Primer gran smog en Los Angeles

por Admin el 28 Julio, 2010

en Otros temas

El 26 de julio 1943, en plena Segunda Guerra Mundial, los residentes de Los Angeles creyeron que los japoneses estaban atacando la ciudad con armas químicas. Una niebla espesa que produjo un ataque de rinitis con ojos llorosos se apoderó de la ciudad. La visibilidad se redujo a apenas tres cuadras.

Como los residentes más tarde se enteraron, la niebla no fue por un ataque japonés, sino por la contaminación de sus propios vehículos y fábricas. La inmigración masiva en tiempos de guerra a una ciudad construida para vehículos había hecho de Los Angeles el mayor mercado de automóviles que la industria había visto nunca. Pero la afluencia de automóviles y de industrias, combinadas con una geografía que entrampaba los humos como en un gran tazón, había atrapado a los angelinos.

"La gente en Los Angeles estaban muy orgullosos de su aire", dijo Chip Jacobs, uno de los autores de Smogtown: The Lung-Burning History of Smog in Los Angeles (La historia del smog quema-pulmones en Los Angeles). "Ellos dijeron que LA era la tierra del aire puro, y que se desplazan allí podía curar la tuberculosis y el alcoholismo. Pensaban también que tenía que haber una respuesta simple al problema."

El día siguiente después del primer gran smog y disipado el temor de un ataque japonés, los funcionarios municipales señalaron a la planta de Southern California Gas Company en la calle Aliso como la fuente de la densa nube de smog. La compañía fabricaba un componente a base de caucho sintético llamado butadieno.

La presión pública hizo que la planta de la calle Aliso fuera cerrada temporalmente, pero los episodios de smog siguieron aún peor. Sin inmutarse, alcalde de Los Ángeles Fetcher Bowron anunció en agosto que habría "una eliminación completa" del problema en cuatro meses.

Pero la búsqueda de los culpables de los "ataques de gas" y la batalla para frenar las emisiones recién se  iniciaba.

"Les tomó hasta principios de 1950 para que un científico le dijera a los californianos que el automóvil que tanto amaba era en realidad una cámara de la muerte, porque los gases de los tubos de escape fueron la fuente de su problema de contaminación", dijo Jacobs. "No fue una fábrica o una fuga en una planta de aceite: Eran los automóviles que circulaban en Los Ángeles".

El científico que resolvió el misterio del smog fue Arie Haagen-Smit, un químico en el Instituto Tecnológico de California. Fue el primero en reconocer que el ozono era la fuente primaria de la neblina. El ozono es creado cuando los gases parcialmente quemados del escape de los automóviles y los hidrocarburos en las refinerías de petróleo reciben la luz solar. Haagen-Smit demostró también que el ozono era la causa del olor a lejía que los residentes de LA estaban denunciando, así como la fuente de la irritación ocular y los problemas respiratorios.

Pero, Haagen-Smit "le hablaba a una gente que no quería oír la verdad", dijo Jacobs. "Cuando por fin enfrentaron la realidad, de que no eran los japoneses, culparon a los fabricantes de automóviles por hacer vehículos defectuosos. "

Mientras tanto, LA construyó más y más autopistas y nuevas industrias se establecieron en la ciudad. El smog se convirtió en algo común.

"A lo largo de los años 50 y 60, algunas partes de Los Ángeles estaban recibiendo cantidades peligrosas de smog durante 200 días al año", dijo Jacobs, quien se crió en Los Angeles. "Muchos de los residentes de Los Ángeles apenas pudieron ver las montañas a través de la contaminación marrón y naranja. Muchos de nosotros nos acostumbramos al smog. Así fue como pasó".

Se necesitarían otros 20 años para que California finalmente promulgara las normas decisivas para evitar la contaminación de los vehículos. Las leyes de smog en última instancia se repitieron en todo el país.

Wired on Ipad: July 26, 1943: L.A. Gets First Big Smog

Bombas japonesas de aviación


Artículo anterior:

Siguiente artículo: