Exploradores aficionados resuelven misterios de la Segunda Guerra Mundial en selvas de Malasia

por Admin el 6 Febrero, 2012

en Otros temas

Ellos caminan durante días a través de pantanos infestados de cocodrilos y trepan montañas en las selvas azotadas por las lluvias, pero los miembros del Grupo Histórico de Malaya no están buscando tesoros ni objetos antiguos. Lo que ellos hacen es buscar restos retorcidos y oxidados.

Durante la última década, los seis historiadores militares aficionados de Malasia han ayudado a localizar los lugares confirmados o sospechosos del impacto de 30 aviones de la Segunda Guerra Mundial – ayudando a los familiares a resolver la suerte corrida por más de 40 tripulaciones británicas y estadounidenses desaparecidas.

Casi 70 años después del fin de la guerra, por lo menos 100 aviones británicos y estadounidenses estrellados se cree que están dispersos en las selvas de la India, Tailandia y Malasia, junto con los restos de sus tripulaciones.

Además de luchar en las batallas por las Islas del Pacífico, las fuerzas aliadas emprendieron la guerra contra las fuerzas japonesas, cuyas conquistas regionales incluyeron las colonias que estaban previamente en poder de los británicos en Singapur y Malasia – entonces conocida como Malaya.

"Lo que hacemos es encontrar los restos que se encuentran en Malasia y ayudar a identificarlos de modo que los familiares pueden obtener la paz después de una espera de más de seis décadas", dijo el líder del grupo Shaharom Ahmad.

Shaharom, de 37 años, es un ingeniero técnico de la agencia estatal de noticias Bernama en Malasia.

Pero él y sus compañeros aficionados a la guerra han llevado a cabo 40 expediciones de fin de semana en la última década, en búsqueda de los restos de desaparecidos en aviones aliados que se estrellaron o fueron derribados.

Estos sitios "son una parte crucial de la historia de la guerra en el Pacífico", dijo el historiador militar Cristóbal McDermott, quien trabaja para el Comando Conjunto de Estadísticas de Prisioneros de Guerra y Desaparecidos de EE.UU., CCPC de sus siglas en inglés.

Dijo que al menos 550 estadounidenses se encuentran desaparecidos en las selvas y los mares del sudeste asiático como consecuencia de las incursiones aéreas, patrullas y misiones de transporte y de reconocimiento.

Encontrar los sitios de los impactos, añade, puede proporcionar "una identificación positiva para el retorno de los restos a las familias de los miembros del servicio que se encuentran desaparecidos."

Shaharom dice que las investigaciones que hace el grupo en los archivos británicos y estadounidenses señalan los restos de al menos 15 a 20 aviones aliados que todavía están por encontrarse en Malasia.

Siete de los sitios han sido descubiertos hasta ahora, pero no se conoce todavía el paradero de los otros.

Guiados por lo que sea, a menudo información incompleta que está disponible sobre la última ubicación del vuelo, los miembros del grupo buscan en sectores que recorren durante días, a menudo en la densa jungla.

Una vez encontrados, los sitios se dejan intactos, pero meticulosamente fotografiados y las imágenes se suben a su sitio web, mhg.mymalaya.com.

A partir de ahí, una red mundial de aficionados a la guerra con mentalidades similares valoran y analizan los hallazgos.

"En cuestión de días, a veces horas, somos capaces de identificar los restos e incluso encontrar a las familias de los pilotos desaparecido durante tantos años para decirles que los restos de sus seres queridos  han sido encontrado", dijo Shaharom.

Comenzó como un hobby en 1996, pero el trabajo del grupo pronto se convirtió en una pasión después de que los miembros fueron impulsados por las respuestas sinceras de las familias de los aviadores. Su trabajo está financiado por los miembros o por las donaciones privadas que pueden recolectar.

En un caso, en el 2009, el grupo identificó el accidente de un DC-3 de transporte de la Fuerza Aérea de EE.UU. que desapareció poco después de la guerra en el estado norteño de Perak durante un vuelo de rutina realizado en noviembre de 1945.

Sus restos fueron vistos por primera vez desde el aire en 1966, pero no se hizo nada hasta que los cazadores de Malasia encontraron el sitio y los familiares de los pilotos fueron contactados a través de Internet. El CCPC está planeando una excavación en 2013.

Sosteniendo un par de anteojos rotos de aviador que ayudaron a identificar los restos del avión estadounidense, Shaharom dice que el grupo ha hecho todo tipo de hallazgos.

"Hemos encontrado municiones sin explotar en los aviones, trenes de aterrizaje, incluso los restos de varios aviones japoneses, de los cuales hay 22 que se estrellaron aquí durante la guerra, y hay muchos más que siguen desaparecidos", dijo.

Mientras hablaba, Shaharom mostró un botón de metal con el logotipo de Mitsubishi y el número de serie. Salió del lugar del accidente de un bombardero japonés encontrado por el grupo y que ya ha sido identificado como parte del ataque inicial a Malaya del 08 de diciembre de 1941.

El grupo ha contactado a las autoridades japonesas sobre tales hallazgos, pero encontró poco interés en buscar la identificación.

Uno en particular, es un "desgarrador" hallazgo, donde se descubrieron dos anillos, una daga y una parte de un reloj que se había derretido y fundido con el fuselaje del avión en el accidente de un avión británico, dijo.

"Saber que esos objetos eran de las personas que murieron en esos lugares fue muy conmovedor. Realmente nos conecta con esos guerreros", agregó Shaharom.

Proporcionar una sepultura digna a los restos de los muertos puede ser todo un desafío.

En 2006, en el centro del estado Negeri Sembilan, Shaharom y su equipo encontraron los restos de un bombardero Liberator B-24, de la Royal Air Force, estrellado en agosto de 1945, el cual según las investigaciones estaba llevando suministros para la Fuerza de Tarea 136, una unidad británica de Operaciones Especiales.

Los funcionarios británicos rechazaron inicialmente el descubrimiento, cediendo sólo después de que los exploradores mostraron el número de serie del motor.

Se negaron, sin embargo, a financiar la recuperación de los restos humanos. El grupo de Shaharom los  recuperó con la financiación privada en el año 2009.

Sue Raftree, funcionaria de una unidad británica del Ministerio de Defensa frente a estos cuestionamientos, dijo a la AFP que la política del gobierno británico es que "ellos no realizan búsquedas activas de restos y desalientan las exploraciones no oficiales", consideran que tales sitios son tumbas de guerra.

Sin embargo, los familiares de la tripulación insistió en que a los restos se le diera un entierro apropiado, y por eso están programados para ser enterrados en un cementerio militar de Malasia a principios del año que viene.

Estas demoras pueden poner en peligro los lugares de los accidentes, dice Shaharom, apuntando al lugar de  la caída de un caza japonés encontrado por la población local en el estado norteño de Kedah en el año 2001.

"Ellos sacaron al piloto, cortaron el avión en pedazos y lo vendieron como chatarra. Esta es nuestra preocupación".

yahoo News: Malaysian jungle adventurers solve WWII mysteries


Artículo anterior:

Siguiente artículo: