Lata de raciones de la Segunda Guerra Mundial lanzada en Holanda hace 70 años fue abierta en Calgary

por Admin el 21 Junio, 2015

en Otros temas

Están rancias, amargas y huelen como a "queso viejo", según algunos observadores. Pero el teniente general Mart de Kruif no tuvo reparos en comerse una galleta de 70 años, sin dudarlo.

371

"Soy un oficial de infantería que comen todo los que se pueda", bromeó de Kruif, comandante del Real Ejército de los Países Bajos, agregando que no se puede esperar que los supermercados los pongan a la venta. "Uno tendría que estar muy hambriento para comerlos".

La galleta, rectangular con bordes redondeados fue extraída de una lata de socorro que fue lanzada por transportes canadienses, como parte de la operación Manna, para alimentar y ayudar a una población holandesa hambrienta hacia el final de la Segunda Guerra Mundial.

Durante siete décadas, la lata de metal verde oxidado, estuvo cerrada. Finalmente, el sábado, fue abierta en los Museos Militares de Calgary como parte de las celebraciones del mes pasado conmemorando el 70º aniversario de la liberación de Holanda de la ocupación alemana, en la cual las tropas canadienses desempeñaron un papel esencial. Más de 7.600 canadienses murieron en este esfuerzo militar.

La lata de galletas fue donada por el empresario y filántropo Alfred Balm, que fue un muchacho joven durante la liberación de Holanda.

De Kruif fue invitado a la ciudad para tomar parte en una serie de festejos, que comenzaron con el desayuno para recaudación de fondos celebrado en el Puente de la Paz para ayudar a las familias de los militares en Calgary y continuó con un almuerzo y visita a las exposiciones en los Museos Militares, evento que se centró en el papel de Canadá en la liberación de los Países Bajos en 1945.

Cuando puso la galleta rancia en su boca, los espectadores aclamaron y hasta dijeron que era un acto de valentía, la última en la larga carrera militar del comandante, que incluye un despliegue en Bosnia y que fue comandante de 45.000 tropas en sur de Afganistán.

Pero para el oficial de 56 años de edad, fue un gesto a su madre, que fue una mujer joven durante la liberación y que recuerda vívidamente aquellos días.

"Mi madre vivía en Amsterdam, ella vio cuando los aviones llegaron dejando caer la comida de la Operación Manna", dijo de Kruif. "Estaba un poco emocionado (cuando la lata fue abierta), porque usted sabe, mi familia dependió de esta comida, y esa es probablemente la razón por la que sobrevivieron a la guerra."

Wilf LaRoche, de 91 años de edad, quien sirvió con el 1º Batallón de Paracaídistas canadienses en la Segunda Guerra Mundial, dijo que no recuerda haber visto cuando cayeron los paquetes de alimentos desde el cielo durante su tiempo en Holanda, pero que estaba dispuesto a probar la galleta.

"Las galletas tienen un sabor bastante bueno después de 70 años", dijo con una sonrisa.

Calgary Herald: Second World War ration box opened in Calgary, 70 years after liberation of Holland


Artículo anterior:

Siguiente artículo: