Imágenes de alta tecnología revelan naufragios de la Segunda Guerra Mundial en Australia

por Admin el 1 Diciembre, 2015

en Otros temas

A primera vista, el Puerto de Darwin aparece como cualquier otro puerto australiano, pero una nueva exploración oceanográfica ha documentado geografía antigua y fantasmales naufragios con detalle sin precedentes.

Buques de guerra y mercantes hundidos por ataques aéreos japoneses en 1942, así como los restos del naufragio de un barco perdido durante el Ciclón Tracy en 1974, han sido capturados en la nueva prospección marina del Puerto de Darwin por Geoscience Australia, con los primeros resultados dados a conocer públicamente.

A partir de mayo de este año, el buque de investigación Solander operó 24 horas al día durante más de un mes en las playas del norte de Darwin y la costa norte de la península de Cox, con la tecnología de "ecosonda-multi-haz".

Geoscience Australia dijo que el proyecto conjunto de cuatro años, entre el Instituto Australiano de Ciencias Marinas y el gobierno de NT (Northern Territory, Australia), reunió a "más de 50 años de experiencia en mapeo del fondo marino y ha mejorado los esfuerzos para lograr una mejor gestión costera del estuario de la zona".

Los resultados de la exploración, revelada por Geoscience Australia, dijo que mjuestran "relictos de la geografía antigua de Australia en forma de dunas de arena submarina, ondulaciones y olas de arena", también generaron nuevas imágenes batimétricas del Booya, una nave que buscó refugio en el puerto cuando lo alcanzó el Ciclón Tracy y fue hundida con un saldo de cinco marinos muertos.

También fue mapeado el buque de transporte estadounidense de la Segunda Guerra Mundial USAT Meigs, que fue torpedeado y bombardeado durante los ataques japoneses de febrero de 1942.

"Estas imágenes son una gran contribución a nuestros esfuerzos continuos por entender mejor nuestra Arqueología Marina y gestionar estos naufragios históricos en el puerto de Darwin, dijo David Steinberg, principal funcionario del patrimonio oficial del gobierno de NT.

Geoscience dijo que el mapeo ayudó a comprender la geografía de la zona desde "la edad de hielo ocurrida hace unos 20.000 años", hasta una época cuando existía un puente terrestre entre el norte de Australia y Nueva Guinea.

"Esta crucial investigación mejora significativamente nuestros esfuerzos para un mejor administración del estuario y el litoral costero de esta zona, al crear el mejor sistema de macro-marea tropical en el mundo," dijo Neil Smit, uno de los científicos del proyecto.

"También es un caso de emocionante prueba para los científicos que esperan poder entender sistemas complejos ambientales como el del puerto de Darwin".

El proyecto fue financiado por Inpex, operadores del proyecto GNL de Ichthys.

Un turbio mundo de tumbas y metal retorcido

A los buceadores deportivos, si no se desaniman por la poca visibilidad en las turbias aguas de Darwin más los reptiles depredadores o las peligrosas medusas, se les pide adoptar el "mirar pero no tocar" al explorar los restos de los muchos buques y aviones esparcidos en el fondo del puerto.

Documentos oficiales listan 25 buques, incluyendo arrastreros de pesca, mercantes, yates y buques de guerra, naufragados o desaparecidos tras el Ciclón Tracy en 1974, con 16 personas que murieron en el mar.

El Booya, una goleta de tres mástiles con 35 metros de eslora, estaba fondeada durante la Nochebuena cuando el Tracy golpeó a Darwin.

El naufragio  fue descubierto en 2003 a unos 20 metros de profundidad – con las autoridades en los últimos tiempos pidiendo respeto por la zona de exclusión alrededor del sitio, dado que la cubierta del Booya "muestra los esfuerzos de la tripulación para salvar la nave".

En febrero de 1942, el destructor estadounidense USS Peary, los buques de transporte USS Meigs y USS Mauna Loa, el buque cisterna de la Real Marina de Guerra HMS British Motorist, el buque de carga SS Neptuna y otros barcos fueron cogidos por sorpresa en el puerto de Darwin cuando más de 200 aviones japoneses atacaron en dos incursiones.

El Neptuna, transportando cargas de profundidad y explosivos, fue alcanzado por las bombas y se incendió, dejando muchos muertos, mientras se preparaban para abandonar el barco, por una explosión.

El Peary al parecer fue alcanzado por al menos cinco bombas japonesas cuando trataba de salir a mar abierto, cuando fue alcanzado en su depósito de municiones que estalló y se hundió.

El Mauna Loa se dice haberse hundido tras ser alcanzado por dos bombas que entraron a través de una escotilla de carga abierta.

Ahora asentado a unos 18 metros de profundidad, la cubierta retorcida del Mauna Loa sigue llena de municiones, motocicletas y cañones.

Los documentos oficiales listan el número de muertos en los dos ataques en "por lo menos 243 personas", y entre 300 y 400 heridos.

Más de 60 ataques posteriores a Darwin tendrían lugar durante el conflicto.

En una ironía final, los derechos de salvamento de la chatarra de muchos de esos naufragios fueron vendidos a una empresa japonesa en 1959.

Video del muestreo del ecosonda de exploración

ABC News Australia: WWII wrecks and Darwin’s ice age history unveiled by startof-the-art technology


Artículo anterior:

Siguiente artículo: