Beatificadas monjas asesinadas por los Chetniks en 1941

por Admin el 26 Septiembre, 2011

en Otros temas

SARAJEVO – El sábado, unas 20.000 personas asistieron a una ceremonia en Sarajevo por la beatificación de cinco monjas católicas asesinados por su fe en 1941, el penúltimo paso a su santidad.

"Para satisfacer la demanda del Arzobispo (de Sarajevo), Cardenal Vinko Puljic, el Santo Padre, permite que las cinco mártires del Drina… a partir de ahora pueden ser llamadas bienaventuradas", dijo el cardenal Angelo Amato, quien supervisa el proceso de canonización del Vaticano, que conduce a la santidad.

Tres cardenales y varias docenas de arzobispos y obispos, en su mayoría procedentes de Bosnia y su vecina, la firmemente católica Croacia, asistieron a la misa que atrajo a unos 20.000 fieles de todas partes de los Balcanes.

"Este es un gran acontecimiento para nuestra Iglesia. Es una peregrinación muy especial para mí", dijo Jelka Petric, de 61 años, quien viajó desde la ciudad sureña del litoral croata de Zadar para asistir a la ceremonia en un salón de deportes.

"Esta sala es la iglesia más grande de Bosnia en este momento", dijo a los presentes el cardenal Puljic.

El martirio de las monjas fue confirmado en enero por el Papa Benedicto XVI, quien dijo que las mujeres fueron asesinadas "por odio a sus creencias religiosas". La ceremonia de beatificación es el tercero de los cuatro pasos en el proceso de canonización.

Las cinco mujeres, Jula Ivanisevic, Leidenix Berchmana, Bojanc Krizina, Fabjan Antonija y Bernadeta Banja, con edades comprendidas entre 29 y 76 años, fueron asesinadas en diciembre de 1941, por los partisanos yugoslavos conocidos como los chetniks.

Las monjas, dos ciudadanas de Eslovenia, una croata, una austriaca y una húngara, eran miembros de las "Hijas de la Caridad Divina", fundada en Viena en 1868 por Franziska Lechner. La orden religiosa tenía escuelas y asilos para los pobres.

"Por su origen y su misión mostraron la apertura de un corazón cristiano que no reconoce límites humanos", dijo Puljic.

Las monjas fueron sacadas a la fuerza de su convento en Pale, cerca de Sarajevo, el 10 de diciembre de 1941, por los partisanos chetniks y llevadas a una base militar cerca de la ciudad oriental de Gorazde.

La mayor de las monjas fue asesinada en la víspera de Navidad. Las otros fueron encerradas en una habitación y violadas por los partisanos antes de ser asesinadas. Un sepulturero arrojó sus cuerpos al río Drina, razón por la cual se las conoce como las mártires del Drina.

Sus restos nunca fueron encontrados.

En el momento de su muerte, Bosnia formaba parte del estado croata independiente NDH (Nezavisna Drzava Hrvatska). La mayoría de los chetniks eran serbios que acusaron a la Iglesia católica croata de colaborar con el régimen pro alemán en Zagreb.

Erzdiözese Wien: Märtyrerinnen von der Drina" selig gesprochen


Artículo anterior:

Siguiente artículo: