Doolittle es recordado por bombardeo a Tokio luego de Pearl Harbor

por Admin el 6 Diciembre, 2011

en Otros temas

Casi 70 años después de que Estados Unidos realizó un sorpresivo bombardeo sobre Japón que causó muy poco daño físico, pero levantó el ánimo de la nación golpeada en Pearl Harbor, Thomas Griffin disfruta con el papel que jugó ese día como navegante en uno de los B-25 de Doolittle.

"Era arriesgado, pero todos queríamos hacerlo", dijo Griffin. "Todo el mundo estaba listo para ir después de lo que pasó en Pearl Harbor."

Bombardeo de Tokio por Doolittle

Realizado sólo cuatro meses después de que la Armada Imperial Japonesa atacó la Flota del Pacífico de EEUU en Pearl Harbor, y que dejó las defensas en las Filipinas en ruinas, el ataque del 18 de abril de 1942, a las islas de Japón, impactó al mundo en guerra.

Griffin, de 96 años, y que ahora vive en Cincinnati, más otros tres sobrevivientes de la incursión se presentarán del miércoles al viernes, en un simposio en el National World War II Museum centrado en la respuesta estadounidense al ataque del 7 de diciembre 1941, en Pearl Harbor.

"El bombardeo de Pearl Harbor conmovió al país", dijo el presidente del museo Gordon "Nick" Mueller. "Sin embargo, rápidamente se convirtió en un gigantesco esfuerzo para responder al ataque. Antes de eso el país se había centrado en la guerra en Europa. Después de eso el esfuerzo incluyó al Japón".

En un discurso ante el Congreso, el 8 de diciembre de 1941, el presidente Franklin D. Roosevelt condenó lo que llamó "el día de la infamia", e hizo un llamado a un país reacio a la guerra. Una semana después,  Estados Unidos también estaba formalmente en guerra contra Alemania.

La conferencia en el museo de Nueva Orleans se enfoca en el primer año de la intervención estadounidense en la guerra en el Pacífico, donde una serie de victorias japonesas a principios de 1942, destruyó el poder de EE.UU. en las Filipinas, y persiguió a las fuerzas británicas y holandesas en las posesiones insulares de Asia.

Dieciocho historiadores de la Segunda Guerra Mundial, entre ellos Richard Frank, autor de "Guadalcanal: The Definitive Account of the Landmark Battle" y de "Downfall: The End of the Imperial Japanese Empire"; Takeo Iguchi, hijo de un diplomático japonés en Washington, que fue internado después del ataque a Pearl Harbor y que es autor del libro "Demystifying Pearl Harbor: A New Perspective from Japan" y Hugh Ambrose, autor de "The Pacific", el libro best seller que acompaña a la mini-serie de HBO, llevarán a cabo sendos seminarios.

"Fue planificado para las personas que forman parte de la población históricamente conocedora e interesados en la guerra, no para otros historiadores", dijo Allan Millett, profesor de historia de Ambrose y director del Centro Eisenhower para Estudios Estadounidenses de la Universidad de Nueva Orleans.

Entre los oradores figuran los sobrevivientes de la incursión de Doolittle.

"Eso es realmente importante", dijo Millett. "Estas personas no estarán con nosotros por mucho tiempo más. Ya han pasado dos generaciones, tal vez tres, desde la guerra y en especial los veteranos que estuvieron en los primeros años de la guerra están desapareciendo".

El 18 de abril de 1942, el Teniente Coronel Jimmy Doolittle del Cuerpo Aéreo del Ejército, llevó 16 bombarderos North American B-25 desde la cubierta del portaaviones USS Hornet – una hazaña notable para su tiempo, que requirió un entrenamiento intenso y secreto. Cada avión llevaba una tripulación de cinco hombres, la gasolina extra y una modesta carga de bombas que lanzaron sobre Tokio y otros objetivos en las islas japonesas. La misión de alto secreto causó pocos daños, pero fue un golpe psicológico tremendo  para los japoneses, dijo el historiador y autor, Coronel CV Glines.

"Los japoneses habían dicho que su país estaba a salvo, que nadie podría atacarlo", dijo Glines, que formará parte de un panel en la conferencia. "Y fue una respuesta dramática que hizo mucho para ayudar a nuestro país a recuperarse del ataque a Pearl Harbor."

Los incursionistas tuvieron que lanzar su carga más lejos de la costa japonesa de lo previsto, después de que el grupo de tarea comandado por el vicealmirante William F. Halsey fuera descubierto antes de los previsto. Para los atacantes fue una misión sólo de ida – ya que no podían volver al portaaviones Hornet, que inmediatamente y a gran velocidad dio media vuelta con su grupo de trabajo después del lanzamiento.

Los aviadores esperaban bombardear sus objetivos, para luego aterrizar en China con la esperanza de poder ser trasladados fuera del área de ocupación de las tropas japonesas. Sin embargo, sólo un avión aterrizó – en la Unión Soviética – mientras que los otros se estrellaron o fueron abandonadas cuando se les acabó el combustible. Los soviéticos, que no estaban en guerra con Japón, internado a la tripulación por más de un año.

"Aterrizamos en una isla japonesa ocupada de la costa de China", dijo David Thatcher, de 90 años, de Missoula, Montana, que era un sargento en aquella época.

Él sólo perdió el conocimiento, pero el resto de la tripulación resultó herida de gravedad. Unos pescadores los encontraron y los llevaron a China, dijo Thatcher. Con su avión, llamado "The Ruptured Duck", y su tripulación, lograron escapar después del bombardeo, siendo después el tema del libro y la película "Treinta segundos sobre Tokio" protagonizada por Spencer Tracy como comandante de la misión Doolittle.

Sorprendentemente, las bajas fueron relativamente leves. Tres murieron en la acción, ocho fueron hechos prisioneros de guerra, tres de los presos fueron ejecutados y uno murió por enfermedad.

Griffin y sus compañeros de tripulación se lanzaron en paracaídas, ya que se quedaron sin gasolina.

"Nos lanzamos en medio de una gran tormenta en China", recordó Griffin. "Estaba completamente oscuro y llovía tanto que no se podían distinguir las puntas de las alas."

Un par de días después de que el avión cayó, algunos pobladores llevaron a Griffin para ver los restos del avión.

"Mi fama es que yo soy el único de la incursión Doolittle que consiguió recuperar su maleta con ropa después de la incursión", se rió Griffin. "Me veía muy bien vestido, pero el resto de los chicos parecían unos vagos todos sucios".

Cuando las noticias de ataque fueron dadas a conocer, Roosevelt se preguntó de dónde salieron los bombarderos, ya que Estados Unidos no tenía una base lo suficientemente cerca como para atacar a Japón. El presidente, estaba exaltado al saber, que para variar, al fin tenía una buenas noticias sobre la guerra, y dijo que los bombarderos "salieron de Shangri-La", el paraíso utópico de la popular novela y película "Horizontes Perdidos" de 1930.

Dos meses después, en junio de 1942, el USS Hornet de nuevo se lanzó al ataque en la batalla de Midway, donde los aviadores navales detuvieron el avance japonés en el Pacífico hundiendo a cuatro portaaviones con la pérdida de un portaaviones de EE.UU., el USS Yorktown.

AP / WPEC-CBS12.com: Doolittle raiders remembered for striking first blow after Pearl Harbor

Exordio:  Incursión aérea de Doolittle sobre Tokio (18-4-1942)


Artículo anterior:

Siguiente artículo: