Hundimiento del HMS Prince of Wales y HMS Repulse

por Admin el 18 Agosto, 2005

en Otros temas

En 1941, Winston Churchill decidió enviar a Singapur, lo que llamó la Flota del Lejano Este al mando del Contralmirante Sir Tom Phillips, conformada por el acorazado HMS Prince of Wales, el crucero HMS Repulse y una escolta de cuatro destructores.En contra de la opinión del Primer Lord del Mar, Sir Dudley Pound, Churchill pretendía con eso “asustar” a los japoneses para que no se atrevieran a atacar Malasia y menos Singapur. En todo el asunto hubo presión política por parte de los comerciantes británicos que tenían el control político de la colonia y hacían fabulosos negocios en el Asia, desde sus lujosas oficinas en Singapur, aunque nunca se habían preocupado por hacer algo relacionado con la seguridad de Malasia o del propio Singapur, pues, como ejemplo, en esa pujante ciudad había más reservas de licor, que de agua potable.

El 2 de diciembre de 1941, llegaron las naves a Singapur y el día 7, la armada japonesa invadió la Península de Malaca amenazando a la colonia británica. El almirante Phillips, se dio cuenta que con su flota anclada en Singapur, no les causaba ninguna preocupación a los japoneses, cuyos barcos y aviones llegaban desde Indochina sin nadie que se les opusiera. Phillips decidió salir a su encuentro y se dirigió a Singora donde los informes indicaban que habían desembarcado los japoneses. Pidió apoyo aéreo, pero eso era imposible porque la flota aérea contaba con pocos aviones obsoletos que apenas podrían hacerle frente a un Zero japonés y no tenían alcance para llegar tan lejos.

La flota británica fue descubierta por un submarino japonés, que informó la posición y rumbo de las naves. Los aviones que salían de Indochina para dar apoyo a las fuerzas de desembarco japonesas, cambiaron de objetivo y fueron a la búsqueda de los buques británicos. El 10 de diciembre de 1941, tres días después del ataque a Pearl Harbor los bombarderos japoneses localizaron la flota de Phillips, cosa que no hicieron antes porque el contralmirante había decidido en último momento regresar a puerto.

Como resultado del combate, los dos únicos buques capitales aliados en el Sureste asiático fueron hundidos. Churchill no tuvo más alternativa que ir al Parlamento a explicar lo sucedido, pero como siempre, al final de cuentas supo cómo sacarle partido político a la situación, apelando al carácter indomable de los británicos.

Ver srtículo Hundimiento del HMS Prince of Wales y del HMS Repulse


Artículo anterior:

Siguiente artículo: