El legado de la Segunda Guerra Mundial en India

por Admin el 21 Enero, 2018

en Otros temas

Por Diya Gupta – The Conversation – Durante la invasión Aliada de Italia a principios de septiembre de 1943, un teniente Indio escribió una carta a sus seres queridos.

“Aquí estoy escribiendo esto en el medio de una de las noches más destacadas de esta guerra. Amor, estoy seguro de que al momento de recibir esta carta vas a poder adivinar correctamente el lugar donde yo estoy. Apuesto a que podrás transportarte aquí por un solo minuto… Oh! esto es terrible. Pero en medio de esta conmoción, me siento aquí, sobre mi mochila y garabateo estas pocas líneas porque yo realmente no sé cuándo voy a poder escribirte la próxima vez.”

El teniente formó parte del más grande ejército de voluntarios en el mundo, un contingente de 2,5 millones de hombres de la India entonces no dividida – lo que hoy es la India, Pakistán y Bangladesh – que sirvió a los británicos durante la Segunda Guerra Mundial. Ellos estaban luchando por Gran Bretaña en un momento en que la lucha por la libertad de la India del dominio británico estaba en la cúspide.

Las dos guerras mundiales son recordadas el 12 de noviembre en el Reino Unido con dos minutos de silencio, con servicios religiosos y la colocación de coronas de flores. Tal práctica conmemorativa está encaminada hacia "la contribución de los británicos y de los militares y civiles de la Mancomunidad Británica, hombres y mujeres". Pero el uso del término "Mancomunidad" resalta sobre el legado imperial entrelazado en ese esfuerzo de guerra.

La memoria de los británicos sobre la Segunda Guerra Mundial, con sus 60 millones de muertos por ambos lados, se enmarca a través de varias grandes narrativas personales y pérdidas de familiares: la batalla contra el fascismo y la negativa a rendirse del Reino Unido, además del impacto transformador en la geopolítica europea. Pero hay costuras olvidadas en esa tela que es la historia, más allá de estos eurocéntricos puntos de referencia: esta fue una guerra mundial, y las experiencias bajo el colonialismo británico y del Imperio están entretejidas en esa tela. Como el historiador Yasmin Khan ha puntualizado: "Gran Bretaña no luchó en la Segunda Guerra Mundial, fue el Imperio Británico que lo hizo." Los servicios recordatorios de hoy evitan interrogar ese pasado colonial y lo que significa la magnitud de la experiencia de guerra para India.

El tiempo de la resistencia

La participación de India en la guerra comenzó con el envío de cuatro compañías de mulas a Francia para apoyar a las Fuerzas Expedicionarias Británicas en septiembre de 1939. El entonces virrey de la India, señor Linlithgow, no consultó al floreciente liderazgo de la India antes de hacerlo. Esta antidemocrática inclusión en la Segunda Guerra Mundial llevó al alzamiento de Mahatma Gandhi en 1942 con el movimiento "Salgan de la India", agitaciones masivas en contra de 200 años de dominio británico – que fue suprimido con un brutal uso de la fuerza de los militares británicos, incluso disparando a civiles y dando palizas públicas.

En la década de 1940, en la India, a diferencia de en Gran Bretaña, la conscripción militar nunca se introdujo. El alistamiento fue, por tanto, de carácter voluntario, y a los nuevos reclutas aparentemente se les otorgaba el poder de elegir si deseaban inscribirse para ir a la guerra. El Imperio Británico, sin embargo, necesitaba hombres con urgencia, y por tanto los requisitos para el alistamiento eran bastante relajados, incluyendo la aceptación de la falta de peso y la anemia de los solicitantes – los más desesperados en encontrar un ingreso estable.

La respuesta de India a la guerra fue amplia y compleja, como lo revelan las cartas de los soldados en el frente de batalla a sus seres queridos. Aunque fueron muchas las cartas respetuosas con el Imperio Británico como proveedor económico, otras revelan una conciencia de la enorme alza inflacionaria de la guerra en la economía de la India, con la gente común sufriendo la elevación de los precios de los alimentos y artículos esenciales.

Un "empleado havildar" o sargento de la Royal Indian Army Service Corps escribió a su casa en mayo de 1943:

“Sabemos que todo ha subido de precio en nuestra patria. Se ha escrito que no hay tela disponible por menos de una rupia por la yarda. Nosotros los que ganamos algo podemos arreglárnosla de una manera o de otra, pero los pobres tienen que sufrir mucho. Pero ¿qué se puede hacer? ¿Qué poder debemos tener para hacer algo?”

La carta, que se conserva en los archivos de la Biblioteca Británica que estoy investigando, destaca la desesperación psicológica del soldado de ser un desafortunado espectador desde los frentes de batalla en el extranjero, del hambre y necesidades en su tierra natal. Más de 3 millones de personas murieron por la Hambruna de Bengala de 1943, propiciada por el hombre, a través de una combinación de hambre y enfermedades asociadas como el cólera, la diarrea y la disentería.

La hambruna se podría haber evitado, si las exportaciones de alimentos a gran escala de la India no se hubiera enviado a los teatros de guerra y si la ayuda (al pueblo indio) hubiera llegado a tiempo.

La Segunda Guerra Mundial también se convirtió en una oportunidad para la resistencia armada contra la dominación británica en la India, encabezada por el carismático Subhas Chandra Bose. La Legión India en Alemania y el Ejército Nacional Indio, en el controlado Este de Asia por Japón, formados a partir de los prisioneros de guerra pertenecientes al Ejército Imperial de la India y de los expatriados de las comunidades indígenas, que fueron persuadidos para luchar contra los británicos para asegurar su independencia. Perdieron la guerra, pero fueron aclamados por la población india como héroes.

Un legado complejo

La historia de la participación de la India en la Segunda Guerra Mundial ha dejado un legado difícil y a veces pesado de llevar, tanto en el Reino Unido como en el subcontinente Indio. Las conmemoraciones actuales en el Reino Unido no capturan esta complejidad ni nos animan a pensar críticamente acerca de las narraciones oficiales sobre la guerra.

En la India, la conmemoración oficial de la Segunda Guerra Mundial sigue siendo un tema controvertido, ya que es un recordatorio del pasado colonial, aunque se están haciendo esfuerzos para cambiar esta falta de participación pública en las conmemoraciones. En mis entrevistas a los sobrevivientes y los miembros de su familia en la India, he encontrado que muchos han mantenido el recuerdo de la guerra en privado, a través de los viejos uniformes, los objetos del campo de batalla, empolvadas fotografías y relatos en conversaciones.

Las cartas que yo estoy estudiando, también, evocan las variadas experiencias personales de las tropas coloniales: la nostalgia y el anhelo, la vida en el desierto, el entretenimiento proporcionado por el cinema móvil de la India, el recuerdo de las alegrías de comer en una "bada khana" (enorme fiesta) y la molesta falta de cigarrillos. Estos relatos documentan la inmediatez de su experiencia en la guerra. Más que silencios y ofrendas, las narrativas traen a los largamente olvidados soldados indios de regreso de la Segunda Guerra Mundial y profundizan nuestra comprensión de una historia global de terrible violencia.

La autora, Diya Gupta es investigadora PHD en el Departamento de Inglés en el King’s College de Londres.

The Conversation: Why remembrance of Indian soldiers who fought for the British in World War II is so political


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

{ 0 comentarios… añadir uno ahora }

Escribir un comentario

Nota: Para evitar el spam, los comentarios son moderados antes de ser publicados.

*