Secretos alemanes: Aviones de la 2GM enterrados bajo el aeropuerto en Seymour.

por Admin el 1 Marzo, 2012

en Otros temas

SEYMOUR, Indiana (WDRB) — Investigadores en Seymour, Indiana, buscan bajo tierra para encontrar algunos de los secretos de la Segunda Guerra Mundial -secretos alemanes- para ser precisos.

Los Aliados enviaron aviones alemanes a Freeman Field para que pilotos e ingenieros pudieran volarlos, desarmarlos y volverlos a ensamblar para descubrir sus secretos.

Lo que aprendieron fue importante, porque los aviones estadounidenses no eran tan avanzados como los alemanes.

¿Qué pasó con esos aviones después de la guerra?  Eso sigue siendo un misterio.

El aeropuerto de Freeman Field de hoy, se ve mucho más tranquilo que cuando era el campo ocupado por el ejército, que operó hace 67 años al final de la Segunda Guerra Mundial. Cientos de soldados y civiles trabajaban en el campo Freeman para estudiar los aviones y cohetes alemanes.

Scott Cooper es parte del Equipo de Recuperación del Campo Freeman, un grupo de historiadores militares y de aviación investigando los aviones y la historia. "En ese momento en la guerra, en los combates, los alemanes se encontraban años por delante de nosotros en las áreas de tecnología," dijo Cooper.

Los aliados capturaban los aviones en Europa y luego los envíaban a Seymour para realizar lo que ahora se llama "ingeniería inversa".

"Ellos estaban realmente desarrollando el primer avión a reacción en Alemania, por lo que tuvimos la oportunidad de traer ese avión aquí, desarmarlo, examinar el motor, examinar el avión y averiguar qué cosas podríamos usar en el avión que estábamos desarrollando en el momento," dijo Cooper. "Unos 81 diferentes tipos de aviones fueron traídos aquí, incluyendo los cohetes V-1 y V-2."

El Ejército mostró al público los aviones enemigos durante un evento a puertas abiertas en 1946, cuando ese trabajo comenzó a dejarse de lado. A final de cuentas, todos querían olvidar la guerra.

Pero ¿qué pasó con los aviones? "Los que no fueron llevados a los museos o para exponerlos al público, fueron enterrados en enormes zanjas donde fueron cubiertos con tierra, dijo Cooper. Los trabajadores los enterraron en los bordes del campo de aviación.

Cooper y sus colegas voluntarios han recuperado cientos de piezas de avión. "En algunos casos pueden todavía verse las marcas alemanas impresas," dijo Cooper, mientras mostraba etiquetas de identificación y estampados en metal a un reportero. "En un día descubrimos 12 palas de hélices, lo que fue bastante emocionante.

Mostró una de ellas, limpia, brillante pero con marcas. "Esta todavía esta sucia pero la restauraremos para dejarla como nueva.

El equipo de recuperación del Campo Freeman es al menos el tercer grupo que ha buscado objetos en Freeman Field desde principios de los noventa. Están a la mitad de un contrato de cinco años con la ciudad de Seymour. Si sus miembros deciden vender todo lo que han encontrado, podrán dividir las ganancias con la ciudad.

Pero todavía hay algo especial que el equipo quiere encontrar. Las partes son buenas, pero algo completo es mejor. "Nos encantaría encontrar un fuselaje de avión. Los testigos oculares con los que hemos hablado y las historias que hemos oído contar, dicen que hay al menos tres que están enterrados en los alrededores del aeropuerto", dijo Cooper.

Los buscadores utilizan un sabueso de pura sangre para explorar el lugar donde podrían estar esos aviones, puede ser una pequeña franja en el campo de una granja o al final de una pista. "Estamos buscando signos de una excavación anterior, entierros anteriores," dijo Brian Clem, de Buscadores de Entierros con Sabuesos Pura Sangre.

Una unidad de radar sobre ruedas se conecta a un GPS y un programa de mapeo.  Se explora el suelo, al igual que lo hace un radar meteorológico o con ultrasonido. Esas manchas en colores que muestra el escáner dicen mucho.

"Si tengo colores naranjas brillantes a sólo unos pocos centímetros debajo, puedo estar seguro de que eso no es un fuselaje de avión. Si tengo algún área grande que es anaranjada, a cuatro y medio ó cinco pies abajo, vamos a encontrarnos con algo muy emocionante" dijo Clem, con una sonrisa.

¿Quizás hay un avión Ju-88, o un caza a reacción Messerschmitt? Eran aviones muy populares en la muestra presentada en 1946.

Las últimas imágenes son prometedoras, pero nadie cavará hasta que el clima esté más cálido y seco, al llegar la primavera. "Hacer realidad esa historia, para poder tocarla, sentirla, restaurarla y traerla de vuelta, para que otras personas las pueden ver, es algo emocionante. En algunos casos probablemente hasta nos ayudó a ganar la guerra", dijo Cooper.

Los exploradores dicen que el barro ha ayudado a preservar las partes de metal de los aviones durante los años.

No todo está oxidado. Muchos de los hallazgos están en exhibición en el Museo del Campo Freeman en el aeropuerto.

WDRB: Nazi Secrets: WWII planes buried under Seymour, Ind., airport


Artículo anterior:

Siguiente artículo: