Accidente de tren en Nevada ocurrido en 1939, sin resolver

por Admin el 4 Septiembre, 2011

en Otros temas

Dependiendo de a quién quiere usted creer, el choque de trenes en Harney, Nevada, ocurrido en 1939, fue tanto la acción del maquinista de acelerar demasiado, o de acuerdo a los funcionarios de Southern Pacific, un acto deliberado de sabotaje y asesinato. El misterio de lo que realmente sucedió en Harney nunca ha sido resuelto, pero estos hechos son indiscutibles. En agosto de 1939, el desastre más mortífero en la historia del ferrocarril de Nevada mató a dos docenas de personas y destruyó virtualmente el mejor tren de pasajeros de la Southern Pacific.

southern_pacific

Puesto por primera vez en servicio en enero de 1938, el tren "Ciudad de San Francisco", fue considerado "el tren de los superlativos del mundo".  La maravilla tecnológica de la ingeniería que costó 2 millones de dólares para su construcción, fue proclamado el "mayor, más rápido, más hermoso, poderoso, aerodinámico y lujoso tren que se haya diseñado. El elegante tren tiraba 17 vagones en lugar de los 11 normales, y fue capaz de alcanzar velocidades superiores a 160 kph. Cuando fue puesto en servicio, el tren de alta tecnología redujo en 19 horas el mejor tiempo anterior de la ruta entre Chicago y Oakland, en California.

Al igual que los pioneros del oeste y los trenes anteriores, el ferrocarril transcontinental siguió la ruta del río Humboldt, que serpenteaba por el oeste a través de Nevada. Pero en lugar de una carreta enganchada detrás de una yunta de lentos bueyes, el Ciudad de San Francisco corrió por el desierto a velocidades promedio de entre 120 y 180 kilómetros por hora. El Sábado, 12 de agosto de 1939, la puesta del sol se reflejaba en la superficie metálica del Ciudad de San Francisco, mientras cruzaba el desierto. Afuera el calor era abrasador, pero los pasajeros a bordo del aerodinámico tren con aire acondicionado, no lo notaban mientras disfrutaban de la cena, un cóctel, o jugando a las cartas.

El maquinista jefe Ed Hecox, uno de los mejores maquinistas de Southern Pacific, empujó el acelerador. Los rieles seguían la corriente del Río Humboldt en el extremo oeste de Paradise Canyon, cuando el tren se acercaba al puente No. 4 que se extendía a través del río. Siempre alerta, Hecox notó una ruma de arbustos sobre el riel exterior, sin hacerle mucho caso.

Pero tan pronto como la locomotora llegó a esa parte de la vía, el tren descarriló. La locomotora se salió de los rieles, se recostó contra el puente, luego se abrió paso entre los durmientes de madera y la capa de balasto relleno de piedra, antes de detenerse mucho más allá del río. Fuera de control, los vagones rompieron las conexiones con la locomotora y se estrellaron contra el antiguo puente de hierro, con varios coches cayendo al lecho del río. El violento choque duró menos de un minuto, pero fue el peor accidente de trenes en la historia de Nevada que mató a 24 pasajeros y tripulantes y dejó 121 heridos. Sólo 31 personas salieron ilesas.

Desde el principio, los funcionarios de Southern Pacific sostuvieron que un sabotaje fue la causa del descarrilamiento. Dan O’Connell, principal agente especial de Southern Pacific en San Francisco, dijo que en el lugar del descarrilamiento fueron sacadas las eclisas que unen una sección de rieles de 9 metros y los bulones habían sido retirados de los durmientes que saltaron, moviéndose los rieles 10 cm hacia adentro. Para aumentar el interés público y ayudar en la investigación, Southern Pacific ofreció una recompensa 5,000 dólares por información que llevara al arresto y condena de los vándalos, cifra que luego se incrementó a 10.000 dólares.

La investigación de O’Connell fue exhaustiva. Los testimonios de testigos abundaron con la  esperanza de sacar provecho de la recompensa de 10.000 dólares y los detectives interrogaron a 93.110 hombres durante los siguientes seis meses. Todos fueron absueltos. Los editoriales de los periódicos insinuaron que Southern Pacific estaba encubriendo la verdadera causa del accidente.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1941 tomó a los agentes de Southern Pacific en plena investigación, pero O’Connell nunca aflojó – en el momento en que se retiró en 1944, él y sus hombres habían entrevistado o estudiado los informes de 210.437 sospechosos. A pesar de esta amplia investigación criminal, Southern Pacific no denunció a nadie por el crimen y la recompensa de 10.000 dólares nunca fue reclamada.

Algunos sobrevivientes del accidente entablaron acciones legales contra el ferrocarril. A pesar de los litigios y la mala prensa, Southern Pacific trató con dureza a las víctimas. El pasajeros F. S. Foote es un caso típico de lo ocurrido en la vía férrea. Foote sufrió fractura de mandíbula, el esternón roto cuatro costillas rotas, hemorragias internas, conmoción cerebral y un pulmón perforado. Southern Pacific indemnizó al señor Foote con $7.500, que apenas le sirvieron para pagar el hospital y los gastos médicos.

Además, Southern Pacific reembolsó a Foote los 5 dólares que pagó por la tarifa extra para viajar en el lujoso tren. El dinero llegó con una nota: "Aunque técnicamente debiera ser devuelto sólo el valor de la parte no utilizada del boleto, estamos reembolsando el importe total de la tarifa adicional debido a la interrupción de nuestro servicio. Confiamos en que tendremos el placer de servirlo en el futuro."

Foxreno.com: Nevada Train Wreck: Unsolved Mystery


Artículo anterior:

Siguiente artículo: