Bombas de la Segunda Guerra Mundial impiden desarrollo de parque eólico alemán

por Admin el 7 Noviembre, 2012

en Otros temas

Viejas municiones de la Segunda Guerra Mundial contaminan las aguas costeras alemanas. Su eliminación es peligrosa para los seres humanos y el medio ambiente. Las bombas sin estallar también retrasan la construcción de turbinas de energía eólica marina en aguas alemanas.

parque-eolico-aleman

Las olas de revientan suavemente en la playa de Norddeich. El pequeño y pintoresco pueblo del norte de Alemania es popular entre los turistas, pero pocos de ellos están conscientes de que bajo las olas, a pocos kilómetros de la playa, se encuentran enterradas bombas, minas terrestres y otras municiones sin estallar.

Toneladas de explosivos sin explotar

Según Bernd Scherer, quien es responsable de protección marina en el Ministerio del Medio Ambiente del estado Schleswig-Holstein, "Hay alrededor de 1,6 millones de toneladas de municiones en los mares de Alemania". El estado limita con el mar Báltico y el mar del Norte.

Cientos de miles de minas aéreas, bombas y explosivos sin detonar están enterrados en las aguas costeras de Alemania. La mayoría de ellos se han quedado oxidándose durante más de medio siglo.

Por lo menos 1,3 millones de toneladas de letales explosivos están enterrados en algún lugar en el mar del Norte.

Entre 1945 y 1948, una gran parte de estas armas fue vertida en el mar bajo la supervisión de las fuerzas británicas de ocupación.

"Después de la Segunda Guerra Mundial, el objetivo principal era deshacerse rápidamente de enormes cantidades de viejas municiones excedentes de los tiempos de guerra," dijo Scherer.

Todo tipos de barcos y embarcaciones fueron empleados para volcar municiones en el mar. Los arrastreros incluso privados llevaron bombas a áreas de destinadas como vertederos y eran pagados por cada viaje.

Las municiones antiguas plantean nuevos peligros

Durante décadas, los vertederos submarinos despertaban poco interés porque las aguas costeras eran consideradas convenientes vertederos para una amplia variedad de sustancias nocivas.

Pero ahora, las cosas están cambiando. Los parques eólicos aguas afuera son parte integral del programa de energía renovable del Gobierno alemán – y la munición enterrada está retrasando su construcción.

Boskalis Hirdes, una compañía internacional que dispone de municiones sin estallar, ha encontrado muchas más municiones sin detonar que lo originalmente esperado, según su director técnico, Jan Kölbel.

"Esperábamos unos 50 objetivos peligrosos en una ruta de más o menos de 45 kilómetros, y ahora nos encontramos con más de 2.000", dijo.

El personal de Kölbel está despejando la ruta para una operación de tendido de cable submarino a un parque eólico de la isla de Borkum en Frisia oriental. Los expertos esperan que el cable cruce una de las 18 supuestas áreas de vertederos, pero quedaron sorprendidos por la magnitud de la descarga existente en ella.

"De unos 600 objetivos, alrededor de 350 son municiones sin detonar", dijo Kölbel.

Espoletas sensibles

En agosto, el equipo de Kölbel había neutralizado una mina aérea de la Segunda Guerra Mundial en un banco de arena en el mar del Norte. En la mayoría de los casos, una detonación controlada es la única forma de eliminar viejas municiones.

"Debido a los fusibles instalados en este tipo de munición no existe ninguna posibilidad de moverlas", dijo de Kölbel. "Definitivamente tenemos que volarlos in situ".

Pero las detonaciones controladas tienen un enorme impacto en la vida marina. Marsopas, focas grises y focas comunes viven en esta parte del mar del Norte, dijo Peter Lienau, director de la Estación de Focas en Norddeich.

"Cuando se hace una detonación controlada bajo el agua obviamente no es nada bueno para los mamíferos", dijo, añadiendo que incluso por encima del nivel del agua, las detonaciones son peligrosas para los mamíferos marinos, especialmente durante ciertas épocas del año.

Cuando se detona munición durante la época de cría de la foca gris entre diciembre y enero o de la foca común entre junio y julio, puede causar que las madres huyan y abandonen a sus crías.

Directrices para  vertederos de municiones

Las detonaciones controladas pueden romperle los pulmones y los tímpanos a las focas dentro de un radio de cuatro kilómetros. Incluso a una distancia de 10 kilómetros las explosiones pueden dañar los oídos de los mamíferos marinos.

Los parques eólicos mar afuera proporcionarán un porcentaje considerable de la energía renovable en Alemania para  las próximas dos décadas. De la misma forma otros países están moviendo su producción de energía mar afuera y es probable que encuentren problemas similares.

Una coalición de organizaciones ambientalistas alemanas incluyendo el "Naturschutzbund Deutschland" (NABU) han emitido demandas de establecimiento de normas jurídicas para tratar los depósitos de municiones bajo el agua.

Actualmente no hay ninguna pauta oficial cuando se trata de explosiones controladas. El especialista de eliminación de explosivos, Kölbel, está de acuerdo con que esas directrices sería útiles.

"En este momento no tenemos ninguna regla general de este tipo," dijo. "Estamos trabajando en un ambiente cerrado sumamente sensible."

Explotar un mina in situ es muy difícil para nosotros porque tenemos que comprobar antes qué animales están en esa área del mar, y cómo podemos proteger esa áreas contra la detonación", agregó.

Deutsche Welle: WWII bombs impede German wind farm

Ver también:  Desechos tóxicos y de municiones sepultados en el mar 22-06-2006

Exordio: Desechos tóxicos y de municiones sepultados en el mar


Artículo anterior:

Siguiente artículo: