¿Amenaza el naufragio del SS Richard Montgomery al Aeropuerto en el Támesis?

por Admin el 28 Junio, 2013

en Otros temas

Al aproximarse la fecha límite para la presentación de propuestas de revisión de la futura política aeroportuaria, ¿es un buque hundido de la Segunda Guerra Mundial, todavía cargado con explosivos, la mayor amenaza para quienes desean construir un aeropuerto en el estuario del Támesis?

ss_montgomery

Tres mástiles visibles por encima de la línea de flotación señalan la amenazante presencia de un naufragio – repleto de bombas de la guerra – que se encuentra descansando en un banco de arena en una transitada ruta de navegación.

El SS Richard Montgomery, un buque de carga construido en Florida para llevar suministros vitales para el esfuerzo de guerra, se encontraba anclado en Sheerness, Kent, cuando encalló y se partió en dos en 1944.

Por casi 70 años se encuentra descansando en un banco de arena con 1.400 toneladas de explosivos a bordo, es monitoreado las 24 horas al día por las autoridades portuarias y protegido por una zona de exclusión de 500 metros.

Sucesivos gobiernos han lidiado con el problema sobre qué hacer con los restos del naufragio, que se encuentra en aguas poco profundas (15 metros) a unos 2km de la costa.

Aeropuerto flotante

Pero el tema de su seguridad ha sido traído a colación en el debate sobre el futuro de la política de aviación de Gran Bretaña – y la posible construcción a unos 2,4 km, de un aeropuerto que podría casi triplicar la cantidad de pasajeros que maneja Heathrow.

La Agencia Marítima y Guardacostas (MCA) insiste en que el naufragio se administra con seguridad y es remota la posibilidad de una explosión, pero otros tienen preocupaciones por el deterioro, una colisión de otro buque o un ataque terrorista que podría detonar su carga.

Una comisión presidida por el ex jefe del Financial Services Authority (FSA) Sir Howard Davies considerará una serie de opciones para ampliar la capacidad del aeropuerto en el sureste del país y el informe debe entregarse en el año 2015.

Han habido tres planes diferentes presentados recientemente para construir aeropuertos en el estuario del Támesis, incluido un aeropuerto flotante diseñado por los arquitectos de la firma Gensler.

Otro plan conocido como la Isla Boris fue respaldado por el alcalde de Londres, y hay una propuesta para un aeropuerto Hub en la Isla de Grain, diseñado por el arquitecto Sir Norman Foster.

Otras ideas incluyen la expansión de los aeropuertos de Heathrow, Gatwick y Stansted.

El proyecto de Sir Norman para un aeropuerto de £50.000 millones, con cuatro pistas en la isla de Grain – en el punto más oriental de la península de Hoo – ha sido descrito por varios como audaz, visionario y "absolutamente loco".

Sir Norman uno de los más influyentes arquitectos modernos, diseñó el terminal del aeropuerto de Stansted, así como de Chek Lap Kok de Hong Kong, uno de los aeropuertos más grandes del mundo.

Ahora quiere llevar su experiencia hasta el estuario del Támesis con planes de cuatro pistas y la capacidad de manejar 150 millones de pasajeros al año.   Heathrow, el aeropuerto más grande de Gran Bretaña, maneja 60 millones.

Los escépticos señalan que el tráfico aéreo se aproximaría sobre el agua desde el noreste – cerca de donde el SS Montgomery descansa. La pregunta formulada por algunos es ¿por que se correría el riesgo de construir el aeropuerto más grande del mundo cerca de una bomba de tiempo descansando bajo el agua?

La explosión del SS Kielce

Actualmente, los restos del SS Kielce son administrados y supervisados por la Agencia del Servicio de Guardacostas en nombre del Departamento de Transporte (DfT).

Es uno de los dos buques hundidos en aguas del Reino Unido señalados como peligroso en la sección dos de la ley de protección de barcos hundidos de 1973. El otro, es el SS Catilian, que se hundió en Anglesey, Gales, en 1943, que están supervisados estrechamente.

El Kielce Llevaba municiones a Lisboa, Portugal, cuando chocó contra la rocas y se hundió.

La agencia del servicio de guardacostas utiliza equipos de sonar para llevar a cabo análisis anuales del SS Montgomery y vigila la zona de exclusión las 24 horas al día.

Después de un estudio estructural en 2009, la MCA encontró que aunque el casco parecía estar "bastante estable", una grieta en una de las bodegas del barco era "preocupante".

La última encuesta informó: "la mayor parte del naufragio parece estar estable. Son evidentes pocas señales de deterioro desde 2009 y sólo fueron observados pequeños cambios en la estructura del naufragio y en el fondo del mar circundante."

La agencia cree que el riesgo de mover los restos del naufragio, o intentar retirar la carga, aumentaría la probabilidad de una explosión.

Ha aplicado una política de no interferencia desde que ocurrió un fallido intento de quitar las municiones de un barco polaco que se hundió en 1944.

En 1967, la empresa de salvamento de Folkestone intentaba despejar el SS Kielce cuando una gran explosión destruyó el barco.

Los efectos sísmicos de la explosión se registraron hasta cerca de 8,000km de distancia. En Folkestone, placas terrestres fueron desplazadas y las ventanas volaron, pero no hubo ningún herido.

Alison Kentuck vigilante del naufragio dijo que el consenso general fue que las municiones eran "estables si no se las hubiera movido".

Aunque la condición del naufragio estaba siendo monitoreada "constantemente", la estrategia del momento era la considerada "como la mejor y más segura", añadió.

Otros no están de acuerdo. La película del historiador local Colin Harvey sobre los restos del naufragio – "Un desastre esperando a suceder" – se proyectó ocasionalmente a los residentes en la isla de Sheppey.

Él teme que las bombas de racimo podría caer desde la corroída cubierta superior y seguidamente detonar las municiones, llevando a una explosión que "arrasaría edificios, reventaría los tímpanos y rompería las ventanas".

El señor Harvey dijo que la explosión podría provocar un maremoto, inundando partes de la isla de Sheppey, la isla de Grain, quizás incluso la Isla de Canvey Island y el Southend.

En agosto de 2004, un informe en la revista New Scientist dijo que si la nave explota sería una de las explosiones no nucleares más grandes jamás vistas y devastaría el puerto de Sheerness, causando mil millones de libras en daños.

El señor Harvey agregó: "la población ha vivido con el naufragio todos estos años y ahora (el problema) surge debido al aeropuerto.

"La idea es si construyen el aeropuerto entonces tendrán que encarar el problema de los restos del naufragio. Van a tener que hacerlo y cuanto antes mejor."

También hay signos de interrogación sobre la seguridad de la zona de exclusión.

Un realizador de documentales, que no quiso ser nombrado, dijo a la BBC que fue capaz de filmar el naufragio desde una balsa de goma anclada a la boya de advertencia exterior de la zona.

"Ni el servicio de guardacostas ni la policía nos prestó ninguna atención, ni cuando llegamos, ni cuando estuvimos allí, ni al regresar a la orilla," dijo.

En respuesta a los reclamos, dijo un portavoz de la MCA: "si la gente rompe la zona de exclusión y son sorprendidos haciéndolo, entonces serán detenidos. "Pero si él no entró a la zona de exclusión, entonces él no hizo nada malo".

¿Pero qué se puede hacer para eliminar la amenaza que representa el naufragio? Según los expertos, hay dos opciones posibles; llevar a cabo una explosión controlada o retirar las municiones.

Mark Hoddinot, director general de la Unión Internacional de Rescate, dijo que podría trasladar el naufragio si hubiera la voluntad y el músculo financiero para hacerlo.

"Territorio desconocido"

"Hay un montón de antiguos naufragios, cientos de ellos, y el problema con la mayoría de ellos es quién va a pagar para retirarlos," dijo.

"La mayoría de los gastos, si no todos, serán pagados por los contribuyentes, ya que las aseguradoras han desaparecido desde hace mucho tiempo.

"El problema principal es la munición, pero en esta era tecnológica, debe haber una forma segura para retirarlas. La obra en sí no presenta ningún reto tecnológico importante, sería relativamente sencillo".

El señor Hoddinot dijo que buques hundidos en la guerra de Irán e Irak durante la década de 1980 fueron retirados del Golfo Pérsico, a pesar de tener explosivos deteriorados a bordo.

Ian Biles, director gerente de topografía Marina empresa internacional de servicios marítimos, dice que la pregunta clave es si las municiones se han degradado a tal punto que es seguro retirarlas.

"Siempre ha habido este debate" por qué no es simplemente hacerlo explotar y ver qué pasa" esperando que el agua actúe como un mecanismo atenuador.

"Pero puedo entender por qué han adoptado la consideración de no tocarlo. Es territorio desconocido."

El informe del New Scientist en 2004 también sugirió que una opción sería encajonar el naufragio con toneladas de arena, atenuando cualquier potencial explosión.

Una portavoz de Fosters and Partners dijo que la firma había hecho un estudio exhaustivo de los restos del naufragio.

"Hemos hablado con expertos en desactivación de bombas y otros expertos acerca del SS Montgomery y su carga de municiones", dijo.

"Estos estudios siguen y se explorarán todas las posibilidades para el futuro de la nave".

El año pasado, un portavoz de Boris Johnson dijo: "Claramente la ruina del SS Montgomery tendría que ser considerado, sin embargo algunos de los mejores ingenieros de Gran Bretaña han estudiado de cerca la zona y llegaron a la conclusión que no impediría la construcción de un aeropuerto."

La Comisión de aeropuertos hará su informe final al gobierno en el verano de 2015.

BBC News: Does WWII wreck SS Richard Montgomery threaten Thames airport?


Artículo anterior:

Siguiente artículo: