Bandera japonesa, trofeo de guerra, regresa a casa

por Admin el 5 Agosto, 2013

en Sueltos

BLAINE, Minnesota (KARE) – como la bandera que ondea frente a su casa, Doug Rachac se sobrepuso en silencio a su patriotismo.

wwiijapaneseflagreturned

"Este es el machete que él trajo", dice Rachac al tiempo que desenvaina el machete que su abuelo le dio cuando era un adolescente.

El sargento Al Frank también le dio a su nieto su cantimplora de la Segunda Guerra Mundial, un cuchillo y un costurero del ejército. Pero cuando se trataba de hablar sobre las batallas que peleó, Frank siempre permaneció en silencio.

"Nunca habló sobre el combate directamente, así que no sé lo que vio," dijo Rachac, "pero ciertamente no quería hablar de ello".

Frank sirvió en las Filipinas cuando un día se detuvo ante el cuerpo de un soldado japonés muerto. Como muchos estadounidenses que lucharon en el Pacífico, le quitó a ese soldado como trofeo de guerra una bandera japonesa que llevaba doblada en un bolsillo.

"Él me la dio cuando era muy joven," dice Rachac, ahora con 39 años de edad, mientras despliega la bandera de seda en su mesa del comedor.

Las áreas blancas de la bandera están cubiertas en escritura japonesa. Dos agujeros rasgados cerca de los bordes del sol rojo de la bandera son sus únicos defectos. Dijo Rachac que su abuelo le contó que son agujeros de metralla o una bala que penetró a una de las esquinas dobladas de la bandera.

Pero incluso cuando le exigía, su abuelo no le contaba nada más.

"Nunca contó detalles", dijo Rachac.

Pero algo cambió algunos años antes de la muerte de Frank, cuando vio en el Star Tribune un artículo sobre una bandera similar que había sido devuelta desde Minnesota a la familia de un soldado japonés.

"Tengo la sensación que se sintió mal por tenerla, sabiendo lo que era, después de que leyó ese artículo en el Star Tribune," dijo Rachac.

Rachac tenía sólo 18 años en ese tiempo y no está totalmente seguro de por qué su abuelo había cortado el artículo y se lo había mostrado. Pero con el paso del tiempo y su abuelo volviendo sacar el tema del artículo, se dio cuenta que su abuelo le estaba pidiendo su ayuda para encontrar a la familia del soldado para que la bandera fuera devuelta.

El Internet estaba todavía en su infancia y las llamadas que Rachac coloca al consulado y Embajada japonesa fueron infructuosas. Rachac poner a un lado la bandera.

Hiromi Mizuno, una profesora de historia en la Universidad de Minnesota, dice que las banderas sirvieron de amuleto de buena suerte para los soldados japoneses enviados a combatir en la Segunda Guerra Mundial.

Le pedimos echar un vistazo a la bandera de Frank. Ella traduce el más grande de los caracteres japoneses, "La fortuna militar dura mucho tiempo, o para siempre," lee ella. Se traslada a un pequeño conjunto de caracteres, "Sacrificarse para servir a la nación", afirma.

Pero la bandera contiene más que lemas militares. Rodean el sol rojo muchos nombres de personas. El más grande pertenece al soldado, Sadau Chiba. Mizuno dice que los nombres más pequeños probablemente pertenecen a miembros de la familia del soldado, amigos y vecinos que agregaron sus buenos deseos a la bandera cuando fue enviado a la guerra.

Mirano dice que las banderas pueden llevar un significado profundo para las familias japonesas. El año pasado vio, por primera vez, la bandera llevada por su abuelo, quien regresó sano y salvo de la guerra.

"El gobierno japonés ha querido siempre recuperar esas banderas", dice.

El esfuerzo para repatriar las banderas tiene un enemigo en los sitios de subastas en línea como eBay donde los estadounidenses rutinariamente venden las banderas como objetos de coleccionista por unos cientos de dólares.

Vender la bandera era la cosa más lejana en la mente de Rachac, pero la Internet le ayudó a resolver el misterio a unos pocos años después de que su abuelo falleció.

"Esto es cómo los encontré", dice mientras abre un sitio web operado por una organización japonesa llamada la ‘Asociación del luto en la paz y la guerra’.

Con la ayuda de la organización y un compañero de trabajo en Medtrocin que habla japonés, Rachac contactó a la familia del soldado.

Recibió una carta de nieto del soldado japonés.

"Mi madre nació después de que su padre se enlistó en el ejército por lo que ella nunca lo conoció en persona", escribió el nieto. "Lo único que queda de él es una fotografía. Cuando escuché sobre que fue encontrada esa bandera que le pertenecía, grité de alegría."

Rachac consideró entregar la bandera a la familia en persona, pero decidió no hacerlo cuando se enteró que la familia aún se estaba recuperando de las pérdidas sufridas en el terremoto y tsunami del 2011 y sintió que no sería apropiado hacerlo en ese momento.

El sábado, Aki Davis, el compañero japonés de trabajo de Rachac, le entregó la bandera a Kiako Goto, la hija del soldado dueño de la bandera.

Aunque Rachac se aferra con orgullo a los otros símbolos del servicio de su abuelo, cree que a Frank le alegraría saber que la bandera regresó finalmente a casa.

"Ha sido una parte de nuestra historia familiar desde hace casi 70 años", dice Rachac, "pero no es nuestra. No nos pertenece.

WUSA*9: WWII Japanese flag taken by Minn. soldier goes home


Artículo anterior:

Siguiente artículo: