Supremos Comandantes Aliados

por Admin el 9 Noviembre, 2005

en Otros temas

La dirección operativa estratégica de la guerra, a partir del año 1943, les otorgó a los Comandantes Supremos de los diversos teatros bélicos una mayor responsabilidad a la par de una mayor autoridad. Eso fue una consecuencia lógica de la envergadura que estaba tomando el conflicto en todo el mundo. Pero, los mandos políticos, veían con preocupación que los Comandantes Supremos podían constituirse en factores que hacían peligrar la primacía de los intereses políticos, por ello debían tener particular cuidado al elegir a los comandantes supremos.La contienda bélica resultaba una tarea extremadamente difícil de coordinar por el inmenso ámbito y distancia entre los numerosos teatros del conflicto, cada uno por separado, con una estrategia en conjunto, pero de índole mundial. Sólo aparentemente se llegaban a tomar decisiones aisladas, en los diversos teatros de guerra, de acuerdo la vieja estrategia convencional. En realidad las íntimas vinculaciones que ligaban las decisiones con los intereses de la gran estrategia global, exigían que no fueran dejadas simplemente al libre albedrío de los diversos Comandantes Supremos.

A partir de 1941, con la participación de EEUU, la situación bélica en todo el mundo sufrió un cambio sustantivo. Los británicos, que habían llevado el peso del conflicto, pasaron a ser dependientes de las decisiones políticas de Washington, y el Presidente Roosevelt asumió su posición definiendo los teatros de guerra y las competencias que le correspondían a las fuerzas de EEUU y las de Gran Bretaña. Churchill tuvo que aceptarlo, aunque desde ese momento, la correcta elección de los Comandantes Supremos era una tarea difícil para ambos líderes. Sin embargo, como veremos, más difícil lo fue para el mandatario estadounidense.

Ver artículo Supremos Comandantes Aliados.


Artículo anterior:

Siguiente artículo: