1943: Invención del bolígrafo

por Admin el 14 Junio, 2011

en Otros temas

10 de Junio de 1943: Los hermanos Laszlo y Georg Bíró, refugiados húngaros que vivían en Argentina, patentaron el bolígrafo. Una idea que en principio ya tenía medio siglo de edad, se convirtió en un éxito comercial.

En 1884, Lewis Waterman inventó y patentó la pluma estilográfica, que ya había resuelto el problema de la portabilidad. Ya no se tenía que llevar un tintero para ser capaz de escribir en cualquier lugar. Pero la tinta tomaba un tiempo para secarse y se corría y manchaba.

El banquero estadounidense John L. Loud patentó el bolígrafo en 1888. Utilizaba una bola y receptáculo para entregar tinta pegajosa, de secado rápido.  La tinta era demasiado pegajosa y en realidad no funcionan bien en el papel. Es decir, era una buena idea, pero no funcionaba bien para escribir sobre papel. Sin embargo, se le encontró usos industriales para escribir en cuero y tela.

Laszlo Bíró era un periodista húngaro que vio la idea de las tintas de secado rápido para su uso en periódicos. Su hermano Georg, un químico, lo ayudó con los aspectos técnicos. Ellos usaron una minúscula bola de un rodamiento de bolas para cumplir dos funciones.  Almacenar la tinta en el cartucho y distribuir la tinta de manera uniforme sobre el papel.

Los hermanos Bíró hicieron progresos mejorando el bolígrafo – hasta el punto que podía escribir tan bien como una pluma estilográfica. Pero para entonces la situación política en Hungría se estaba deteriorando. Cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, ambos huyeron de Budapest a París y luego a Madrid, para finalmente terminar en Argentina.

En Buenos Aires, solicitaron la patente y el apoyo financiero necesario. Uno de sus contactos, un contador inglés llamado Harry Martin, se dio cuenta de que el bolígrafo resolvía un problema que enfrentaba la Real Fuerza Aérea de Gran Bretaña en los aviones: las plumas convencionales no eran adecuadas para la escritura de los registros en los aviones en vuelo, ya que se derramaba la tinta, no podía escribirse en superficies verticales o hacia arriba, porque la tinta se escurría y además, la tinta era demasiado sensible a los cambios en la presión atmosférica.

Martin finalmente voló a Washington y Londres, convenciendo tanto a la aviación de EE.UU. y la RAF en Londres sobre la nueva tecnología. Eventualmente los Aliados ganaron la guerra y el bolígrafo compartió la victoria.

Cuando los bolígrafos entraron en producción comercial en 1945, fueron una sensación. En los Estados Unidos, la Reynolds los vendió por $12,50 (unos $150 en dinero de hoy). Sin embargo, las personas irrumpieron en las tiendas por departamentos de Nueva York para comprar 8.000 bolígrafos en el primer día de venta.

Algunas de las primeras versiones de los bolígrafos comerciales se chorreaban y manchaban, pero los fabricantes con el tiempo corrigieron los errores del bolígrafo y adquirió una popularidad que continúa, sin que haya un sustituto mejor.  ¿Lo habrá?

BBC. h2g2: Invención del bolígrafo


Artículo anterior:

Siguiente artículo: