1945: Espía comunista roba secretos atómicos de EE.UU.

por Admin el 19 Octubre, 2011

en Otros temas

18-10-1945: Klaus Fuchs pasa secretos de la bomba atómica de EE.UU. a la Unión Soviética por primera vez.

Trabajando como mensajero con el nombre en clave "Raymond", Klaus Fuchs entregó información de alto nivel a Moscú, sobre la bomba atómica, y más tarde sobre la bomba de hidrógeno.

Fuchs era un refugiado de Alemania, que huyó a Inglaterra en 1933, donde completó su doctorado en física. Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Fuchs, seguía siendo un ciudadano alemán, y fue internado como enemigo extranjero, pero pronto liberado gracias a la intervención de Max Born, profesor de la Universidad de Edimburgo y también refugiado luterano, pero que fue clasificado como judío por sus ancestros.

Fuchs fue reclutado como físico teórico para el proyecto de la bomba atómica británica, y a raíz de eso se convirtió en súbdito británico en 1942.

Al año siguiente, fue uno de los varios científicos británicos que fueron enviados a Estados Unidos para colaborar en el Proyecto Manhattan. Después de ser trasladado al laboratorio de armas en Los Alamos, Nuevo México, Fuchs se dedicó a idear un método de implosión del núcleo fisionable de la bomba de plutonio. Participó en el experimento "Trinity", en julio de 1945, en el que por primera vez fue detonada con éxito una bomba atómica.

Pero a pesar de trabajar en un proyecto militar para Estados Unidos, Fuchs siguió siendo un comunista comprometido. Se había unido al partido comunista cuando todavía vivía en Alemania y huyó del país, no por su religión luterana, sino por sus creencias políticas.  Por ello, tenía enorme simpatía por la Unión Soviética y comprometió su vida y su muerte a la lucha contra el nazismo. Él también tenía serias dudas acerca de que Estados Unidos fuera la única potencia en la tierra en poseer la bomba.

En 1948, los estadounidenses estaban conscientes de que los soviéticos tenían personas infiltradas dentro de su programa nuclear, pero Fuchs logró eludir las sospechas que recaían sobre él hasta el año siguiente, momento en el cual regresó a Inglaterra.  Confrontado por la inteligencia británica, que lo identificó después de romper un código Soviético, finalmente confesó y fue condenado a 14 años de prisión.

Después de su liberación en 1959, Fuchs fue a Alemania del Este y vivió allí hasta su muerte en 1988.

Los historiadores de ambos lados de la Guerra Fría han debatido durante mucho tiempo el valor real para los soviéticos de la información que Fuchs les proporcionaba.   Al preguntársele a Edward Teller, después de la muerte de Fuchs, sobre la importancia de lo que el espía le había entregado a la URSS, dijo: "Oh, no, no era muy importante. Estoy seguro de que los rusos sabían cómo construir una bomba, sin los informes de Fuchs".

Wired: Oct. 18, 1945: Red Spy Steals U.S. Atom Bomb Secrets

Exordio: Biografía de Emil Julius Klaus Fuchs


Artículo anterior:

Siguiente artículo: