Buscadores de tesoros alemanes dicen haber encontrado el lugar donde se encuentra el Salón Ámbar

por Admin el 20 Octubre, 2017

en Sueltos

Por Allan Hall en Berlin – En Alemania le han dado el visto bueno a una gran exploración para buscar el más valioso tesoro saqueado por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

Un trío de los investigadores aficionados están convencidos que el desaparecido Salón Ámbar de los Zares de Rusia se encuentra en el interior de una cueva en la colina Hartenstein, cerca de Dresde.

Los científicos alemanes utilizaron la cueva para instalar un complejo durante la guerra, pero todos los registros de lo que pasó en ese lugar han desaparecido misteriosamente de los archivos locales.

El homeópata Leonhard Blume, de 73 años, el científico Günter Eckardt, de 67 años, y el especialista en georadar Pedro Lohr, de 71 años, creen que saben donde se encuentra el tesoro perdido.

Lohr ha utilizado un procesamiento especial de imágenes de radar para detectar trampas caza-bobos y lo que parecen ser bunkers bajo tierra.

Él escaneó la colina en septiembre después de que Lohr afirmó haber hablado con una "fuente fiable" que en 2001 le habló sobre el lugar donde se encuentra el tesoro perdido.

"El escondite subterráneo está por encima de la línea de ferrocarril, donde en abril de 1945, un tren de Königsberg quedó detenido", dijo.

Königsberg, ahora Kaliningrado perteneciente a Rusia, fue antiguamente la capital de la Prusia Oriental alemana, donde el Salón Ámbar se encontró almacenado una vez.

También dijo que tiene pruebas de que el tesoro perteneciente a la última monarquía de Alemania Imperial – el Kaiser Guillermo II, que en el año 1918 se exilió en Holanda, después de la derrota en la Primera Guerra Mundial – también fue escondido en el complejo subterráneo.

Eckardt, declaró: "Hemos descubierto rastros de los cables de acero que se usaron para transportar las cajas. Las mediciones con georadar y radiestesia  revelan un sistema de túneles secretos debajo de la cueva del propio sistema".

El Salón Ámbar, enchapado en oro y piedras preciosas fue una obra maestra del arte barroco y ampliamente considerado como el más importante tesoro artístico del mundo.

Su paradero ha sido un misterio desde los últimos días de la Segunda Guerra Mundial.

Le fue presentado a Pedro el Grande, en 1716, por el Rey de Prusia. Más tarde, Catalina La Grande encargó a una nueva generación de artesanos para que adornaran la habitación y la trasladó desde el Palacio de Invierno en San Petersburgo hasta su nueva morada de verano en Tsarskoye Selo, en las afueras de la ciudad.

"Cuando el trabajo estuvo terminado, en 1770, la habitación quedó deslumbrante", escribieron los historiadores de arte Konstantin Akinsha y Grigorii Kozlov.

"Estaba iluminada con 565 velas, cuya luz se reflejaba en la cálida superficie dorada y en los brillantes espejos dorados, y en los mosaicos".

Las tropas alemanas que invadieron la Unión Soviética en julio de 1941 se las llevaron de regreso al Reich.

Después de la guerra, el Salón Ámbar se convirtió en "El Dorado" de la Europa central, ocasionando una búsqueda que cautivó a ricos y pobres por igual.

Dado que Hitler planeó un Museo de la Cultura Mundial en Linz y con la mayor parte de las obras saqueadas que fueron encontradas en las minas de sal en Austria, se dice que los alemanes podrían haber transportado el Salón Ámbar a 500 millas desde Königsberg a un lugar profundo dentro de Alemania.

La recaudación de fondos está en marcha para permitir un examen más detallado de los terrenos a comienzo del próximo año.

The Sun: Amateur treasure hunters ‘find £225m Amber Room buried under booby-trapped German mountains’ after it was looted by Nazis


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*