La Subametralladora Sten

por Admin el 19 Mayo, 2017

en Otros temas

Pocas armas en la época moderna han tenido alguna vez un poema dedicado en su honor. Pero pocas armas fueron tan cotizadas como la subametralladora Sten.

StenMKII

Apresuradamente diseñada en los primeros y desesperados días de la Segunda Guerra Mundial, pareció como un denodado esfuerzo para armar a las tropas Británicas—y así fue.

Aterrorizados los británicos sabían que no tenían suficientes armas para repeler lo que parecía una inminente invasión alemana. Los británicos perdieron miles de armas de mano que fueron destruidas o simplemente abandonadas después de la devastadora derrota y escape en Dunkerque.

A menudo las únicas armas disponibles eran fusiles de cerrojo de la Gran Guerra y armas de caza disponibles para equipar a algunas unidades. El Ejército Británico compró cada subametralladora Thompson que pudo adquirir en los Estados unidos, pero la demanda pronto superó a la oferta una vez que Estados Unidos entró en la guerra.

Pero dos diseñadores británicos de armas—el mayor Reginald Sheperd y Harold Turpin—trabajaron juntos para crear una simple subametralladora operada por retroceso que podría ser fabricada de manera rápida y barata hecha con acero maquinado.

La Real Fábrica de Armas pequeñas en Enfield produjo un prototipo que bautizó con el nombre formado por las letras "S" de Sheperd, la "T" de Turpin y las "EN" de Enfield: STEN.

Producidas en Gran Bretaña y Canadá a partir de 1941, la Sten era a menudo rápidamente ensamblada con piezas soldadas, la escoria limada y rápidamente se completaba el arma, para luego ser apilada rápidamente con otras de su especie. Sin embargo, a menudo las armas canadienses tenían una mejor calidad de producción, con bordes más lisos y mejores prestaciones.

Tomaba apenas unas cinco horas-hombre para terminar un arma completa y la Sten costaba alrededor de $10 para producirla, el equivalente a $130 de un arma de hoy en día.

La Thompson, era el estándar de oro de las subametralladoras aliadas en aquel momento, estaba muy bien hecha, pero era excepcionalmente cara. En dólares de hoy, costaba un ojo de la cara, con su costo de $2,300 por arma producida.

Ambos países fabricaron más de cuatro millones de subametralladoras Sten durante la Segunda Guerra Mundial. Además, los grupos partisanos con el acceso a las máquinas de talleres mecánicos a menudo podían fabricar sus propias copias de subametralladoras Sten porque eran muy fáciles de fabricar.

Se pesó vacía era de 3 kilos y de 7 kilos con una cacerina de 28 a 30 proyectiles. Si se mantenían limpias y bien cuidadas podían ser una excelente arma capaz de causar una ráfaga devastadora.

Con una rata de fuego de más de 500 disparos por minuto —a veces más, dependiendo de la versión— los diseñadores adaptaron la cámara para utilizar proyectiles Parabellum de nueve milímetros, que fue el calibre más comúnmente utilizado en las armas de mano de los militares europeos. Mediante la presión de un botón, el soldado podía seleccionar el disparo tiro por tiro o semi-automático.

Los diseñadores se inspiraron con la elección de los proyectiles para la Sten porque generalmente no tuvieron problemas para la obtención de municiones dondequiera que se utilizara, en particular si se obtenían las balas de 9 mm utilizadas por los alemanes.

Decenas de miles de Stens fueron lanzadas en paracaídas a los partisanos en Europa y Asia para su uso contra los alemanes y los japoneses. Versiones del arma con silenciador también estaban disponibles para operaciones encubiertas.

Aún así, las descripciones de la Sten a menudo son francamente insultantes. Algunos de los epítetos que pueden publicarse incluyen “The Plumbers Delight” (La Delicia del Plomero) y “The Stench Gun” (La Apestosa).

No se podía culpar a los soldados por ponerle los sobrenombres. Parece que a menudo era armada a partir de trozos y piezas que se encuentran en una ferretería—de hecho, algunas de las piezas esenciales de las Sten en los primeros modelos, tales como los resortes, originalmente fueron obtenidos de los fabricantes de ferretería más que de armeros.

Las primeras versiones también tenían dos molestos hábitos. Primero los atascamientos—algo común cuando los bordes de la cacerina estaban dañados o cuando el arma estaba sucia y segundo el arma se ponía en disparo incontrolablemente en automático cuando simplemente era golpeada o se le tropezaba con algo duro.

Sin embargo, la Sten fue mejorando con la edad, especialmente después que el pánico por una inminente invasión disminuyó y las armas fueron fabricadas con un poco más de esmero.

También ganó una mortal reputación. Ligera, compacta y fácil de ocultar, era una de las favoritas de las fuerzas aerotransportadas británicas.

Alan Lee, un miembro del Regimiento de Paracaidistas durante la guerra, dijo que la Sten era la mejor en el combate a corta distancia. En una sección de 10 paracaidistas, dijo Lee que el sargento y los cabos, siempre llevaban una Sten, así como la mayoría de los oficiales.

"Cuando usted entraba a una aldea, una casa, o lo que fuera, la Sten era un arma fiable", dijo en una entrevista en vídeo que es parte de una historia oral de la Segunda Guerra Mundial, compilada por el Museo Nacional del Ejército en Londres. "No fue un arma confiable para algo más de 90 metros, pero era muy confiable a corta distancia."

Sin embargo el hábito de bloquearse de la Sten fue causa de una de las peores operaciones encubiertas de la guerra. Los agentes checos entrenados y apoyados por el SOE (Operaciones Especiales) británico seleccionaron a la Sten como su arma para la Operación Antropoide, la misión para asesinar a Reinhard Heydrich.

El Obergruppenführer SS Heydrich apodado "El Carnicero de Praga", de forma sistemática aniquiló a la resistencia checa en un esfuerzo para "Germanizar" a la nación.

En 1942, Heydrich viajaba en un Mercedes, cuando uno de dos agentes checos del SOE levantó su Sten para asesinar a Heydrich a quemarropa, apretó el gatillo y el arma se atascó.

El otro agente, a continuación, lanzó una granada contra el vehículo, hiriendo a Heydrich… quien murió unos días después por una septicemia.

War is Boring: The WWII Sten Gun Was Cheap and Dirty


Artículo anterior:

Siguiente artículo: