Cómo la Segunda Guerra Mundial descolonizó África

por Admin el 28 Diciembre, 2017

en Otros temas

Por Profesor Geoffrey Rugege: La mayoría de los acontecimientos históricos tienen algunas consecuencias no previstas. Es en este sentido que la europea Segunda Guerra Mundial hizo una contribución a la descolonización y la liberación política de África.

En 1885, en la Conferencia de Berlín, los más poderosos colonizadores países europeos, Gran Bretaña, Francia, Alemania, España y Portugal, se dividieron el continente entre sí.

Sin embargo, la participación de África en las dos guerras mundiales ayudaron a impulsar la lucha por la independencia del dominio colonial. Esto fue en parte debido a que la participación de los africanos en estas guerras los expuso a las ideas de auto-determinación y a tener un gobierno independiente.

Las guerras destruyeron las economías de los países europeos. Al final de la Primera Guerra Mundial, los europeos se volvieron contra África para explotar sus minerales y agrícolas. El creciente interés en los minerales africanos los llevó a expandirse hacia el interior del Continente Negro. (Incluso hoy en día algunos países europeos no pueden sostener sus economías sin sus antiguos imperios europeos).

La minería y la riqueza mineral de África requería la reorganización de la dominación colonial, lo que significó que la autonomía de los jefes y reyes en África debía ser progresivamente disuelta para hacer espacio a una más directa forma de gobierno.

La situación colonial: La expropiación de las tierras de los africanos para entregárselas a los colonos europeos

La necesidad de riqueza agrícola requería la expropiación de las tierras de la población africana, transfiriéndosela al creciente número de europeos asentados en las colonias. Kenya y Zimbabwe (Rhodesia del Sur) son ejemplos de la expropiación indiscriminada de tierras.

La introducción de impuestos, como el impuesto a las cabañas y los impuestos personales a cada africano los forzó a trabajar para los colonizadores europeos porque los nuevos impuestos tenían que pagarlos en efectivo y no con ganado o los cultivos, como había sido la práctica anterior. A la explotación de los trabajadores africanos por parte de los empleadores europeos se añadió al creciente resentimiento entre la gente local.

Los gobiernos coloniales desarrollaron nuevos métodos de agricultura destinados a aumentar los ingresos recaudados de los agricultores africanos. Esto también impuso un cambio en los cultivos que antes fueron de subsistencia por cultivos comerciales como el café, el algodón y el té.

La gente se vio obligada a vender sus cultivos de café, algodón o té a precios bajos por intermedio de juntas de comercialización, a continuación, los comerciantes coloniales vendían esos productos al mercado internacional a un precio mucho más alto. De esta manera, las colonias les otorgaban ingentes beneficios a los colonizadores impidiéndoles a los campesinos africanos comercializar sus productos directamente en el mercado internacional. Como resultado, la gente comenzó a exigir el fin de la dominación colonial.

Los movimientos de resistencia, comenzaron a surgir en África. Con el creciente número de colonos en algunas colonias, la demanda de tierras y mano de obra aumentó las tensiones entre las autoridades coloniales y las comunidades europeas que se habían asentado en las colonias.

Más tierras fueron tomadas de los africanos y les  fueron entregadas a los europeos para establecer nuevos asentamientos. En respuesta a estos acontecimientos, algunos jefes organizaron rebeliones contra las autoridades coloniales.

El desarrollo de los partidos políticos

Otra respuesta a la transformación colonial fue la formación de partidos políticos. Estos fueron formados por pequeños grupos de africanos educados que residían principalmente en los nuevos pueblos coloniales que se formaban. Esos africanos fueron educados en escuelas misioneras.

Inicialmente, los  partidos no pretendían crear una masa de seguidores, sino presionar a sus respectivos gobiernos coloniales a reconocer los derechos civiles de los africanos y proteger y reconocer los derechos a la tierra de los africanos en las zonas rurales. En Buganda (parte de Uganda), el Gobierno bugandés mediante un fuerte lobby estaba en constante contacto con la oficina colonial en Londres informándoles acerca de los temas de la tierra.

La Segunda Guerra Mundial

Con esta situación colonial, para el momento que la guerra terminó,  las potencias europeas ya no podían mantener a sus imperios, porque estaban agotados, y empobrecidos. Francia había sido humillada por Alemania.

De repente, el mito de la invencibilidad europea fue desmitificada. Cuando la India obtuvo su independencia de los británicos en 1947, se estableció un precedente de desafío a la dominación británica y por lo tanto inspiró a muchos nacionalistas africanos.

Los soldados que se unieron el 7º Batallón de la King’s African Rifles (KAR) (Abaseveni) fueron enviados a la India y Birmania, y esas tropas fueron inspiradas por los soldados indios y birmanos, que eran compatriotas.

En este contexto, la Segunda Guerra Mundial, amplió el horizonte social en general y los horizontes políticos de los africanos,  no sólo a los ex soldados que habían servido en la guerra, sino a muchos otros civiles que se habían quedado atrás. La idea de escuchar las noticias del extranjero sobre la guerra por la radio, cobró impulso durante la guerra mundial.

Transferencia del poder, de Europa a Washington y Moscú

La Segunda Guerra Mundial también influyó en el espíritu de auto-gobierno y la auto-determinación, porque al final de ella el poder mundial no estaba más en Europa Occidental, sino que se había dividido entre Washington y Moscú (La División Este/Oeste).

Las dos superpotencias tenían una tradición de anti-imperialismo, a pesar de que ambos, los Estados Unidos y Rusia habían colonizado otros pueblos y también fueron Imperialistas. Sin embargo, la Unión Soviética y los Estados Unidos apoyaron a los movimientos nacionalistas que después de la Segunda Guerra Mundial, crearon presiones contra las potencias europeas para obligarlos a hacer concesiones a los nacionalistas africanos que luchaban por su independencia. Después de todo, los Estados Unidos habían combatido contra los británicos en una guerra por su independencia.

Para millones de africanos de todo el continente, la Segunda Guerra Mundial fue un importante modo de internacionalizar la experiencia. Al final muchos africanos estaban dispuestos a manifestarse por su libertad y su independencia.

La Segunda Guerra Mundial humanizó a los hombres blancos a los ojos de su camaradas africanos cuando lucharon juntos en el Cuerno de África, el Norte de África, Malasia y otros lugares. Los africanos fueron testigos cuando vieron el miedo del hombre blanco a la muerte bajo el fuego, lo que fue una revelación para muchos de los africanos, que previamente habían visto a los hombres blancos ser arrogantes cuando estaban al mando asumiendo posturas de ser una élite colonial.

Así, mientras que la imagen de los africanos fue humanizada al ser sacados de la ecuación como los demonios, los monos y los niños, la imagen del hombre blanco fue humanizada al ser derribada de la ecuación como los superhombres, los ángeles y los mismos dioses. Desde la Segunda Guerra Mundial también se luchó para defender la libertad, por lo tanto, los africanos capitalizaron la promoción de la campaña nacionalista contra los extranjeros y la dominación colonial.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los gobiernos coloniales, hicieron de ella su política para preparar a los africanos para el futuro auto-gobierno. Sin embargo, muchos de ellos no estaban dispuestos a ceder el poder a los pueblos africanos. La mayoría de los gobiernos europeos pensaban que la dominación colonial terminaría mucho más tarde o simplemente nunca terminaría. En las colonias como Angola, Mozambique, Argelia y Kenia, los africanos se vieron obligados a luchar en sangrientas guerras para ganar su independencia.

Como parte de la política de auto-gobierno de África, los gobiernos coloniales comenzaron a invertir en la educación y las escuelas coloniales. Esto se tradujo en un creciente número de jóvenes negros educados cuya movilidad social y política fue restringida por la dominación colonial. Estos números crecientes de élites educadas quedaron frustrados con la limitación de las posibilidades que se ejercían bajo el estado colonial. Estaban cada vez más impulsados a luchar por el fin de la dominación colonial. La autonomía se convirtió en el eslogan. Kwame Nkrumah, el primer Presidente de Ghana, capturó la aspiración a la autonomía con su popular eslogan: "Buscad primero el reino político, y todas las cosas os serán añadidas". Lo que quería decir era que la independencia del dominio colonial era la única manera de garantizar una vida mejor para todos los africanos.

Uno podría decir que la Segunda Guerra Mundial fue un suceso afortunado porque tenía la consecuencia no deseada de la liberación de África Colonial. ¿Cómo se pueden evitar las consecuencias no deseadas? Sólo la historia lo dirá.

New Times: How the Second World War decolonised Africa


Artículo anterior:

Siguiente artículo:

redhead Diciembre 28, 2017 a las 10:11

La frase es para enmarcarla: “Pedid la independencia. Todo lo demás, se os dará por añadidura”

Los comentarios están cerrados.