Durante la Segunda Guerra Mundial Alemania hizo secretamente las armas del futuro

por Admin el 8 Septiembre, 2015

en Otros temas

Esta semana se conmemoró el 76 aniversario de la invasión alemana de Polonia y el comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

nazi-march

Los ingenieros alemanes hicieron desarrollos tecnológicos que fueron innovadores y muy adelantados a su tiempo, fabricando de armas como los Cañones Sónicos, pistolas de Rayos-X y misiles crucero.

La revista Weapons de la Segunda Guerra Mundial ha expuesto algunas de las armas secretas de Alemania, en su edición de otoño de 2015.

La Fritz X, una de las bombas alemanas más secretas, es ampliamente considerada como la predecesora de la bomba inteligente de hoy.

FRITZ-X

La bomba planeadora era radio guiada y llevaba a más de 350 kilos de explosivos. Era capaz de golpear blancos fuertemente protegidos como acorazados y cruceros pesados.

Podía penetrar blindajes de 70 cm de espesor y podía lanzarse desde 20.000 pies de altura, lo que significa que podría mantenerse fuera del alcance de la artillería antiaérea de esa época.

El bombardero "ala voladora" fue diseñado para llevar una tonelada de armamento mientras volaba a 49.000 pies sobre el nivel del suelo y viajar a velocidades cercanas a los 1000 kilómetros por hora.

Horten-Ho

El Horten Ho 229, avión que voló por primera vez en 1944 fue la primera nave Stealth del mundo, capaz de evadir la detección del radar y estaba equipado con motores turborreactor dobles, dos cañones y cohetes R4M.

Los alemanes asignaron medio millón de marcos alemanes para la fabricación del avión que ha servido de modelo para los modernos aviones Stealth como el bombardero estadounidense Northrop Gruman B-2.

La mina sobre orugas Goliat, conocida como "tanque escarabajo" para los aliados, fue controlado con un joystick y accionado por motores eléctricos o quemadores de gas.

Los tanques miniatura podían llevar entre 70 y 100 kilos de explosivos y fueron utilizados para cruzar campos minados y atacar fortificaciones o vehículos pesados. Esta innovación alemana marcó el camino para las armas controladas por radio de hoy.

El Messerschmitt Me 163 Komet, fue un avión cohete capaz de volar a hasta 1120 kilómetros por hora, fue el avión más rápido de la guerra por una diferencia de más de 400 kilómetros por hora.

La inmensa velocidad del avión estaba por delante de todos sus competidores, de hecho, era lo suficientemente rápido como para evitar a los artilleros aliados pero fue también demasiado rápido para asestar con precisión a los aviones aliados.

The Independent: Hitler secretly made the weapons of the future during the Second World War


Artículo anterior:

Siguiente artículo: