Caza A6M Cero de la Segunda Guerra Mundial que puede volar regresa a casa

por Admin el 6 Noviembre, 2014

en Otros temas

Una prolongada campaña de un emigrado japonés, para regresar a casa a uno de los pocos cazas Cero de la Segunda Guerra Mundial que todavía puede volar, concluyó con éxito. El avión fue finalmente recibido en Japón el 5 de noviembre.

zero

El Mitsubishi A6M Cero originalmente fue descubierto en la década de 1970 en Papua Nueva Guinea, donde las fuerzas aliadas y japonesas participaron en una intensa batalla hace unos 70 años. La aeronave fue comprada por un coleccionista estadounidense que lo restituyó a un estado aeronavegable después de reemplazar muchas de sus partes, así como volver a instalar su motor en Rusia.

El avión se encuentra ahora en la Prefectura de Kanagawa a la espera de ser reensamblado y si todo va bien, realizar un viaje al pasado en el cielo de su patria.

"El caza Cero fue el primero que mostró la destreza tecnológica de la artesanía japonesa al mundo," dijo Masahide Ishizuka, que compró el avión en el 2008. A los 53 años de edad, originario de la Prefectura de Tochigi, ahora reside en Nueva Zelanda.

El Mitsubishi A6M Cero fue la columna vertebral de la Armada Imperial Japonesa durante la Segunda Guerra Mundial. Se fabricaron unos 10.000 de esos cazas embarcados que fueron producidos por Mitsubishi Heavy Industries y Nakajima Aircraft entre 1940 y 1945.

El Cero se ganó una gran reputación como un caza casi invencible en las primeras etapas de la guerra, cuando no existían aviones aliados que pudieran equiparar su capacidad de combate y radio de acción.

Ishizuka se había propuesto regresar de vuelta a Japón su caza Cero durante mucho tiempo, pero no fue una tarea fácil. Los costos de mantenimiento de la aeronaves se estima en alrededor de 30 millones yenes ($262.000) anuales.

Sin embargo, finalmente su deseo se hizo realidad con la colaboración de más de 100 personas que ofrecieron su  apoyo financiero.

En el mundo, hay actualmente sólo cinco aviones Cero que pueden volar, los que hasta hace poco estaban todos en Estados Unidos.

La propiedad de Ishizuka llegó al puerto de Yokohama en septiembre, junto con el motor original encontrado en Papua Nueva Guinea.

Aunque las autoridades tanto japonesas como estadounidenses estaban preocupadas que el avión podría constituir una importación ilegal de armas y una exportación de aviones militares, respectivamente, mostraron documentos que el avión fue importado como un avión usado, y que ya no era un vehículo con capacidad militar. El cero fue admitido en Japón el 5 de noviembre, llegando a un almacén en Ayase, Prefectura de Kanagawa, en tres secciones.

Aún no ha sido decidido donde será ensamblado el avión. El próximo objetivo de Ishizuka es tener el avión volando sobre Japón otra vez en el año 2015, conmemorando el 70º aniversario del fin de la guerra. También planea darle mantenimiento al avión para mantenerlo aeronavegable.

Ishizuka tiene la esperanza de que alcanzará su objetivo, a pesar de que enfrenta una serie de obstáculos, incluyendo los costos y conseguir los permisos para ejecutar el proyecto.

"El caza Cero es un hito en la historia moderna de Japón", dijo Ishizuka. "No debemos olvidar la guerra si queremos seguir luchando por la paz."

El avión, aunque todavía no está ensamblado, estará en exhibición en el Super Arena de Saitama desde el 21 hasta el 24 de noviembre.

Asahi Shimbun: Victory, as airworthy Zero fighter returns home after 70-year hiatus


Artículo anterior:

Siguiente artículo: