segunda reunión en la que el líder ruso presentó un asunto "pegajoso e inaceptable".

"Lo que Stalin me hizo beber parecía ser bastante salvaje", citó a Churchill, Sir Alexander Cadogan

Sir Alexander escribe: "exactamente con la misma política diplomática como ocurrió el pasado mes de diciembre cuando, en el primer encuentro, todo era felicidad y en el segundo todo salió mal.

"Una diplomacia muy extraña y a la que no le encuentro el punto".

Prosigue: "Esto lanzó más bien una nube sobre la fiesta, que no fue disipada por el banquete de la noche siguiente. Nada puede ser imaginado de forma más terrible que un banquete en el Kremlin, aunque deba ser aguantado.

"Desafortunadamente, Winston no lo soportó de manera muy amigable."

La brecha entre los líderes surgió la tarde siguiente durante nuevas más conversaciones con Stalin, a solas, que habían sido solicitadas por Churchill, a quien se le describe como "decidido a lanzar su última andanada".

Después que comenzó la reunión a las 7 de la noche, era la 1 de la madrugada cuando Sir Alexander dice: "fui convocado a presentarme en las habitaciones de Stalin en el Kremlin".

Escribe: "allí me encontré con Winston, Stalin y Molotov que se había unido a ellos, sentados ante una mesa totalmente recargada ante ellos: alimentos de todo tipo, coronada con un jugoso cerdo e innumerables botellas de licor.

"Lo que Stalin me hizo beber parecía muy salvaje: Winston, que por aquel entonces se quejaba de un dolor de cabeza leve, sabiamente parecía limitarse a lo que parecía un inofensivo y efervescente vino tinto caucásico."

La hospitalidad de Stalin era reconocida porque involucraba grandes cantidades de alcohol ya que él prefería negociar con bebedores empedernidos. Vyacheslav Molotov era el Ministro de Relaciones Exteriores de la U.R.S.S.

La carta sugiere: "ciertamente Winston parecía impresionado, y creo que ese sentimiento era correspondido".

"Es muy difícil lograr acuerdos a través de intérpretes, pero, por ejemplo, en un momento Stalin respondió a una declaración de Winston ‘no estoy de acuerdo con eso, pero me gusta el espíritu de la propuesta’".

Y agrega: "la reunión terminó poco después de las 3, dándome tiempo apenas para volver al hotel, empacar y salir para el aeródromo a las 4.15."

La carta está entre los casi 600 documentos del gobierno británico, sobre todo de relacionados con inteligencia que datan de la Segunda Guerra Mundial y de los primeros años de la Guerra Fría, los que acaban de ser liberados por los Archivos Nacionales.

BBC: Churchill and Stalin made ‘merry’ until early hours


Artículo anterior:

Siguiente artículo: