Teikoku Nihon Kaigun (submarinos)

por Admin el 28 Marzo, 2007

en Otros temas

Para el ataque a Pearl Harbor, el Almirante Yamamoto contaba con una extraordinaria flota de superficie compuesta por 10 acorazados, 10 portaaviones, 18 cruceros pesados, 20 cruceros ligeros, 112 destructores, más buques de transporte y tanqueros. Esa fuerza se complementada con 65 submarinos, formando la Flota Combinada.

Pese a su poderío, el error de la Armada Japonesa fue el mal concepto en el uso de los submarinos, convirtiéndolos en una fuerza meramente auxiliar. Los submarinos japoneses eran excelentes, estaban bien armados, en especial con la puesta en servicio del torpedo Long Lance, tenían una gran autonomía, permitiéndoles viajar desde Japón, operar en aguas de California y regresar, sin tener que reabastecerse ni de combustible ni de alimentos para la tripulación. El problema era, que la habitabilidad no fue nunca considerada en el momento del diseño y por ello las condiciones de vida eran tan deplorables que afectaban al personal en patrullas largas las cuales podían tener duraciones de 60 y hasta 90 días. Pero aparte de esas consideraciones, la Armada Imperial empleó los submarinos en funciones defensivas y nunca consideraron la posibilidad de utilizarlos como arma estratégica. Pero incluso en esa función defensiva, era poco lo que podían hacer puesto que los buques de superficie no contaban con equipamiento antisubmarino moderno, confiando solamente en los medios ópticos y en la aviación naval para cumplir ese rol. También existía un mal concepto en la protección de los mercantes porque viajaban aisladamente y sin protección. Estaban pues los submarinos atados a la flota de superficie y en esas condiciones era imposible esperar que establecieran un equilibrio con la fuerza submarina estadounidense.

Después del fracaso de los mini submarinos en Pearl Harbor, causado por el mal entrenamiento de sus tripulaciones para realizar la tarea, demostraron su utilidad como unidades de exploración y ataque, pero con la desventaja que después de un primer ataque a un puerto Aliado era imposible volverlo a repetir con el mismo éxito. Eso terminó por confinarlos al rol de patrullaje y exploración.

Finalmente, la flota submarina se convirtió en flota de avituallamiento para compensar las deficiencias del transporte de superficie y fue así que rindieron sus frutos los grandes submarinos capaces de transportar combustibles, bombas de aviación, torpedos, suministros para las tropas, y hasta unidades de desembarco y aviones de exploración. En otro papel en el que los submarinos resultaron útiles, fueron como unidades de apoyo para hidroaviones, suministrando combustible y municiones en altamar.

El artículo de dos páginas ilustra el desarrollo del arma submarina japonesa desde el inicio en 1905 después de la victoria del Estrecho de Tsushima contra la flota rusa, complementando así la página original que sólo mostraba una lista de las principales naves operativas durante la Segunda Guerra Mundial.

Teikoku Nihon Kaigun (Submarinos) (1)


Artículo anterior:

Siguiente artículo: