Miles de nacionalistas rusos desfilan en Moscú

por Admin el 8 Noviembre, 2011

en Otros temas

MOSCÚ – Miles de nacionalistas neonazis y de extrema derecha desfilaron en Moscú el viernes haciendo un llamamiento a los rusos étnicos a "volver atrás" a su país, a medida que el resentimiento crece contra los inmigrantes musulmanes de tez oscura del Cáucaso ruso y por el dinero que el Kremlin envía a la deprimida región.

ultra-nacionalistas-rusos Alrededor de 5.000 personas, la mayoría hombres jóvenes con máscaras médicas y pasamontañas, marcharon a través de un barrio de clase trabajadora de sombríos edificios de apartamentos en las afueras de la capital. Ellos gritaban "Rusia para los rusos" y "Los migrantes de hoy, mañana los ocupantes", junto con insultos obscenos contra los musulmanes y judíos.

Manifestantes ultra nacionalistas gritaron consignas, portando banderas con los colores negro, amarillo y blanco del Imperio Ruso, durante la marcha autorizada en las afueras de Moscú, el viernes, 04 de noviembre. El nuevo día de fiesta, que marca el final de la intervención extranjera en Rusia en 1612, fue creado en el 2005 para sustituir a la tradicional celebración del 07 de noviembre de 1917 de la subida al poder de los  bolcheviques. Pero ha sido aprovechada por los ultra nacionalistas.

Algunos llevaban la mano en alto a la manera de un saludo nazi, mientras cientos de policías estaban hombro con hombro a lo largo de la calle, que fue cortada al tráfico.

"Todos los rusos están desfilando – los aficionados al fútbol, los cabezas rapadas, los nacionalsocialistas", dijo Dmitry Demushkin, una activista de larga trayectoria que ahora dirige un grupo llamado Russkiye, o Los Rusos. "Tenemos que mostrar lo que nuestro país está exigiendo."

Demushkin es un antiguo dirigente de la Unión Eslava, un grupo neo-nazi que fue prohibido el año pasado por extremistas, junto con el Movimiento Contra la Migración Ilegal.

Violentos grupos xenófobos han florecido en Rusia en las últimas dos décadas. Los miembros golpean y matan a los activistas no eslavos y a los anti racistas y de manera cruda denuncian la llegada de inmigrantes procedentes del Cáucaso y de Asia Central que formaban parte de la Unión Soviética.

Desde que Vladimir Putin llegó al poder en el 2000, han atraído apoyo moral para sus esfuerzos orientados en reconstruir un Estado ruso fuerte. Después de dos términos como presidente, Putin ocupó la oficina del primer ministro, pero en las elecciones de marzo se espera que él gane un tercer mandato presidencial.

El Gobierno ha adoptado una línea más dura contra esos grupos después de un enfrentamiento en diciembre pasado entre la policía y miles de aficionados al fútbol y otros extremistas, en las afueras de las murallas del Kremlin – en un brote sin precedentes de odio y crímenes. Pero su odio virulento está resultando difícil de frenar.

Muchos rusos comparten el sentimiento anti-migrante, e incluso aquellos que no se describen a sí mismos como racistas se vuelven cada vez más resentidos por los cuantiosos subsidios enviados a la región del Cáucaso, en particular a Chechenia. El dinero está destinado a lograr la estabilidad después de años de guerra, pero la región sigue siendo muy pobre, mientras que líder checheno Ramzan Kadyrov hace alarde de su riqueza.

"Dejen de alimentar al Cáucaso", fue uno de los lemas de la marcha del viernes. Fue impresa en pancartas y repetida por los oradores – incluido el denunciante popular anti-corrupción Alexander Navalny, quien fue quien originalmente acuñó la frase.

Navalny, quien describe al partido "Rusia Unida" de Putin como "el partido de los estafadores y ladrones", también ha hecho que la frase se pegue.

"Este es nuestro país, y tenemos que erradicar a los delincuentes que chupan nuestra sangre y nos comen el hígado", gritó el abogado Navalny a la multitud que lo vitoreaba. "Abajo "¡Rusia Unida!" ¡Abajo el partido de los estafadores y ladrones!" -gritó.

Las frases acuñadas por Navalny han ayudado a unir a un amplio movimiento de protesta y de hecho se ha convertido en tan popular que tanto Putin como el presidente Dmitry Medvedev se han visto obligados a atender las críticas y defender sus políticas en el Cáucaso como vitales para la seguridad de Rusia.

El llamado Desfile de Rusia se ha celebrado anualmente desde el 2005 en una nueva fiesta nacional creada para sustituir las celebraciones de la Revolución Bolchevique de 1917.

El nuevo día de fiesta fue usurpado por los nacionalistas de extrema derecha, cuya primera manifestación en 2005 llevó a la visión insólita de miles de cabezas rapadas marchando por el centro de Moscú con sus manos levantadas con el saludo nazi y gritando consignas racistas obscenas.

Al año siguiente, la marcha fue prohibida, pero los nacionalistas marcharon de todos modos y se enfrentaron violentamente con la policía. Desde 2007, el desfile ruso ha sido relegado a áreas fuera del centro de la capital.

El desfile también se llevó a cabo el viernes en otras ciudades del país, atrayendo a cientos de participantes.

Decenas de miles de cabezas rapadas, neonazis y nacionalistas de extrema derecha están activos en Rusia, según los analistas y las encuestas. Ellos abogan por los derechos exclusivos para los rusos étnicos, que representan los dos tercios de la población de 142 millones de habitantes. Más de 100 grupos étnicos representan el tercio restante, incluyendo docenas de grupos étnicos de la región montañosa del Cáucaso y de mayoría musulmana.

El año pasado, unos 320 ultranacionalistas fueron declarados culpables de crímenes raciales, entre ellos varios miembros de la pandilla adolescente que apuñaló y mató a golpes a no rusos de piel oscura, según la organización independiente de derechos humanos Sova.

The Sacramento Bee: Thousands of Russian nationalists march in Moscow


Artículo anterior:

Siguiente artículo: