Subasta de billetes falsos de la Operación Bernhard

por Admin el 13 Julio, 2011

en Otros temas

En subasta pública, se espera que una cantidad poco frecuente de billetes de banco falsos  que Hitler ordenó imprimir en un intento de arruinar la economía británica durante la Segunda Guerra Mundial, alcancen las 2.000 libras esterlinas.

forg_bank_note 

Hitler esperaba que los £134 millones de libras falsas que produjo para la "Operación Bernhard" obligaría a un aumento enorme en la inflación británica y provocaría una crisis de liquidez si las introducían en Gran Bretaña durante la guerra.

Ordenó millones de billetes en denominaciones de £5, £10, £20 y £50 para ser impresas en 1942. Cuatro billetes de banco, recuperados del Lago Toplitz en Austria, serán subastados el próximo mes.

Los billetes irán a subasta pública en Mullock, en el hipódromo de Ludlow, Shropshire, el 18 de agosto.

Espías nazis habían recibido la orden de pasar de contrabando el dinero en efectivo en Gran Bretaña inundando la economía británica con el dinero falso.

Pero el plan de Hitler fue frustrado cuando los espías británicos se enteraron de la operación e interceptaron el envío de las notas.

El Banco de Inglaterra se enteró por primera vez del plan alemán por medio de un espía en 1939. Encontraron billetes falsos por primera vez en 1943, y declararon que la operación era "la más peligrosa jamás vista."

El plan inicial era desestabilizar la economía británica dejando caer las notas desde aviones, pero Hermann Goering, jefe de la Luftwaffe, declaró que no tenía suficientes aviones para lanzar tantas falsificaciones, y los activos fueron puestos en manos de la inteligencia extranjera de las SS.

Muchos fueron trasladados desde la sede de las SS a un antiguo hotel cerca de Merano, en el Tirol del Sur, el norte de Italia, de donde fueron lavados y utilizados para pagar las importaciones estratégicas y cancelar los servicios de agentes secretos alemanes que operaban en los países aliados.

A finales de la década de los 40, todos los billetes emitidos por el Banco de Inglaterra fueron registrados en grandes libros encuadernados en cuero, aún en los archivos del Banco, y los empleados registraron por primera vez las falsificaciones en un banco británico en Tánger.

Al final de la guerra los billetes falsos existentes todavía en Alemania fueron arrojados al lago Toplitz junto con las planchas de impresión que las producían, después que la "Operación Bernhard" fue abandonada con apenas un puñado de billetes puestos en circulación en la economía británica.

Pero esos pocos billetes falsos fueron suficientes para que el Banco de Inglaterra retirara de la circulación todos los billetes de 5 libras, después de haber diseñado e impreso una nueva serie de billetes.

El subastador Richard Westwood-Brookes, dijo: "Estos billetes son extremadamente raros".

"Nunca fueron puestos en circulación y formaban parte del lote que fue arrojado en el lago en 1945".

"Los billetes fueron sacados del lago por hombres rana, pero sorprendentemente estaban en muy buenas condiciones".

"Debido a la calidad que presentan y el hecho de que son tan raros se piensa que es probable lograr un gran interés entre los coleccionistas".

"Muy pocas veces billetes así son puestos a la venta, porque son muy raros debido a que la mayoría de los billetes falsos fueron destruidos".
Los alemanes usaron presos judíos, expertos en el grabado y la impresión, retenidos en el campo de concentración de Sachsenhausen, para fabricar los billetes.

En el momento en que Sachsenhausen fue evacuado en abril de 1945, la imprenta había producido 8.965.080 billetes con un valor total de £134,610,810.

Las notas son consideradas entre las falsificaciones más perfectas jamás producidas, siendo casi imposible distinguirlas de la moneda real.

El señor Westwood-Brookes añadió: "Fue un complot totalmente audaz de Hitler y si hubiera funcionado, habría sido un duro golpe a nuestra economía.

"Por suerte no lo logró y por suerte para nosotros, se logró la captura de sus agentes".

"Es una gran historia y estas notas representan un gran triunfo para los servicios de inteligencia británicos sobre los alemanes."

Los cazadores de tesoros han sido atraídos por el lago Toplitz desde que un grupo de nazis reaccionarios se retiraron a los Alpes austriacos, en los meses finales de la Segunda Guerra Mundial. Con las tropas de EE.UU. acercándose y Alemania al borde del colapso, transportaron una cantidad de cajas de madera al lago en carros tirado por caballos, y fueron hundidos.

Nadie sabía con exactitud qué había adentro de las cajas. Algunos creen que también se encuentra allí el oro saqueado por las tropas alemanas en Europa y que las llevaron a Alemania.

Otros dicen que contienen documentos que muestran que los activos confiscados a los judíos están escondidos en cuentas bancarias en Suiza.

En 1959 un equipo de buceo financiado por la revista alemana Stern recuperó las libras esterlinas falsas, de la Operación Bernhard, ocultas en cajas, y una máquina de impresión.

No se encontró oro, aunque sí aparece en la película Goldfinger de James Bond, donde Bond entrega un lingote del Lago Toplitz para tentar al villano Auric Goldfinger.

DailyMail: Counterf-Hitler: Examples from the £134 million in dodgy bank notes Adolf hoped would ruin the British economy expected to fetch £2,000 at auction

Exordio: Operación Bernhard


Artículo anterior:

Siguiente artículo: