Encuentro de Putin y Tusk en Katyn

por Admin el 7 Abril, 2010

en Otros temas

VARSOVIA – Miércoles 07-4-20010. En una acción sin precedentes, los primeros ministros de Rusia y Polonia se reúnen este miércoles para honrar la memoria de 22.000 oficiales polacos asesinados por los soviéticos en Katyn y en otros lugares durante la Segunda Guerra Mundial.

Vladimir Putin de Rusia y Donald Tusk de Polonia, presentarán también sus respetos a las víctimas soviéticas de las campañas de terror de la era estalinista enterradas junto a oficiales polacos en el bosque de Katyn, cerca de Smolensk, al oeste de Rusia.

Tras la invasión alemana y la entonces Unión Soviética a Polonia en 1939, la policía secreta soviética capturó a los oficiales polacos que fueron después masacrados. A pesar que los asesinatos fueron cometidos en varios lugares, el bosque de Katyn se ha convertido en el principal símbolo de los asesinatos.

Después de la guerra, Moscú siempre afirmó que la masacre fue llevada a cabo por los alemanes, pero en 1990 el líder soviético Mijail Gorbachov admitió que la Unión Soviética era el responsable.

El recuerdo de Katyn sigue siendo un tema doloroso en las relaciones ruso-polacas, que a menudo han sido tensas desde que Polonia se desembarazó del comunismo del dominio soviético en 1989, para unirse a la OTAN en 1999 y la UE en el 2004.

Después de las ceremonias en el cementerio de Katyn, Putin y Tusk celebrarán conversaciones cara a cara en las cercanías de Smolensk, durante una reunión de tarea conjunta sobre los “temas difíciles” en las relaciones bilaterales.

Entre los aspectos más conflictivos, está la decisión de Polonia de instalar los misiles Patriot de EEUU en su territorio y la posible participación de Varsovia en la nueva versión de un escudo antimisiles de EE.UU. Ambas decisiones son fuente de gran preocupación para el Kremlin.

Polonia, por su parte se ha opuesto al proyecto conjunto ruso-alemán Stream para construir un gasoducto de gas natural a través del fondo del mar Báltico, evitando así cruzar el territorio polaco.

Varsovia ve esto como una amenaza para su seguridad energética, por no mencionar la pérdida de ingresos por el tránsito de gas por su territorio.


Artículo anterior:

Siguiente artículo: