69 años después encuentran bombardero Lancaster derribado en Alemania

por Admin el 22 Septiembre, 2012

en Otros temas

Sesenta años después de que el avión en llamas cayó a tierra, luego de ser derribado por los alemanes, se han recuperado los restos de los siete tripulantes del bombardero Lancaster.

Fueron descubiertos por un equipo de historiadores alemanes, que pasó horas cavando un campo fangoso cerca de Frankfurt buscando la tripulación de la RAF después de que un testigo que vio el accidente del avión los guió al sitio.

El avión Lancaster ED427 fue uno de los 327 bombarderos que formaron parte de una incursión a las fábricas de armamentos Skoda en Pilsen, Checoslovaquia.

Al regresar a su base de la RAF en Fiskerton, Lincs, cayeron bajo el fuego antiaéreo alemán.

El testigo Peter Menges vio caer al avión en llamas antes de estrellarse en un campo fuera de la aldea de Laumersheim, cerca de Frankfurt y en el impacto estalló en una bola de fuego.

No se conoce por qué los hombres no lograron saltar en paracaídas, pero son muchas las causas por las cuales no lo hicieron.

Peter Elliott del Museo de la Real Fuerza Aérea dijo que podría haber sido debido a "muy poco tiempo, o demasiado daño en el avión."

Con varios testigos que informan que la nave se incendió, parece probable que uno o más proyectiles antiaéreos estallaron en el fuselaje.

"Las explosiones de esos impactos y la metralla resultante, bien podría haber matado o herido o dejado inconscientes a los miembros de la tripulación."

"El incendio resultante y el humo pueden haber aturdido a los miembros de la tripulación o, posiblemente, les ahogaron."

Un motor Rolls-Royce y el tren de aterrizaje del avión de la Segunda Guerra Mundial fue encontrado junto con ‘cientos’ de fragmentos de huesos humanos en la que habría sido la cabina.

La excavación arqueológica hecha en Alemania fue cuestionada por algunos lugareños que no podían entender por qué el equipo buscaba aviadores británicos que bombardearon sus ciudades.

Uwe Benkel, quien encabezó la búsqueda, dijo que se sintieron obligados a buscar a los desaparecidos y llevar consuelo a sus familias que no sabían nada sobre cómo o dónde murieron.

Algunos familiares ya han expresado su gratitud a los historiadores aficionados y esperan finalmente enterrar a sus seres queridos siete décadas después de sus muertes.

El señor Benkel, dijo: "mucha gente no podía entender lo que estábamos haciendo y dijeron cosas como ¿por qué fueron desenterrados aviadores británicos que bombardearon nuestras ciudades y mataron a nuestra gente?"

"Nuestra opinión es que esto es el pasado y es historia de hace 70 años. Somos otra generación. Investigamos sobre desaparecidos que todavía están enterrados. No hace diferencia si son alemanes o británicos; eran hombres jóvenes que lucharon y murieron por su país y que merecen una adecuada sepultura en un cementerio."

Nosotros lo hacemos por las familias. Para ellos, es un poco como leer la última página que faltaba en un libro. Cuando encontramos los cuerpos, estamos abriendo la página final para ellos."

Los siete tripulantes – el piloto Alex Bone, el Ingeniero de vuelo Norman Foster, el navegante Cyril Yelland, el operador de radio Raymond White, el bombardero Raymond Rooney, el artillero del aire Ronald Cope y el artillero del aire Bruce Watt – que murieron en abril de 1943.

El Lancaster ED427 fue uno de los 36 bombarderos que no pudieron volver a Gran Bretaña esa noche.

El impacto del choque abrió un gran cráter en el suelo.

Militares alemanes sacaron dos de los cuerpos recuperados de los restos – se cree que han sido los del Sgt Cope y oficial de piloto canadiense Watt – y los enterraron.

Después de la guerra, el Ministerio del aire británico trató de encontrar el lugar final de descanso de la tripulación, pero sin éxito.

Se suponía que su avión se estrelló en el mar y sus nombres fueron agregados a la lista del Memorial Runnymede en Surrey dedicada a 20.000 soldados desaparecidos que no tienen una tumba conocida.

El señor Benkel, un vendedor de seguros de vida durante el díá, comenzó a investigar los accidentes de aviones militares hace 25 años y ahora dirige a un grupo de recuperación voluntaria que ha examinado 400 accidentes y recuperado los cuerpos de 38 aviadores.

Recientemente comenzó a buscar al ED427 y encontró al Señor Menges, de 83 años, culminando con su ayuda la excavación que tuvo lugar el sábado pasado.

El señor Benkel dijo: "Peter vivió en un pueblo cercano. Vieron al avión incendiado cayendo y luego observaron la explosión. Sus padres no le permitieron ir a ver el avión esa noche."

"Fue a la mañana siguiente cuando los soldados alemanes estaban allí. Vio que la mayoría de los restos del avión estaban en la superficie y se las llevaron."

"Había un gran cráter en el suelo, en unos días se rellenó con piedras y tierra y todo quedó cubierto durante los siguientes 69 años."

Peter me mostró el sitio y utilizamos detectores de metales y fotos de radar para examinarlo.

El equipo excavó cinco metros de profundidad en un área de 100 metros cuadrados y encontraron secciones de fuselaje, la cabina, un tren de aterrizaje, un neumático, un paracaídas quemado, herramientas y municiones.

El señor Benkel cree que los restos que encontraron son los huesos pertenecientes, al Sgt Foster, Sgt Yelland, Sgt Rooney y Sgt White porque esos hombres habría estado en la cabina en ese momento.

La hija del SGT Foster Hazel Snedker tenía apenas tres años cuando su padre murió a los 22 años de edad.

La sra. Snedker, ahora de 72 años de edad, de Leamington Spa, Warks, dijo: "No tengo ningún recuerdo de mi padre".

"El único recuerdo que tengo es el de mi madre que se desmayó cuando recibió el telegrama diciendo que mi padre estaba desaparecido."

"Mi madre murió de tuberculosis cuando tenía seis años de edad y fui criada por mis abuelos paternos."

"Yo sé que esperaban tranquilamente que algún día recibirían alguna noticia de su hijo.  Pero en esos días muy poco se hablaba de él y sólo se esperaba."

"Cuando algo como eso te pasa, una puede quedar amargada y triste o simplemente seguir adelante. Y ahora, después de todos estos años, algo sale a la luz."

"Es un gran alivio saber lo que sucedió a él y dónde se encuentra. Al menos ahora tendrá una tumba con una lápida."

"Mi padre tenía dos hermanas que todavía están vivas. Sé que mi tía Joan está muy complacida. Ella quería saber lo que le sucedió a su hermano."

La Embajada británica en Berlín ha tenido conocimiento del descubrimiento.

Se cree que los restos de los hombres serán enterrados en el mismo ataúd en una sola tumba en un cementerio de tumbas de guerra de la Commonwealth en Alemania.

El señor Benkel dijo: "Creo que es justo que comparten la misma tumba. Estos hombres volaron juntos y murieron juntos. Ahora también debe descansar juntos."

Mail On Line: ‘The final page in their story’: World War Two Lancaster bomber and its crewmen’s remains discovered in German field 69 years after it crashed


Artículo anterior:

Siguiente artículo: