Industria Químico-Farmacéutica

por Admin el 23 Febrero, 2007

en Otros temas

La industria químico-farmacéutica fue de necesidad vital durante la guerra, no sólo para atender a los heridos en combate sino también para prestarle asistencia a la población civil. En 1939 la industria farmacéutica estaba muy desarrollada pues las grandes empresas, cuyos nombres y marcas todavía existen, habían sido fundadas a finales del Siglo XIX o en algunos casos eran nuevas empresas que se crearon en base a compra de empresas existentes o adquiriendo patentes de químicos y fármacos desarrollados o descubiertos, incluso a mediados de ese siglo.

Dispensador de cinta Tesa

Por eso, hay muchos productos y marcas actualmente muy utilizados que fueron desarrollados desde comienzos del Siglo XX con muchas patentes del siglo anterior como la Crema Nivea, el Eucerit, Eucerin, Aspirina. Biotín y muchos otros más. Una de las empresas más exitosas en Alemania fue la compañía Beiersdorf fundada en 1890, que no sólo se dedicaba a la fabricación de productos médicos, sino que tuvo la magnífica idea de inventar un producto para el cuidado de la piel que subsiste hasta ahora, con un éxito sin precedentes en la industria: la Crema Nivea.

Pero Beiersdorf, no sólo se dedicó a la fabricación de ese tipo de productos sino que fue el inventor del “curita”, un vendaje autoadhesivo que tenía como base otro invento de la misma empresa: el Leukoplast, un autoadhesivo para uso médico. Haciendo una variación del producto, usaron otra patente de la empresa, la Gutapercha, para fabricar un tipo de adhesivo para oficina, ahora conocido como Tesafilm o simplemente Tesa. El nombre del producto así como las circunstancias en que fue desarrollado, tuvieron un enorme impacto en la empresa y en la industria a partir de ese momento. En la actualidad Tesa fabrica 6500 cintas adhesivas diferentes para la industria, incluyendo las usadas en cámaras fotográficas, video, microchips y algo que hace unos pocos años parecía una utopía: tesa Holospot®, una cinta capaz de almacenar datos de computadora en forma de holograma de enorme capacidad.

Sin embargo, no siempre Beiersdorf tuvo las 12 fábricas independientes que ahora producen sus decenas de miles de productos. Apenas comenzada la Segunda Guerra Mundial, las empresas subsidiarias en todo el mundo y sus marcas fueron incautadas y expropiadas, incluso en países que no estaban en guerra con Alemania. Finalizada la guerra, los Aliados se lanzaron a la cacería de las instalaciones y documentación de las investigaciones en desarrollo, para llevárselos como botín de guerra. Pero, la Guerra Fría hizo cambiar la situación de Alemania, que se convirtió en valiosa aliada de las potencias occidentales y la Beiersdorf se abocó a la batalla legal para recuperar sus marcas y patentes, incluyendo la conocida Crema Nivea.

Otras empresas en Estados Unidos y en Alemania, además de Beiersdorf hicieron también grandes aportes para la ciencia y la industria, como Schering, Pfizer y Roche.

Historia de Beiersdorf & Co A.G.
Historia de F. Hoffmann-La Roche & Co.
Historia de Charles Pfizer & Co.
Historia de Schering A.G.


Artículo anterior:

Siguiente artículo: