Estrategia de Guerra Aliada

por Admin el 12 Julio, 2006

en Otros temas

La estrategia de guerra llevada a cabo por los Aliados no fue consecuencia de un acuerdo tácito entre Gran Bretaña y Estados Unidos, sino al fruto de una serie de discusiones sobre la forma como debía conducirse.  Gran Bretaña comenzó prácticamente sola la guerra contra Alemania.  Es cierto que recibió apoyo y ayuda material de Estados Unidos, pero su único aliado en 1939 fue Francia, que en 1940 capituló y se convirtió en neutral.  Los Países Bajos con intereses comunes con Gran Bretaña, no tenían el poder militar, ni siquiera marítimo, para hacer inclinar la balanza en contra de los tres poderosos enemigos: Alemania, Italia y Japón.

En 1941, cuando Alemania invadió la Unión Soviética, Gran Bretaña le prestó toda la ayuda posible, pese a las enormes diferencias políticas entre ambos países.  Después de Pearl Harbor, con la entrada de Estados Unidos en guerra, la situación cambió radicalmente.

En principio a los tres aliados sólo les unía el objetivo común y en el caso de Estados Unidos y Gran Bretaña les unían intereses económicos en todo el mundo.  Mientras la Unión Soviética luchaba sola en su frente contra Alemania, aunque recibiendo una enorme ayuda material de sus aliados occidentales, Londres y Washington tenían que ponerse de acuerdo sobre cómo conducirían la estrategia de guerra.  La tarea no fue fácil, pues cada uno tenía sus propios conceptos y razones, para querer desarrollar los planes a su modo.  Eso llevó a discusiones no siempre amigables entre los mandos militares que defendían, cada quien, sus conceptos estratégicos según sus conveniencias y preferencias.

Pero Gran Bretaña tenía sólidas razones para querer imponer su criterio y no se trataba de un capricho, sino de la experiencia de 200 años de guerras coloniales.  Se puede asegurar, que todo comenzó con la “Armada Invencible”, tragedia para España debido a condiciones climáticas, que salvó a Gran Bretaña, aunque no todo fue producto de las circunstancias, porque el espionaje británico hizo su parte en España y Flandes.  Pero, a partir de entonces, Gran Bretaña comenzó a planificar sus estrategias mundiales que tendrían tres momentos de prueba: la Guerra de los Siete Años (que la llevaron a convertirse en una potencia mundial), las Guerras Napoleónicas (donde confirmó su estrategia) y la Primera Guerra Mundial (donde quedó comprobado que necesitaba de la ayuda de EEUU).

Basado en las Memorias del Almirante Nimitz, veremos cuáles eran los argumentos de las dos potencias en el artículo sobre la Estrategia de Guerra Aliada.
 


Artículo anterior:

Siguiente artículo: