Ante posible cierre de la Base Futenma, Filipinas puede reabrir bases militares de EE.UU.

por Admin el 16 Febrero, 2012

en Otros temas

Las bases militares estadounidenses podrían ser reabiertas en las Filipinas bajo el Gobierno del Presidente Aquino, a pesar de que la Constitución de 1987 prohíbe la existencia de bases militares extranjeras en el país.

Se está haciendo mediante leguleyadas que eluden el mandato constitucional sobre bases militares.

Estados Unidos está considerando la transferencia de algunos miles de soldados estadounidenses estacionados en Okinawa a Filipinas en la medida que Washington reduce su presencia militar en la isla japonesa, donde los residentes han pedido el cierre de su gran base militar.

Las bases militares de EE.UU en Filipinas existieron desde antes de la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, se mantuvieron activas y jugaron un papel importante durante la guerra de Vietnam las bases Clark y Subic, y hasta 1991, cuando las fuerzas estadounidenses se retiraron. Por mandato constitucional no pueden existir bases militares extranjeras en territorio filipino, pero sí se permite el tránsito o las visitas de fuerzas militares de Estados Unidos, no su permanencia.

Washington ha rechazado un plan de transferencia inicial y ahora planea mover sólo 4.700 de unos 8.000 Marines de Okinawa a una nueva base en el territorio de Guam. El resto de los Marines podrían rotarse en Australia y posiblemente en Hawaii y las Filipinas, informó el miércoles la agencia de noticias japonesa Kyodo.

"Acabamos de desarrollar un acuerdo con Australia para hacer una rotación de presencia allí. Estamos trabajando con Filipinas para ojalá llegar a un acuerdo similar, dijo Kyodo citando las palabras del Secretario de defensa León Panetta en una audiencia ante el Comité de Servicios Armados del Senado.

Funcionarios estadounidenses han anunciado planes para desplegar contingentes de marinos en el norte de Australia, atracar buques en Singapur, intensificar ejercicios militares conjuntos y visitas de buques a Filipinas como parte de los esfuerzos de EE.UU. para reafirmar su presencia militar en el Pacífico Occidental para contrarrestar el dominio de China.

El Secretario de Relaciones Exteriores Albert Rosario ha dicho que Estados Unidos también puede rotar las tropas adicionales en Filipinas pero no dio otros detalles como ambos lados discutirán la asistencia militar estadounidense adicional a las Filipinas en medio de la lenta escalada de disputas territoriales con China en el mar de China Meridional.

El mar de China meridional o Mar Occidental de Filipinas se convirtió recientemente en un tira y afloja de tierra para una China que avanza y un EE.UU que intenta regresar después de darse cuenta cuán rápidamente perdió la ventaja estratégica y el estricto control una vez ejercido sobre la región cuando dio un paso atrás y centró su atención en Irak y Afganistán.

China, que prefiere las negociaciones bilaterales con otros países para resolver reclamos territoriales de larga data, rechaza cualquier intento de discutir las disputas en un foro multilateral con la participación de países que no son reclamantes, especialmente Estados Unidos, que al que considera con recelo.

Las reclamaciones superpuestas se extienden a cada uno de los territorios de los reclamantes, más allá de sus costas para cubrir tramos de mar que son ricos en peces y recursos marinos. China, junto con Taiwán, albergan los reclamos más ambiciosos, que cubren prácticamente todo el mar de la región, aunque no han detallado los límites y la base de los reclamos, aparte de citar ambiguos "títulos históricos".

Manila mantiene la posición de que todos los reclamantes deben adherirse al derecho internacional, tales como la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (CNUDM), para resolver las disputas.

Las tensiones aumentaron el año pasado cuando Filipinas y Vietnam acusaron a China de incursionar en sus respectivos territorios, hostigando a sus pescadores y saboteando las exploraciones de petróleo en sus aguas frente al mar de China meridional.

Esto llevó a Filipinas, cuyo ejército está entre los más débiles en la región, a mirar hacia Estados Unidos, para mejorar su capacidad de defensa para poder proteger sus aguas territoriales en o cerca de las zonas en disputa.

The Daily Tribune: US bases return seen as Okinawa base closes


Artículo anterior:

Siguiente artículo: