Los olvidados depósitos de armas alemanas en Normandía

por Admin el 14 Julio, 2015

en Otros temas

Durante décadas, una vasta red de cachés de armas alemanas y depósitos de abastecimiento en los bosques de Normandía han permanecido olvidados. Ahora, la investigación muestra la medida en la que la Wehrmacht intentó defenderse de la inminente invasión aliada.

Hay varias recomendables atracciones en la ciudad balneario de Bagnoles de l’Orne en Normandía, incluyendo su plaza de estilo ‘Belle Époque’ y sus aguas termales ampliamente reconocidas. Pero el pueblo también se encuentra al lado de una hermosa reserva natural, una región boscosa que parece sacada de un cuento de hadas.

Sin embargo, a mayoría de los visitantes del bosque desconocen los restos de un capítulo oscuro de la historia que contaminan el bucólico bosque. No hay placas ni signos que aludan al intrincado sistema de depósitos secretos de municiones y de combustible que construyó la Wehrmacht alemana en el bosque durante la Segunda Guerra Mundial. A partir de 1943, los alemanes excavaron cientos de búnkers en el suelo de la ‘Forêt des Andaines’ para ocultar grandes cantidades de municiones, combustible y provisiones.

Los militares alemanes creyeron que los depósitos serían cruciales en la próxima batalla defensiva contra los aliados. Y se aseguraron que estarían bien ocultos. Los británicos y los estadounidenses sabían que los alemanes estaban almacenando armas en la región, pero los depósitos de municiones fueron tan bien ocultos a los ataques aéreos aliados que resultaron en gran parte ineficaces. En un artículo publicado en la edición más reciente de la revista ‘International Journal of Historical Archeology’, David Passmore, un profesor de geografía física de la Universidad de Toronto, señala: "la sobrevivencia de restos en la posguerra ha sido sorprendentemente buena en este entorno boscoso. … Esto probablemente constituye uno de los más extensos y mejor conservados ejemplos del paisaje de la guerra mundial no documentado aún en Europa Occidental".

Passmore y su equipo ya han realizado el primer estudio detallado de la región. Muchas personas han sabido que los alemanes una vez almacenaron municiones en el bosque cerca de Bagnoles-de-l’Orne, pero la amplitud de las instalaciones, así como su sofisticado sistema de organización, fueron en gran parte desconocidos.

Bocetos y datos en diarios personales

Una de las razones por las que los cachés pasaron desapercibidos, tiene que ver con el secreto con que las instalaciones –que se extienden a través de varios kilómetros cuadrados de bosque– fueron planeadas. De hecho, nunca se han encontrado mapas de los depósitos de municiones. Para reconstruir la red de escondites, Passmore y su equipo se vieron obligados a depender de las anotaciones de diarios de la Intendencia del VII Ejército de la Wehrmacht, que operaba en Normandía. Bocetos, producidos por los pilotos de bombardero aliado que fueron derribados en la región y que lograron escapar con la ayuda de la Résistance, también fueron útiles. Juntos, proporcionan una imagen de un complejo militar muy bien equipado que incluye incluso un campo de prisioneros de guerra.

secret-german-caches

Los campos individuales pertenecientes al complejo tuvieron nombres como Berta, Martha, Viktor, Margot y Michel, pero hubo también innumerables pequeñas trincheras para francotiradores a lo largo de la región. En última instancia, sin embargo, no fue suficiente. El 06 de junio de 1944, los aliados desembarcaron en Normandía, Hitler fue tomado por sorpresa. Dentro de los siguientes tres meses, expulsaron a los alemanes fuera de Francia.

Después de la guerra fueron principalmente las fortificaciones defensivas de hormigón, como las construidas por la Wehrmacht en la costa atlántica, que captaron la atención de los historiadores. Por el contrario, los depósitos de armas en el bosque de Normandía fueron ignorados en gran medida –un hecho que Passmore considera "muy sorprendente". Él cree que los escondites secretos fueron más que depósitos de municiones y supone que la región finalmente se convirtió en cuartel general de logística del VII Ejército en Normandía.

Cráteres intactos abiertos por la bombas

"Creemos que durante la guerra, fue subestimado el peligro que presentaban los depósitos operativos de los alemanes", dice Passmore. Además del gran complejo de depósitos cerca de Bagnoles-de-l’Orne, Passmore y su equipo encontraron que la Wehrmacht tenía varios cachés más en Normandía, aunque de menor tamaño.

Hasta 70 años después del final de la guerra, la región todavía se presta perfectamente para estudio arqueológico, con búnkers que son fácilmente visibles. Los cráteres, también han permanecido prácticamente intactos durante las décadas posteriores, muchos de los cuales fueron creados durante la ofensiva de bombardeo estadounidense en la región el 13 de junio de 1944. Su patrón un tanto al azar ha llevado a los investigadores a la conclusión de que los aliados no estaban seguros de exactamente dónde estuvieron ubicados los objetivos más valiosos en el bosque.

De hecho, el depósito de municiones más grande de la Wehrmacht en la ‘Forêt des Andaines’ sobrevivió totalmente intacto el bombardeo. Eso, cree Passmore, le permitió a los alemanes lanzar un contraataque en Normandía, conocido como Operación Lüttich, los días 7-13 de agosto, 1944 –bien apoyados con material de los depósitos de armas cerca de Bagnoles-de-l’Orne.

Al final, los depósitos de suministro, sin embargo, presentaron algún beneficio a la población de la región. Una vez que los alemanes fueron repelidos, saquearon de los cachés inmensas cantidades de suministros de alimentos hasta por 4.200 toneladas. Los alemanes se vieron obligados a abandonarlo todo en su retirada hacia Alemania.

Der Spiegel: Normandy Secrets: Forgotten Nazi Arms caches a Bonanza for Historians


Artículo anterior:

Siguiente artículo: