Incursiones de bombardeo durante la Segunda Guerra Mundial afectaron el clima británico

por Admin el 8 Julio, 2011

en Otros temas

Las estelas de los bombarderos de la Segunda Guerra fueron suficientes para cambiar el clima Inglés, dejando a los británicos, temblando de frío, así como, posiblemente, de miedo.

ww2_contrails

Una nueva investigación dirigida por el profesor Rob Mackenzie, en la Universidad de Birmingham, examina los niveles de nubosidad inducida por las aeronaves, causada por las estelas de los bombarderos aliados volando desde Inglaterra a objetivos en Europa.

El equipo centró su investigación en el período de 1943 hasta 1945 después de que la Fuerza Aérea del Ejército de EEUU (USAAF) se unió a la campaña aérea, examinando los registros históricos de la Oficina Meteorológica y del ejército. Cuando la USAAF se unió a la campaña aérea aliada, llevó a un enorme incremento en el número de aviones con sede en el oriente de Inglaterra, las tierras medias y el oeste del país.
"Testigos de las enormes formaciones de bombarderos recuerdan que el cielo se volvió blanco por las estelas de los aviones", dijo MacKenzie. "Era evidente para nosotros que los bombardeos aliados de 2ª Guerra Mundial representó un experimento involuntario del medio ambiente por la capacidad de las estelas de los aviones que afectaron la energía que entra y sale de la tierra en esa región."

Las estelas se forman cuando el aire caliente de los motores de las aeronaves se mezcla con el aire frío de la troposfera superior. Mientras que algunas estelas desaparecen rápidamente, otras forman nubes esparcidas en forma de cirros. Éstos pueden bloquear la luz del sol y también impiden que la energía infrarroja producida por el calor escape de la Tierra.

La investigación reciente del Centro Aeroespacial de Alemania ha demostrado que las estelas de los aviones puede calentar el planeta atrapando el calor – a tal grado que puede tener más efecto en el calentamiento del planeta que las emisiones de CO2.

Pero la investigación de Manchester ha encontrado que el efecto contrario puede ocurrir en el corto plazo, con temperaturas más bajas por las mañanas en Inglaterra debido a la cubierta creciente de nubes creadas por los bombarderos.

El efecto se presentó con más fuerza cuando las incursiones que contaron con más de 1000 aviones fueron comparadas con los días sin incursiones en un clima similar. El ejemplo más extremo fue encontrado el 11 de mayo de 1944, cuando 1,444 aviones despegaron de campos aéreos en el sureste de Inglaterra en un cielo despejado con pocas nubes.

Las estelas de los aviones suprimió de forma significativa el aumento de la temperatura por la mañana a través de las áreas que fueron masivamente sobrevoladas.

"Esta es una evidencia tentadora de que los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial se pueden utilizar para ayudarnos a entender los procesos que afectan el clima contemporáneo", dice Mackenzie.

"Al mirar hacia atrás en una época en que la aviación se utilizó masivamente en operaciones  con fines militares, es más fácil separar los factores inducidos por las aeronaves de todas las otras cosas que afectan el clima."

TG Daily: WWII bombing raids affected British weather


Artículo anterior:

Siguiente artículo: