El Plan alemán de 1937 para construir el estadio más grande del mundo

por Admin el 19 Octubre, 2012

en Otros temas

Hace setenta y cinco años, Adolf Hitler puso la primera piedra en Nuremberg para lo que iba a ser el estadio más grande del mundo. Nunca fue terminado, pero una gigantesca tribuna fue erigida en una colina de Baviera a 40 kilómetros de distancia, sólo para probar la acústica y las líneas de visión. Los restos de hormigón dan muestra de la megalomanía de Hitler.

deutsche-stadion

Debe haber sido un día glorioso para el pequeño pueblo de Achtel, en Hirschbachtal, no lejos de la sureña ciudad alemana de Nuremberg. El propio Adolf Hitler había concedido el honor de su presencia junto con su arquitecto Albert Speer y varios funcionarios de alta jerarquía del Partido Nacionalsocialista. Los fotógrafos no pudieron lograr suficientes imágenes de lo que pensaron que se convertiría en un magnífico momento en la historia. La delegación de alto nivel llegó para inspeccionar el sitio de la construcción masiva en una colina local — que había comenzado a tomar forma en los últimos meses — y que radicalmente parecía fuera de lugar.

Pequeños y desorientados, es cómo los visitantes debían sentirse ante la construcción que se estaba levantando. El propio Hitler se refirió a ella como "palabras de piedra", añadiendo, que iba a ser más fuerte que cualquier cosa sobre la que nunca antes se hubiera hablado.

Varios meses antes de su visita a Achtel, el 09 de septiembre de 1937, el líder alemán puso la primera piedra de lo que esperaba se convertiría en el "estadio más grande del mundo". La ceremonia tuvo lugar como parte de los festejos del Congreso del Partido del Reich — que se celebraba cada año en Nuremberg en el aniversario del fallido Putsch de 1923. Y el estadio iba a ser construido en Nuremberg. Con motivo de la celebración de la puesta de la primera piedra, Hitler presentó una maqueta de dos metros de altura de la planificada construcción frente a 24.000 personas. El estadio tendría cabida para más de 400.000 espectadores. Las excavaciones para los cimientos comenzaron en 1938, pero no pasaron de eso. La construcción en Nuremberg fue abandonada un año más tarde debido al estallido de la Segunda Guerra Mundial.

Pero aún así los obreros continuaron trabajando en el estadio, pero no en Nuremberg. A unos 40 kilómetros de distancia, en Achtel, fueron levantados cinco niveles de graderías del estadio, suficientes para dar cabida a unos 40.000 espectadores, cerca de una décima parte de la capacidad prevista. Los niveles fueron una prueba para lo que se esperaba, se convertiría en el "Deutsche Stadion", o Estadio Alemán y fueron construidos, a una escala de tamaño natural, entre 1937 y 1938.

Cuatrocientos trabajadores trabajaron durante 18 meses en las graderías de prueba. Tuvieron que limpiar la ladera de una colina, que tenía la misma inclinación que la que tendrían las graderías del estadio planificado. A continuación, fue vertido el cemento para los cimientos y muros de contención para un total de cinco niveles de asientos. Finalmente, se construyeron tribunas de madera con dos diferentes ángulos de inclinación — 27,2 y 30 grados respectivamente. Por último fueron construidas, las dos graderías en secciones de 27 metros de ancho, 76.6 metros de profundidad y 82 metros de altura — custodiados por las tropas SS las 24 horas del día.

Cuando la sección de prueba estuvo lista, el 21 de marzo de 1938, Hitler, Speer y otros funcionarios de alta jerarquía llegaron para la inspección. De hecho, todo el esfuerzo fue únicamente para que Hitler y el arquitecto Speer pudieran constatar las líneas de vista y acústica que sería ofrecida en el estadio final una vez completado.

"Este edificio permanecerá por siglos a partir de ahora"

En el campo al pie de las graderías, unidades de la Reicharbeitsdienst, o servicio de trabajo del Reich, llevaron a cabo ejercicios de gimnasia. ¿Cuánto pudo ver la audiencia, sentada en los niveles superiores de las gradas a unos 80 metros de altura?  Eso sigue siendo un asunto de especulación. De cualquier forma, Speer señaló vagamente después de la inspección que él encontró que el resultado fue "más positivo" que lo que él había esperado.

Antes de la construcción, el arquitecto le había señalado a Hitler que las medidas de las canchas no coincidían con las dimensiones olímpicas oficiales. Pero Hitler despreocupado replicó: "eso es totalmente irrelevante. Los Juegos Olímpicos de 1940 tendrán lugar en Tokio. Pero después de eso se celebrarán para toda la eternidad en Alemania — y en este estadio. Y somos nosotros los que determinaremos cuánto mide el campo deportivo". El plan era que el estadio alemán estuviera terminado a tiempo para el Congreso del partido de Reich de 1945.

El diseño de Speer se inspiró en el antiguo estadio griego en el yacimiento arqueológico de Olimpia que había visitado en 1935. Sin embargo, a diferencia del de Grecia, el estadio de Nuremberg estaría ubicado en terreno plano, en lugar de seguir los contornos del terreno.

El "Deutsche Stadion" habría tenido alrededor de 800 metros de largo y 450 metros de ancho, y su fachada exterior alcanzaría los 90 metros de altura. Varios ascensores de alta velocidad habría llevado a los espectadores a los niveles superiores. Dos gigantescas Torres estarían situadas en uno los extremos de la herradura que formaba la construcción, proporcionando perchas para enormes águilas con envergaduras de ala de 15 metros. En sus memorias, Speer dijo que había discutido los costos del proyecto con Hitler, que no había mostrado reservas al respecto. "Eso es menos que dos acorazados de la clase de Bismarck. Toma en cuenta cuán rápidamente un buque acorazado puede ser destruido y si sobrevive,  de todas formas se convierte en chatarra en 10 años", dijo Hitler. "Pero este edificio seguirá en pie por  siglos a partir de ahora".

Dura lucha

Cuando estalló la guerra, los trabajos de construcción en el sitio de prueba en Hirschbachtal fueron detenidos. Sólo los guardias de la SS se mantuvieron en el sitio. El 21 de abril de 1945, el informe de guerra de la Wehrmacht decía que los intensos combates estaba ocurriendo alrededor de la tribuna de  prueba del Deutsche Stadion. En los días finales de la guerra, el pueblo de Achtel fue casi totalmente destruido porque un puñado de hombres resistieron ferozmente a los avances estadounidenses.

Cuando el pueblo fue reconstruido después de la guerra, la madera del estadio de prueba fue usada como material de construcción. Los habitantes de Achtel desmontaron el edificio que les trajo la destrucción. A medida que pasaron los años, la  naturaleza comenzó a reclamar la ladera de la colina. Cuando un estudiante de historia de Nuremberg llegó a Achtel en busca de la tribuna en la década de 1980, nadie quería recordarlo — a pesar de que todavía la llaman "La Montaña del Estadio". Actualmente, los pilares de hormigón y enormes muros que recorren ladera están totalmente descuidados y apenas visibles.

Las reliquias fueron puestas al descubierto y desde el 2002 se han colocado bajo la ley de protección de monumentos. Árboles de pino se interponen entre ellos pero todavía transmiten la megalomanía detrás de este proyecto de construcción masiva. En Nuremberg, el único recordatorio del "Deutsche Stadion" es el denominado Lago de Silbersee, el foso de la antigua construcción que desde hace mucho tiempo se ha llenado con agua.

Por Katja Sebald

Der Spiegel: Ver fotos
Artículo en Der Spiegel: The Nazi Plan to Build World’s Biggest Stadium


Artículo anterior:

Siguiente artículo: