Irán no devolverá el avión espía de EE.UU.

by Admin on 16 Diciembre, 2011

in Otros temas

El avión espía no tripulado RQ-170 Sentinel, apodado "La Bestia de Kandahar", por haber sido avistado hace algún tiempo en Kandahar, Afganistán, no será devuelto por Irán, sin importar en que tono lo ruegue el presidente Obama.

rq-170 Sentinel

"El avión espía invadió el espacio aéreo iraní y nuestras fuerzas reaccionaron de manera contundente", así lo manifestó el Ministro de Defensa Ahmad Vahidi el 13 de diciembre.

Lo que le preocupa a EE.UU. es que el avión pueda ser clonado, convirtiéndose en una amenaza para los intereses de Washington.  Irán puede que no tenga la tecnología para hacer una clonación, pero obviamente sí la tienen China y Rusia, quienes darían cualquier cosa a cambio con tal de hacerse del sofisticado avión espía estadounidense.

Hay un precedente parecido, aunque con circunstancias diferentes, en la historia de Estados Unidos.  El 31 de julio de 1944, la Superfortaleza Volante B-29, con el nombre "Ramp Tramp" despegó de Chengtu en China, para bombardear la refinería de acero japonesa en Manchuria.  Poco después el avión sufrió un desperfecto y el piloto decidió dirigirse a Vladivistok, por ser territorio de la aliada Unión Soviética.

Tupolev Tu-4

Sin embargo, al aterrizar, las autoridades soviéticas retuvieron el avión e internaron a la tripulación.  La URSS no estaba en guerra con Japón y por razones obvias Moscú no deseaba tener un altercado con Tokio, abriendo un segundo frente que podría complicarle los planes a Stalin.

Nada pudo hacer Washington para que liberaran a la tripulación y devolvieran el avión, que para entonces, sin lugar a ninguna duda, no sólo era el bombardero más avanzado del mundo, sino el único que tenía la calificación de bombardero estratégico.

Siete meses después, cuando ya la guerra en Europa estaba prácticamente resuelta y la URSS estaba preparada para declararle la guerra a Japón con la esperanza de hasta ocupar territorio japonés, la tripulación del "Ramp Tramp" fue liberada.  Sin embargo el Boeing B-29 se quedó en poder de los soviéticos, quienes desde hacía un tiempo atrás, preparaban planes para la que después sería denominada Guerra Fría.

El B-29 fue enviado a la fábrica Tupolev donde el avión fue desmembrado y analizado pieza por pieza, junto con otros dos aviones similares que fueron incautados.

No pasó mucho tiempo hasta que los soviéticos produjeron el Tupolev TU-4, que era una copia fiel, hasta el último tornillo, del Boeing B-29.

En agosto de 1947, el TU-4 hizo su "debut en sociedad", cuando fue presentado en la exhibición aérea de Tushino, cerca a Moscú. 

Como el avión era una copia exacta del B-29 los observadores pensaron que se trataba del mismo avión estadounidense que aterrizó en Vladivostok y que había sido pintado con los colores soviéticos. 

Sobrevoló uno, luego otro y un tercero, cuando de pronto apareció un cuarto TU-4 con colores civiles, pero exactamente igual a los tres primeros.  Ya no hubo ninguna duda, Tupolev había hecho una copia exacta del Boeing B-29.


Previous post:

Next post: