Presidente Lee de Corea del Sur visita disputados islotes pese a las protestas

por Admin el 10 Agosto, 2012

en Otros temas

Seúl, 10 de agosto (Xinhua) – El Presidente surcoreano Lee Myung-bak hizo una visita histórica el viernes a un conjunto de islotes en disputa (desde el fin de la Segunda Guerra Mundial), reclamados por Corea del Sur y Japón, en un viaje sin precedentes que provocó la ira de Tokio.

El Presidente visitó los solitarios islotes del Mar Oriental conocidos como Dokdo en China y Takeshima en Japón, después de una parada en la cercana isla de Ulleung, a unos 90 kilómetros al oeste de los islotes disputados, según su oficina.

En pragmática autodeclaración, Lee había evitado en gran medida los enfrentamientos con Japón sobre cuestiones históricas pendientes, a pesar que la opinión pública en su país opina lo contrario.

El viaje que Lee, el primer líder surcoreano en poner un pie en los codiciados islotes ricos en recursos minerales en sus aguas circundantes, se realizó sólo cuatro meses antes de que los votantes elijan a su sucesor.

También ocurrió pocos días antes de que Corea del Sur celebra el 67º aniversario de su independencia de la dominación colonial japonesa al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Funcionarios japoneses estaban exaltados y el Ministro de Relaciones Exteriores Koichiro Gemba advirtió que el viaje "definitivamente tendría un gran impacto" en las relaciones bilaterales.

Las autoridades japonesas renovaron su reclamo territorial sobre los islotes en el más reciente libro blanco de defensa del mes pasado, lo que llevó a los funcionarios de Seúl a enviar una nota diplomática de protesta a la Cancillería japonesa.

Corea del Sur ha mantenido el control de los islotes durante décadas, desde el fin de la ocupación japonesa de 1910 a 1945. También está construyendo una base naval en la isla de Ulleung, un intento de resguardar mejor a las Islas Dokdo.

Equidistantes entre Corea del Sur y Japón, los islotes escasamente habitados, han sido una fuente crónica de conflictos diplomáticos entre ambos países.

Debido a los constantes desacuerdos entre los dos vecinos sobre temas históricos, los surcoreanos ven los recurrentes enfrentamientos territoriales como un signo de que Japón no se ha arrepentido.

El mes pasado, el intento de Corea del Sur de firmar su primer pacto militar con Japón fue frustrado en el último minuto por la indignada opinión pública cansada de las ambiciones militares de Japón.

La protesta amenazó con aislar aún más al impopular presidente, cuya trayectoria política exterior le valió la etiqueta de "pro-japonés".

El viaje histórico del viernes causó reacciones variadas en casa. "La visita es significativa porque demuestra su voluntad de proteger la soberanía del país", dijo en una declaración un comunicado del partido gobernante Saenury.

La oposición sonaba menos entusiasta, aduciendo que el viaje era una treta política para la audiencia doméstica. "La visita no debe ser un evento esporádico", dijo el Partido Democrático Unido principal opositor al gobierno. "Ya es hora que tomemos medidas prácticas para fortalecer nuestro control sobre Dokdo".

Xinhua: S. Korea’s Lee visits disputed islets despite protests


Artículo anterior:

Siguiente artículo: