Automovilismo y Grand Prix

por Admin el 29 Junio, 2007

en Otros temas

Circuito Avus en Berlin - 1939
Circuito Avus en Berlín – 1939.

Antes que comenzara la Segunda Guerra Mundial el automovilismo se convirtió en arena de competencia para las potencias mundiales. Cada país trataba de demostrar que era superior en el diseño de motores obteniendo marcas de velocidad sin precedentes, en la historia de la humanidad. Desde los 200 KPH de fines de la década de los 20 se lograron marcas superiores a los 500 KPH a fines de los 30.

El Grand Prix nació durante los años 20 como competencia de marcas basado en simples reglas que prácticamente sólo limitaban el peso del vehículo y el tamaño del motor. En 1928, las reglas de la Fédération Internationale de l’Automobile, cambiaron por presión de los fabricantes que buscaban que se adecuaran más a sus posibilidades y por que no, también a sus limitaciones. Alfa Romeo, Maserati y el ítalo-francés Bugatti dominaban las competencias. Las francesas Peugeot y Renault quedaron rezagadas a tal punto que cuando los pilotos franceses subieron al podio en 1936, lo hicieron conduciendo un Bugatti en el Grand Prix de París. Sólo repitieron honrosamente en 1937 con un Talbot.

Los esfuerzos por lograr mejores marcas rayan en lo anecdótico. En el Grand Prix, hasta los años 30, los vehículos eran pintados por colores designados a cada país, pero Daimler-Benz decidió no pintar su auto con el clásico color blanco para reducir el peso y nació el Mercedes bautizado como “Estrella de Plata”. Mercedes y Auto Union se adueñaron de los primeros lugares a mediados de los 30 cuando el gobierno Nacionalsocialista comenzó a financiar a la industria automotriz. Los italianos no se quedaron atrás y Mussolini creó el “Istituto de Recostruzione Industriale” para apoyar económicamente a los fabricantes de motores. Alfa Romeo fundó la Scuderia Ferrari, pero no lograron diseñar un auto que compitiera con los alemanes.

Como respuesta, tanto los italianos como franceses, crearon competencias de carros deportivos en varias categorías y además en Estados Unidos los fabricantes diseñaron autos que más parecían aviones terrestres para lograr altísimas velocidades.

Iniciada la guerra en Europa, el Grand Prix comenzó a desvanecerse. En Europa, prácticamente quedaron compitiendo solos, los alemanes e italianos, hasta que en 1940 la Mille Miglia italiana se corrió por última vez. Mercedes y Auto Union continuaron rivalizando en Alemania, estableciendo nuevas marcas mundiales de velocidad hasta que comenzó la guerra contra la Unión Soviética. Estados Unidos siguió con las competencias locales hasta 1941 y se lograron marcas absolutas de velocidad, que superaron los 600 KPH, con bólidos que más parecían aviones.

Corto relato sobre el Automovilismo y Grand Prix antes de la guerra mundial.


Artículo anterior:

Siguiente artículo: