San Patricio y una bengala verde salvaron al SS Irish Willow

por Admin el 16 Marzo, 2017

en Operaciones

Por Ann Robinson 16-3-2017- En la mañana del 16 de Marzo de 1942, el mercante Irlandés SS Irish Willow fue descubierto por un submarino alemán. Pero a diferencia de la mayoría de los encuentros en el mar durante este peligroso período, este buque no tuvo el destino que se podría esperar.

La Segunda Guerra Mundial fue encarnizada en el Atlántico, al igual que ocurrió en tierra, y en medio de la batalla estaba la neutral Irlanda encerrada dentro de una sangrienta zona de guerra. Irlanda estaba en una peligrosa posición y su postura neutral aislaba al país, pero simplemente no podía permitirse el lujo de mantenerse fuera del mar.

Necesitaba comercializar el superávit de las reservas de alimentos con el Reino Unido y dependía del suministro de petróleo de los buques cisterna británicos. Además, afortunadamente, los Irlandeses de la Marina Mercante estaban todavía preparados para trabajar a pesar de las espantosas y terribles condiciones de navegación en los mares del norte. Tomaron riesgos con suprema audacia, viajaron por las traicioneras aguas, sufriendo grandes pérdidas, todo ello para mantener el equilibrio del comercio esencial.

Los barcos Irlandeses inicialmente navegaron en convoyes británicos, pero decidieron que era más seguro navegar solos para tener una mejor oportunidad de cruzar el canal sin impedimentos. Ellos dependían de sus marcas de neutralidad – que habían dado variados éxitos. Las naves fueron desarmadas y se identificaban por la pintura de la bandera tricolor Irlandesa y la marca EIRE (República de Irlanda) en letras grandes pintadas en los costados de sus cascos y cubiertas.

Uno de esos barcos que mantuvieron abierto el comercio durante estos peligrosos años y que milagrosamente se las arreglaron para llegar ilesos al otro lado fue el SS Irish Willow.

El SS Irish Willow sobrevivió a un encuentro cercano

Construido en Estados Unidos, fue lanzado en diciembre de 1917.  Era un mercante clásico de la Primera Guerra Mundial.  Era un buque mercante y pasó por varios dueños y cambios de nombre hasta que se convirtió en el SS Irish Willow y fue arrendado por la recién formada naviera "Irish Shipping" en 1941. Hizo varios viajes de ida y vuelta a Canadá para traer de regreso el trigo y otros alimentos e importar carbón de Gran Bretaña.

En la mañana del 16 de Marzo de 1942, el SS Irish Willow fue descubierto por el submarino alemán U-753 (comandado por el Fregattenkapitän Alfred Manhardt von Mannstein) justo al sur-oeste de Rockall Bank. Los alemanes se estaban preparando para hundir la nave cuando en el último momento vieron sus marcas de neutralidad. En lugar de abrir fuego, el submarino emergió le mandó señales al buque irlandés ordenándole enviar al capitán y los papeles del buque.

El capitán Shanks, nacido en Belfast, temía que él fuera considerado británico por los marinos alemanes por lo que en su lugar, ellos enviaron al Primer Oficial Henry Cullen y cuatro miembros de la tripulación. Ellos fueron llevados a la torre del submarino, donde Cullen explicó que el capitán era demasiado anciano para trasladarse en una chalupa con mar picado. El oficial le explicó al comandante alemán que Irlanda era neutral y que el día siguiente era el Día de San Patricio.

El encuentro parecía desarrollarse bien, e incluso bebieron un par de vasos de Schnapps (aguardiente) brindando en honor de San Patricio.

Los Alemanes explicaron que esperaban instrucciones sobre si debían hundir el barco o no, el oficial irlandés reportó después que los alemanes parecían realmente sentidos por la situación. Se envió de regreso a la partida con una botella de coñac para la tripulación y dijeron que iban a disparar una bengala roja cinco minutos antes si les ordenaban hundir al SS Irish Willow.

La tripulación volvió y esperó ansiosamente. Finalmente, desde el submarino fue disparada una bengala y para alivio de la tripulación irlandesa era verde. Estaban a salvo y podían continuar su camino.

La tripulación del SS Irish Willow estuvo más tarde, ese mismo año, involucrada en el rescate de la tripulación del Empire Breeze, donde rescataron a 47 sobrevivientes. Durante la guerra los buques irlandeses a menudo respondieron llamados de SOS y ayudaron a rescatar a los supervivientes, independientemente de la nacionalidad y el riesgo que representaba para ellos mismos.

Coast Monkey: World War Memories | A Green Flare and St Patricks Day Reprieve for SS Irish Willow

Exordio: Estado Libre de Irlanda


Artículo anterior:

Siguiente artículo: