¿Fue inocente la persona más joven ejecutada en 1944?

por Admin el 2 Octubre, 2011

en Otros temas

Es 1944, el mundo está en guerra, y la policía escolta a un niño de 14 años de edad a la cámara de ejecución. Apenas mide 1,57m y pesa sólo 47 kilos. Es tan bajito que tienen que apilarse gruesos diccionarios en el asiento de la silla eléctrica, para que al sentarse su cabeza llegue a la altura de los electrodos. Sus tobillos son tan delgados que los grilletes le quedan flojos sobre los pies.

Este joven estaba a punto de ser la persona más joven en ser ejecutada en la historia de los Estados Unidos.  Antes de que hubiera un Troy Davis, hubo un George Junius Stinney, Jr. y el estado de Carolina del Sur lo electrocutó.

Stinney fue acusado de asesinar a dos niñas jóvenes de raza blanca.  La mayor, Betty June Binnicker tenía once años de edad y Mary Emma Thames tenía 8 años. Las dos niñas desaparecieron un día después de que fueran en bicicleta para recolectar flores en el lado equivocado de los rieles en el pequeño poblado de clase obrera de Alcolu, en Carolina del Sur, donde blancos y negros vivían separados por las vías del ferrocarril. Las niñas desaparecieron y fueron encontradas muertas en una zanja, asesinadas con un pico del ferrocarril.

George Junius Stinney incluso fue parte del equipo de búsqueda y simplemente le dijo a un espectador, que ese mismo día él había visto a las niñas. Esa afirmación, fue suficiente causa probable para que la policía de Carolina del Sur detuviera a Stinney por el doble asesinato, a pesar de que, era inaudito que ese niño enclenque pudiera matar no a una, sino a dos chicas. A pesar de ello, la policía mantuvo a Stinney en la estación de policía durante horas de intenso interrogatorio, sin la presencia de ninguno de sus padres. Los informes sostienen que la policía le ofreció helados a Stinney si les confesaba que cometió el doble asesinato.

Stinney confesó. No hay registro escrito de su confesión en los archivos. No hay ninguna evidencia que vincule físicamente a Stinney con el asesinato. No hay ningún registro escrito de la auto inculpación de Stinney.

La falta de cualquier evidencia física o de registros policiales o de la corte es la razón por la que el abogado Steve McKenzie de South Carolina , quien contó la historia de Stinney a TheGrio, dijo que quiere volver a abrir el caso de la ejecución de George Junius Stinney, Jr. El abogado McKenzie dijo que cree que Stinney era inocente del asesinato y "sin los archivos de la investigación, sin transcripciones del juicio, sin ninguna confesión escrita, y sin nada que indique la culpabilidad," está claro que el juicio de Stinney y posterior ejecución, fue muy sospechoso en el mejor de los casos y en el peor, un hecho totalmente abominable de la justicia.

McKenzie espera que Ernest "Chip" Finney, el procurador del distrito del condado de Claredon en Carolina del Sur, estará de acuerdo en presentar una moción para reabrir el caso a finales de este año. McKenzie dice que cree que Stinney era un "blanco fácil" y fue utilizado como "chivo expiatorio" por la policía que quería encontrar de forma rápida e imputar a cualquier persona que pudiera relacionarla con los asesinatos.

Stinney era sospechoso, simplemente porque él mencionó que "vio" a las chicas al comenzar el día. "[Stinney] era un blanco fácil", dice McKenzie, pero el reto ahora es "cómo se exonera a alguien sin que haya absolutamente ninguna evidencia de que lo sindique o lo exonere? Sólo hubo una confesión forzada. La confesión no se hizo por escrito. [Fue] una confesión oral atestiguada por dos policías blancos y presentada a un jurado compuesto sólo por hombres blancos."

Eso ocurrió en Carolina del Sur en 1944, con un niño negro acusado, dos jóvenes víctimas blancas, y un jurado integrado pos hombres blancos. Stinney nunca tuvo una oportunidad.

La teoría de McKenzie es que si el abogado logra abrir el caso nuevamente, la ausencia total de pruebas exoneraran a Stinney por los asesinatos de una vez por todas.  "No debe ser sólo un excelente registro de los casos de ejecución", destacó McKenzie, y en este caso fue una anomalía en la que "no hay ninguna prueba de culpabilidad de Stinney.  Al niño negro le asignaron un abogado de oficio, con aspiraciones políticas, nombrado por el tribunal, un abogado que ni siquiera hizo una sola pregunta a algún testigo durante el juicio".

McKenzie también dice, que no está contra de la pena de muerte en general, pero que los menores no deben ser condenados a morir. "No creo que la pena de muerte sea algo malo ‘per se’. Hay casos en los que creo que se justifica. Hay algunas personas por ahí que sin importar qué cometen crímenes y no se les puede devolver a la sociedad. En algunos casos se justifica, como Charles Manson, Ted Bundy",

"Pero los adolescentes no deben ser ejecutados", dijo McKenzie a theGrio, y agregó que en ese caso Stinney fue un niño inocente, inducido injustamente a confesar un crimen que no cometió y por el cual fue ejecutado.

TheGrio: Was the youngest person ever executed innocent?


Artículo anterior:

Siguiente artículo: