Lingotes de plata de barco hundido durante la guerra llegan a la Real Casa de la Moneda

por Admin el 30 Septiembre, 2013

en Otros temas

Monedas conmemorativas de plata han sido acuñadas de lingotes de plata recuperados de naufragio que llegaron a la Real Casa de la Moneda con más de 70 años de retraso, después de que un torpedo alemán envió la nave que los transportaba hasta el fondo del Atlántico Norte durante la Segunda Guerra Mundial.

Las monedas, destinadas a coleccionistas, están hechas con parte de un botín de casi 100 toneladas de plata recuperadas de un naufragio hundido a una profundidad tres millas mayor que a la que se encuentra el Titanic. La plata está valorada en hasta 150 millones de libras, la mayor cantidad de metal precioso que haya sido recuperado de tales profundidades.

Las monedas muestran el barco siniestrado, el SS Gairsoppa, que se hundió el 17 de febrero de 1941 en la costa irlandesa después de que fue alcanzado por un torpedo lanzado por el submarino alemán U-101 que hundió las 7.000 toneladas de carga, incluyendo miles de toneladas de hierro.

La mayoría de los 83 miembros de la tripulación y dos artilleros murieron inmediatamente. El impacto del torpedo derribó el trinquete, destruyendo al instante las antenas de radio, por lo que los operadores de radio no pudieron enviar una llamada de auxilio. Dos de los botes salvavidas de la nave fueron volcados por el tempestuoso oleaje, y aunque el tercero llegó a Cornwall 13 días más tarde, sólo el segundo oficial Richard Ayres sobrevivió – el último de sus camaradas se ahogó cuando el bote se hundió a la vista de la costa.

El casco del naufragio sigue asentado erguido y muy bien conservado en el lecho marino a 300 millas de la costa oeste de Irlanda, las escotillas de carga están abiertas y el agujero dejado por el torpedo es claramente visible en un costado.

La firma estadounidense de salvamento Odyssey Marine Exploration, trabajando bajo contrato con el gobierno del Reino Unido, recuperó las cantidades récord de plata en los últimos dos veranos utilizando minisubmarinos a control remoto. En 2012, se recuperaron 1.218 lingotes de plata con un peso de 1,4 millones de onzas troy y en julio pasado fueron recuperados otros 1.574 lingotes, agregando otras 1,8 millones onzas troy.

Bajo los términos del contrato, Odyssey mantiene el 80% de la plata, el resto va a la tesorería, y una pequeña cantidad debe ser devuelta a la Real Casa de la Moneda para quien el embarque estaba originalmente destinado.

En 1940, se tomó la decisión de importar plata de la India cuando los suministros de la Casa de la Moneda se fueron agotando durante la guerra. En Bombay, los lingotes fueron cargados en el SS Gairsoppa, un barco mercante a vapor británico, construido en Tyeside en 1919. El convoy se encontró con tiempo tormentoso. Con carga muy pesada y escaso de carbón, fue incapaz de mantener el paso de las otras naves y el Gairsoppa decidió dejar la protección del convoy y dirigirse a Puerto de Galway. Unos días más tarde, estando todavía a cientos de millas de aguas seguras, el barco fue avistado por el submarino alemán.  Torpedeado justo después de medianoche, se hundió en 20 minutos.

La correspondencia entre la Real Casa de la Moneda y el Banco de Inglaterra revela que hubo tal preocupación por la pérdida de los lingotes, valorados en 1940 en £600.000, que se temía la Casa de la Moneda se pudiera quedar completamente sin plata y verse obligados a suspender la producción de monedas. El precio de las nuevas monedas no ha sido revelado, pero sitios web de coleccionistas de monedas sugieren que están siendo comercializados en cajas de 300 monedas por 5.000 dólares (£2.885)).

Algunos registros sugieren que aún queda más plata en bodega de la nave, pero Odyssey no ha encontrado ningún rastro de ellas, ni de restos humanos.

Odyssey estuvo involucrado en una disputa legal internacional el año pasado, cuando los tribunales de Estados Unidos ordenaron regresar a España un tesoro espectacular de casi 600.000 monedas de oro y plata, estimada en hasta 308 millones de libras esterlinas. El tesoro fue inicialmente desembarcado en Gibraltar antes de volar hacia la Florida. Odyssey dijo que las monedas procedían de un sitio llamado "Cisne Negro" y estaban tan dispersas que no podía ser identificado el naufragio, pero los españoles insistieron en que eran de la fragata española, Nuestra Señora de las Mercedes, (NT: que transportaba metales preciosos del Perú) hundida por una escuadra británica frente a las costas de Portugal en 1804.

También ha habido controversia sobre el contrato de Odyssey para excavar y recuperar artefactos del HMS Sussex, un buque de guerra británico hundido en 1694 que se cree que estaba llevando oro. El proyecto ha sido criticado por algunos arqueólogos incluyendo el Consejo de Arqueología británica.

The Guardian: Silver bullion from sunken WWII ship makes it to the Mint at last


Artículo anterior:

Siguiente artículo: