La oficina de MacArthur en Tokio, 1945-1951

por Admin el 15 Julio, 2012

en Otros temas

Durante seis años el General Douglas MacArthur fue amo y señor sobre todas las cosas en Japón, como Comandante Supremo de las Fuerzas Aliadas de Ocupación, observando a Tokio desde un edificio requisado a una compañía de seguros.

La habitación del sexto piso del edificio tiene los asientos originales, el escritorio y hasta un sillón donde MacArthur se sentaba mientras presidía la recuperación de Japón resurgiendo de las cenizas después la Segunda Guerra Mundial.

Desde esa Oficina, MacArthur supervisó la transformación del país que libró una guerra a través de Asia a una nación pacífica que se convertiría en la potencia económica que ha sido desde finales del siglo XX.

Fue desde esa Oficina que ordenó la re-escritura de la Constitución, quitándole al emperador su condición divina para convertirlo en la figura representativa de una nación democrática.

La sala fue el lugar donde se delineó la reforma agraria, el voto democrático y los cambios en las leyes de educación, derechos laborales, salud pública y Asuntos de la mujer.

El presidente ejecutivo de la Compañía de Seguros de Vida Dai-Ichi que desalojó su oficina para cedércela a MacArthur en 1945, y al regresar, cuando Estados Unidos dirigió su atención a la península de Corea, la conservó tal cual MacArthur la dejó.

La compañía está planeando ahora abrirla para mostrarla al público durante una semana a partir del martes, consciente de que muchos japoneses no tienen idea del importante papel que el lugar tiene en la historia de la posguerra.

La sala con paneles de madera, con sus grandes ventanales y cortinas traslúcidas, ofrece una mirada a la historia y al estilo de trabajo de MacArthur.

Desde la Oficina se domina el Gran Palacio Imperial donde el Emperador Hirohito vivía en el corazón de Tokio, una zona que se salvó de las bombas incendiarias de la campaña aérea.


Artículo anterior:

Siguiente artículo: