Canopia del ‘último kamikaze Ryusei’ de la Segunda Guerra Mundial encontrado en Japón

por Admin el 30 Marzo, 2014

en Otros temas

NISHIKI, Prefectura de Kumamoto – Una canopia sin usar fue descubierta en la Prefectura de Kumamoto se ha confirmado de pertenecer al avión Aichi Ryusei B7A, un avión torpedero y bombardero en picada, utilizado en ataques kamikazes, por lo que es la única parte conocida de ese tipo de avión de la Segunda Guerra Mundial que existe en Japón.

canopy-ryusei

Grupos de ciudadanos locales anunciaron el hallazgo de la canopia o dosel el 23 de febrero y dijeron que  está casi intacto.

"La canopia tiene valor histórico como patrimonio aeronáutico de Japón y representa la trágica realidad de la guerra," dijo Shinichi Matsumoto, ex Presidente de la Kumamoto Sangyo Isan Kenkyukai (grupo de estudio del patrimonio industrial de Kumamoto).

El Ryusei, que sirvió en la Armada Imperial japonesa, se refiere algunas veces como el "último avión de ataque suicida" porque los registros navales muestran que dos aviones Ryusei partieron en misiones kamikazes el 15 de agosto de 1945, el día que Japón se rindió para poner fin a la guerra.

Fabricado principalmente de vidrio acrílico y duraluminio, las medidas del dosel son 4,1 metros de largo, 0,8 metros de ancho y 0,8 metros de altura. Sólo falta una de las seis partes que conforman el dosel. También están intactos mangos los tiradores de madera instalados en el interior.

La producción en masa de los Ryusei comenzó en abril de 1944. Los doseles para el Ryusei fueron fabricados en la antigua fábrica "Sanyo Koki Yatsushiro" en Yatsushiro, Prefectura de Kumamoto, que inició operaciones en 1943. Los doseles se instalaron en aviones de combate en la fábrica de la Marina en Omura, Prefectura de Nagasaki. Fueron puestos en servicio un total de cerca de 110 aviones Ryusei.

El dosel encontrado nunca llegó a la fábrica de Omura. Durante años se mantuvo en la casa de un hombre, ya fallecido, que trabajaba en la fábrica de Yatsushiro. Más tarde fue entregado a otro hombre que vivía en Yatsushiro.

Por unos dos años y medio, Matsumoto y Kazuo Takatani, de 59 años, director de Kumamoto no Senso Iseki Kenkyukai (grupo de estudio sobre restos de la guerra en Kumamoto), entrevistó a la gente implicada en la fabricación del dosel o canopia.

Los dos hombres también compararon la pieza encontrada con los planos originales del Ryusei y recibieron asesoría de expertos de la Asociación Aeronáutica de Japón (JAA), con sede en Tokio, antes de determinar que el dosel era uno perteneciente al Ryusei.

"La mayoría de los equipos de las fuerzas japonesas usados durante la guerra fueron destruidos. Por lo tanto, queda muy poco. El dosel descubierto es precioso, por haberse mantenido en buenas condiciones. Es valioso como un registro histórico sobre las tecnologías industriales japonesas de los años inmediatamente antes del final de la guerra," dijo Shigeyoshi Kanda, miembro de la JAA.

"Es un elemento valioso que puede ilustrar la importancia de la paz a los niños. Quiero que mucha gente venga a ver la canopia," dijo Kanji Yamashita, representante de Hitoyoshi-Kuma Senso Iseki wo Tsutaeru Network (red dedicada a dar a conocer el legado de la guerra en Hitoyoshi y Kuma).

El dosel se mantiene actualmente en Hitoyoshi bajo el cuidado de Matsumoto, quien recibe grupos de estudiantes de secundaria elemental y junior.

El único ejemplar conocido de un avión Aichi Ryusei B7A que queda en el mundo, se encuentra en el Smithsonian National Air and Space Museum de Washington.

Asahi: Canopy of ‘last kamikaze’ WWII fighter found in Kumamoto


Artículo anterior:

Siguiente artículo: