“Charlie and his Orchestra” (Lutz Templin)

por Admin el 13 Enero, 2007

en Sonido y música

Al asumir Hitler al poder, primero como Canciller y luego como Führer del Tercer Reich, nombró Ministro de Propaganda a Joseph Goebbels. Este conocido personaje de manera visionaria le dio a la Radio tan grande importancia que ordenó la remodelación de todas las estaciones transmisoras de Alemania dotándolas de modernos y potentes equipos.

Para recibir las emisiones de radio, lógicamente se requerían receptores que la mayoría de la población no podía adquirir, porque la economía alemana estaba quebrada, por tanto convocó a los fabricantes a desarrollar receptores de mesa de muy bajo costo que pudieran trabajar ya fuera con energía eléctrica en las ciudades o con baterías en el campo.

Radio

Así surgió el famoso Volksempfänger DKE38 que se vendía a 35 marcos y al que le siguieron otros modelos más caros para quienes pudieran pagarlos. A mediados de los años 30, cuando la economía fue estabilizada y comenzó un sostenido crecimiento, en Alemania no había familia que cuando menos no tuviera un DKE38 que, valga recordar, tenía un nombre muy peculiar en castellano: “Matador”, nombre usado probablemente cuando la División Cóndor llevó esos aparatos a España durante la Guerra Civil.

Pero, las modernas y poderosas estaciones de radio alemanas no servían sólo para cubrir el territorio del Tercer Reich sino también para los demás países europeos y el resto del mundo en ondas cortas. La programación obviamente estaba cargada con una fuerte dosis de propaganda hasta que comenzó la guerra en 1939. A partir de ese momento comenzó la guerra radial, que Alemania ganó largamente, al menos hasta mediados de 1943, cuando los Aliados copiaron los métodos de Goebbels para devolverle su propia medicina.

Una de las armas psicológicas usadas por el Ministro de Propaganda, fue la música, pero no música alemana sino Jazz y Swing, dos expresiones netamente estadounidenses ampliamente difundidas en los países anglosajones y también en el resto del mundo, pero que en Alemania el Partido Nacionalsocialista lo prohibió por considerarlo “arte decadente judío-negroide contaminante para la raza aria”.

Uno de los inventos de Goebbels fue “Charlie and his Orchestra”, así en inglés. Contrató al saxofonista y director de orquesta Lutz Templin, excelente interprete del Swing y a Karl Schwedler un barítono, ambos con un dominio perfecto del idioma inglés. Lo que tenían que hacer Templin y Schwedler era seleccionar las canciones de moda en Estados Unidos y Gran Bretaña, cambiarles los versos y lanzarlas al aire durante las emisiones dirigidas a Norte América y Gran Bretaña, obviamente con unos versos insultantes que no publico en su integridad, para no herir susceptibilidades, pero que estaban dirigidos a los políticos y las clases dominantes en los países Aliados.

Debido al éxito de las emisiones, en poco tiempo comenzaron a grabar discos que inundaron los países europeos y se las arreglaron para que cruzaran el Atlántico. Al finalizar la guerra se encontraron millones de esos discos en toda Europa, los cuales fueron requisados y destruidos bajo pena de muerte a quienes los ocultaran.

En 1946, las cosas comenzaron a cambiar, Lutz Templin con su banda de swing, regresó a la Radio Sttutgart interpretando swing para entretenimiento de la población y de las fuerzas de ocupación. Curiosamente, durante los años siguientes, como diversión, muchos soldados estadounidenses y británicos cantaban los versos de propaganda que en las trincheras escucharon meses antes durante la guerra. El artículo contiene 8 clips con música original de Lutz Templin.

Charlie and his Orchestra

LIBRO: Hitler’s Airwaves: The Inside Story of Nazi Radio Broadcasting and Propaganda Swing. 
Este libro incluye dos CD con la música de Charlie y su Orquesta. 
Más de 40 canciones de 1933-1945.
Edith Piaf

Ve detalles y adquirirlo en Amazon International

Ver detalles y adquirirlo en Amazon Europa


Artículo anterior:

Siguiente artículo: