La recesión impulsa a los nacionalistas húngaros a aclamar la memoria de Miklos Horthy

por Admin el 18 Junio, 2012

en Otros temas

Csokako, Hungría (Reuters) – El sábado, más de 1.000 húngaros asistieron a la inauguración de una estatua del controvertido Miklos Horthy, jefe de Estado durante la Segunda Guerra Mundial, lo que muestra que las dificultades económicas alimentan el nacionalismo radical en Hungría.

hungary-nationalists

En la aldea de Csokako, 87 kms al oeste de Budapest, donde se ha erigido la estatua, activistas en atuendos paramilitares flameaban las banderas del "Jobbik" partido de oposición de extrema derecha, juntos con otros grupos nacionalistas.

Horthy gobernó Hungría durante 24 años y como jefe de Estado en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, hizo una alianza con Alemania.

En 1944, los alemanes ocuparon Hungría y según el Centro de la Memoria del Holocausto, unos 437.000 judíos fueron deportados por un período de 56 días. Gyorgy Furesz, alcalde de Csokako, dijo que la estatua fue diseñada con la intención de promover una discusión sobre el gobierno de Horthy.

"Lamentablemente el país se debatía entre dos dictaduras por lo que se quedó con la mala y la peor de las opciones", dijo Furesz antes de anunciar que la plaza que alberga la estatua de Horthy sería rebautizada Plaza Mayor de Hungría en memoria al statu quo anterior a la guerra.

"Después de la Primera Guerra Mundial, Hungría fue humillada de una manera sin precedentes", dijo Zoltan Kemenar, un ingeniero de 34 años de edad vestido con el atuendo del movimiento juvenil nacionalista de 64 condados. "Horthy le devolvió la fe a esta nación humillada".

Dos años después del fracaso de la elección del primer Ministro Viktor Orban, el apoyo al conservador Fidesz fue el más bajo en más de una década, mientras Jobbik, el partido de la segunda oposición en el Parlamento, supo capitalizar ese descontento.

Hungría está buscando obtener un préstamo internacional para estabilizar su endeudada economía y segura caída en otra recesión, después de la ocurrida en el 2009. Las encuestas de opinión muestran un descontento creciente con los principales grupos políticos después de años de austeridad.

El gobierno dice que el debate sobre el papel de Horthy en la historia húngara, es un ensayo académico en el que él no tiene ningún rol.

"El primer ministro ha dejado en claro varias veces, durante sus discursos en el Parlamento, que el Gobierno protegerá a todas las minorías y que nadie tiene nada que temer en el país", dijo el portavoz del Gobierno.

Slomo Koves, un rabino ortodoxo de Budapest, dijo que el Gobierno debe ser más contundente en la aplicación de las leyes contra el odio y varias formas de extremismo.

"Obviamente no pueden verse involucrados en las decisiones de cada ciudad de si poner o no una estatua, pero sí sobre temas generales y promover un discurso público saludable sobre la cuestión.  Esa es mi opinión.", dijo el rabino.

"Si las personas sufren pobreza, son más proclives a las ideas extremistas".

YahooNews: Hungarians hail Horthy as recession fans nationalism

Exordio: Hungría (Magiar Királyság)


Artículo anterior:

Siguiente artículo: