Aniversario olvidado de la Segunda Guerra Mundial, más importante que el Día-D

por Admin el 5 Julio, 2014

en Sueltos

El 70º aniversario del Día-D es una historia que llena al mundo de titulares. Sin embargo, la noticia más importante de la reunión de estadistas que disfrutan de las glorias del pasado, reflejan la grosería deliberada del Presidente estadounidense Barack Obama y del Primer Ministro británico David Cameron contra el Presidente ruso Vladimir Putin.

Por: Edward Lozansky, Presidente de la American University en Moscú y Martin Sieff, columnista nacional de la cadena Post-Examiner de periódicos online y miembro de la American University en Moscú.

Obama trató a Putin con disimulado menosprecio. A veces parecía como que, con dificultad, resistía la tentación de darle a Putin una palmadita en la cabeza. Cameron se negó a estrecharle la mano a Putin.

Al mismo tiempo todos los dirigentes occidentales presentes saludaron calurosamente el nuevo Presidente ucraniano Petr Poroshenko, olvidando que en ese momento el ejército ucraniano bombardeaba indiscriminadamente a sus propios civiles desde tierra y aire con la participación activa de bandas neonazis bien armadas.

Uno podría fácilmente haber inferido que Putin era el despreciable o leproso en las celebraciones del Dia-D, que representaba a los herederos desacreditados del Tercer Reich. Él estaba allí, de hecho, como el Jefe de Estado de la gran potencia que había hecho mucho más que los Estados Unidos y Gran Bretaña juntos para destruir a la Alemania Nazi, el régimen más malvado de la historia moderna.

Nueve de cada 10 de todos los soldados alemanes en la Segunda Guerra Mundial fueron eliminados por el Ejército Rojo soviético. En ese momento eso fue reconocido universalmente. Winston Churchill rindió homenaje a la principal contribución Soviética (y Rusia) para ganar la guerra más grande en la historia humana reconociendo públicamente, "Fue el Ejército Rojo que rasgó las tripas de la Wehrmacht".

Muchos historiadores militares reconocieron plenamente y reconocen públicamente esta realidad. Por ejemplo, señaló David Murphy en el Irish Times, que cuando ocurrió el Día-D, sólo 11 divisiones alemanas se opusieron directamente. Sin embargo, al mismo tiempo, los alemanes tenían 228 divisiones luchando contra el Ejército Rojo a tiempo completo en el Frente del Este.

En octubre de 1943, en la gran cumbre de los Tres Grandes en Teherán, el dictador soviético Josef Stalin le había prometido a Franklin Roosevelt y Winston Churchill que el Ejército Rojo lanzaría una ofensiva para apoyar el desembarco aliado en el oeste. Cumplió su palabra.

El 22 de junio de 1944, el Ejército Rojo lanzó la Operación Bragatión, descrita por los historiadores alemanes como "La destrucción del Grupo de Ejércitos Centro".

Fue la mayor y más decisiva victoria militar de cualquier batalla terrestre en la Segunda Guerra Mundial y en las palabras del famoso corresponsal de guerra Alexander Werth, fue "más grande que Stalingrado".

Debemos añadir que incluso empequeñeció la Batalla de Normandía por la destrucción que le causó a la Wehrmacht. En dos semanas, la última gran concentración de ejércitos alemanes fue aniquilada en múltiples cercamientos en Polonia y Rusia blanca, hoy la nación de Bielorrusia.

En un puñado de semanas el Ejército Rojo con magistrales tacticas de blitzkrieg blindada penetró desde los bosques del corazón de su territorio hasta el río Vístula y las afueras de Varsovia.

Sin embargo el 70º aniversario de Bagratión fue prácticamente ignorado por la prensa estadounidense y británica y no hubo ninguna referencia a ella en las celebraciones del Día-D.

Los pueblos de la Unión Soviética, sobre todo los rusos, pagaron un precio enorme por esa gran victoria. Según el historiador imparcial, las víctimas de esta operación fueron igualmente sorprendentes. El historiador alemán Karl-Heinz Freiser tiene bajas alemanas calculadas en más de 399.000 muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros. Una estimación conservadora de las bajas rusas es de más de 180.000.  El número de muertos durante toda la guerra siguen siendo confusas con estimaciones que oscilan entre 18 y 24 millones, tanto militares como civiles.

Este verano se verán una serie de conmemoraciones importantes y las ceremonias de celebración por la Operación Bragatión, la batalla de Bielorrusia. La operación también incluyó la liberación de Majdenek, un campo de exterminio del Holocausto Nazi en Polonia en segundo lugar solamente a Auschwitz el 23 de julio de 1944 (posteriormente, el ejército rojo liberó Auschwitz también)

Sin embargo actualmente ni un solo líder estadounidense o británico importante ha asistido o planea asistir a cualquiera de estas ceremonias de Bragatión y de la liberación de Majdenek.

Esto continua omisión deliberada de la contribiución soviética o rusa a la victoria, en el mayor de todos los conflictos es una vergüenza. También es sumamente perjudicial para la reconstrucción de respeto mutuo y la comprensión entre los grandes aliados de la Segunda Guerra Mundial todavía tan crucial para la paz mundial.

La Voz de Rusia: Forgotten WWII anniversary bigger than D-Day

Exordio: Operación Bagratión


Artículo anterior:

Siguiente artículo: