La poco conocida Batalla del Golfo de San Lorenzo

por Admin el 12 Mayo, 2017

en Operaciones

Se ha repetido con frecuencia, que mientras un gran número de estadounidenses murieron en la Segunda Guerra Mundial, el propio Estados Unidos sólo fue sometido a un par de ataques, principalmente a la navegación fuera de sus costas este y oeste, y no hubo grandes batallas que tuvieran lugar en ese país.

Eso puede ser cierto para los Estados Unidos, a pesar de que las tropas japonesas ocuparon algunas de las Islas Aleutianas de Alaska en junio de 1942 – donde miles de soldados estadounidenses y japoneses murieron cuando estos últimos fueron finalmente desalojados un año o algo así más tarde – pero ciertamente no es el caso de Canadá.

Eso fue hace 75 años en un día como hoy, cuando comenzó la Batalla de San Lorenzo y los canadienses vieron de cerca derramarse la sangre de sus soldados.

En el lado alemán la batalla se llevó a cabo enteramente por la fuerza de submarinos, y a ellos se enfrentaron la Marina Real de Canadá, la Royal Navy y la Royal Canadian Air Force, los olvidados de la batalla que comenzó con el hundimiento del buque británico de carga Nicoya de 5300 toneladas y el carguero holandés Leto con 4700 toneladas de registro bruto el 12 de Mayo de 1942 en la desembocadura del río San Lorenzo. Seis de los 88 miembros de la tripulación del Nicoya resultaron muertos, mientras que 12 de los 53 tripulantes a bordo del Leto perecieron.

Parece que el comandante del U-553 había llevado a cabo un ataque oportunista en el Golfo de San Lorenzo en la costa atlántica de Canadá. Su comandante el Kapitanleutnant Karl Thurmann fue más tarde condecorado con la Cruz de Caballero para su Cruz de la Cruz de Hierro por su acción.

Su éxito mostró el camino a la Marina de guerra alemana – la Kriegsmarine – para causar serios daños en la navegación que entraba y salía por el Río San Lorenzo, la más importante ruta comercial de Canadá para los convoyes de barcos destinados al Atlántico en sus rutas a Halifax, Sydney y Nova Scotia.

Esencialmente, la batalla fue parte de la mucho más amplia Batalla del Atlántico para proteger el suministro vital al Reino Unido por las rutas de América del Norte, pero la Batalla de San Lorenzo es reconocida por los historiadores de la guerra como una batalla por su propio derecho, dada la naturaleza única de los hechos.

Los mandos militares canadienses habían sido cogidos por sorpresa por los primeros hundimientos, por ser sólo cuatro los buques de la Marina Real de Canadá (RCN) para la protección de los barcos en la desembocadura del río San Lorenzo, que forma el Golfo del mismo nombre, el estuario más grande del mundo.

Más buques de la RCN fueron añadidos a los originales cuatro, mientras que la Royal Canadian Air Force aumentaron en gran medida su patrullas sobre el río San Lorenzo y el golfo.

El siguiente ataque sería aún más exitoso desde el punto de vista alemán. El 6 de julio, el Capitán Ernst Vogelsang llevó al U-132 al Golfo de St. Lawrence. Él hundió tres buques en poco más de media hora – el buque de carga con registro griego Anastassios Pateras de 3300 toneladas, y el barco con registro belga Hainaut con 4300 toneladas. En el río San Lorenzo, frente a la costa de Quebec, el U-132 hundió al barco Dinaricos de 2500 toneladas perteneciente a la Marina Mercante Británica, pero el submarino fue atacado y dañado por el guardacostas HMCS Drummondville y cuatro aviones de las RCAF. Ocho miembros de la tripulación de los buques hundidos resultaron muertos, mientras que unos pocos submarinistas alemanes, aunque se desconoce su número,  también murieron.

Dos semanas más tarde, en el Golfo, el U-132 hundió al carguero Británico Frederika Lenson de 4300 toneladas, cuatro de sus tripulantes fueron muertos. La nave no se hundió, pero quedó varada con su casco partido en dos y declarada irrecuperable.

En agosto y septiembre, los U-boots realmente golpearon duro. En el lapso de tres semanas, el U-157 hundió nueve barcos y la corbeta canadiense HCMS Charlottetown. El primer barco que hundió fue un buque de pasajeros, el SS Chatham registrado en Estados Unidos, pero la rápida acción de los barcos salvavidas permitió que sólo siete pasajeros y siete tripulantes murieran.

Muchos de los ataques comenzaron a suceder en el estrecho que lleva al río desde el Golfo al Atlántico. El ferry SS Caribou fue hundido en octubre, con la pérdida de 137 pasajeros y toda la tripulación, la mayor pérdida de vidas en aguas canadienses en toda la guerra.

La batalla estaba en todo su apogeo, pero la población canadiense en su gran mayoría no sabía nada acerca de ella. Desde el principio, las autoridades canadienses impusieron un total control de las noticias sobre el conflicto en el Golfo de St.Lawrence.

Los cuerpos de las víctimas, sin embargo, fueron arrastrados hasta las orillas y los residentes locales no podía dejar de ver las explosiones y los incendios a bordo de los barcos hundidos.

Las fuerzas canadienses sabían que en esos momentos la guerra estaba justo en la puerta de su casa, y aumentó considerablemente su presencia en todo el San Lorenzo, lo que también causó una gran cantidad de chismes y rumores entre la población.

The National: The Battle of the St Lawrence reveals the cost of the Second World War to Canada

Exordio: Batallas del Golfo San Lorenzo (08-05-1942)

Exordio: Operación Paukenschlag (16-12-1941)


Artículo anterior:

Siguiente artículo: