Informe: 87 naufragios, la mayoría de la guerra, podrían derramar petróleo en costas de Estados Unidos, pero no son ‘bombas de tiempo’

por Admin el 21 Mayo, 2013

en Operaciones

WASHINGTON — Los naufragios que se asientan en las profundidades de las costas de los Estados Unidos son más objetos históricos que amenazas reales por escapes de sus tanques de petróleo, según un nuevo informe federal.

Mientras que 87 de las naves — la mayoría hundidas durante la Segunda Guerra Mundial por submarinos alemanes — tienen el potencial para derramar decenas de millones de galones de petróleo, el informe emitido el lunes concluye que "el alcance del problema es mucho más manejable que lo que se temía inicialmente".

"Nuestras costas no están plagadas de ‘bombas de tiempo’", dijeron los científicos del gobierno. Se nota que sólo seis de los 87 sean lo suficientemente serios como para causar desastres a las costas y a las economías locales, señala el informe.

Los restos siguen siendo enormes recordatorios de la amenaza ambiental que es el petróleo y de las vidas perdidas durante la guerra, especialmente para Frank Terry, que fue el primero en salvarse de la traumática experiencia.

El primero de dos torpedos alemanes hizo blanco en el barco petrolero "W.D. Anderson" mientras navegaba a lo largo de la costa de Florida una noche a finales de febrero de 1942. Terry corrió a una de las bandas y se arrojó al mar saltando sobre la barandilla. Su barco estaba en llamas y a los 23 años de edad estaba nadando para salvar su vida.

"Sólo quería salir de allí", recordó el lunes de su casa en Parkesburg, Pensilvania, días después del hundimiento a 15 millas al sureste de la Florida, Terry escribió en una cuenta de "The Associated Press": "he visto la nave prenderse en llamas mientras escapaba de la muerte cuando el combustible encendido se esparcía  sobre el agua."

Él tropezó con cadáveres flotando en el agua. Un reflector lo iluminó. Él pensó que era del submarino alemán, así que se sumergió. Pero tuvo que volver a respirar. Voces en inglés le gritaban y en brazos intentaron subirlo a bordo. Pero Terry estaba cubierto de petróleo y se resbalaba hacia las aguas.

Finalmente, Terry fue subido a bordo, lavado, y al día siguiente en el hospital, se enteró que él era el único superviviente.

Y ahora, 71 años después, el informe federal dice que la vieja nave de Terry es sólo una de las 87, es uno de los probables seis peores casos que amenazan el medioambiente. No es sólo una tumba de 35 almas, sino también una potencial amenaza para la costa de Florida que depende del turismo debido a que todavía puede contener más de 5,6 millones de galones de crudo a bordo. Júpiter es la ciudad más cercana.

Sin embargo, el panorama no es tan malo como se esperaba. La potencial contaminación de los 87 naufragios es menos de la mitad que los 200 millones de galones de crudo arrojados por la British Petroleum en el Golfo de México en el 2010, calculan los funcionarios de la Agencia.

Hay unos 20.000 naufragios en las costas de la nación. La mayoría de ellos dejaron de tener fugas desde hace mucho tiempo, o usaban carbón en vez de petróleo, o son muy pequeños, o no están cerca a costas vulnerables de Estados Unidos.

"Hay sólo seis que realmente me quitaron el sueño durante la noche, pero no sabemos cuantos más de ellos pueden estar con fugas", dijo Lisa Symons de la National Oceanic and Atmospheric Administration, que redactó el estudio. Pero, esos seis tienen el mayor potencial para crear problemas de contaminación costera, incluso si sólo derraman el 10 por ciento de su petróleo, lo que podría causar un desastre local a gran escala, dijo. No tiene que ser un gran derrame para que sea un desastre.

Symons dijo que NOAA no conoce la ubicación exacta de todos ellos, sólo conocen en que posición estuvieron por última vez antes de que se hundieran. Tres de los seis peores problemas potenciales están en la Florida: uno cerca de Júpiter, uno a 25 km al norte de los Cayos de Florida y otro al sur de los cayos. Otro está a 100 kilómetros al sureste de Savannah, GA.; otro a 50 km al este de Charleston, S.C. y otro a 60 km al norte de Montauk Point, Nueva York

De los 87 barcos identificadas como potenciales contaminadores por NOAA, 52 se perdieron en la Segunda Guerra Mundial, al norte y al sur en la costa atlántica.

Otros se perdieron a causa de accidentes, incendios y tormentas, incluyendo al "Edmund Fitzgerald", nave que se hundió en el Lago Superior y se convirtió en tema de una clásica balada en los años 70. Ese barco y otro más, no están aún en aguas de Estados Unidos, pero son lo que pueden contaminar nuestras costas, dijeron los funcionarios de NOAA.

Dado que no se pueden encontrar algunos buques y otros no son una amenaza, NOAA ha identificado 17 naves que tienen una ubicación conocida y que es necesario investigar más para ver si se puede recuperar el petróleo. Extraer el petróleo por adelantado, antes de que se filtre, es mucho más fácil que esperar para hacerlo después que se derrame en el agua, dijo Symons.

El informe trata más de potenciales contaminaciones, dijo Jim Delgado, director del Patrimonio Marino de NOAA. Dijo, que mirando esos naufragios, quedó impactado por "las increíbles historias humanas envueltas en la pérdidas de esas naves."

Una nave que no está en la lista, pero que es un peligro de contaminación de petróleo, es el acorazado "USS Arizona", hundido en Pearl Harbor. Symons dijo que ahora es un monumento responsabilidad del Servicio de Parques Nacionales y que la Agencia y los Guardacostas lo vigilan para prevenir fugas importantes.

El Arizona tiene fuga de petróleo todos los días, dijo Symons, y agregó que algunos los llaman "las lágrimas de los marinos".

NOAA examinará el mes próximo al buque "D.T. Anderson" para ver si puede o debe vaciar su petróleo, pero hay que ser cuidadosos ya que es una tumba de 35 personas, dijo Symons.

Terry, el único superviviente de la nave tiene un conflicto. "Tengo amigos ahí", dijo, pero agregó que sacar el petróleo de la nave es "una muy buena idea. Por ejemplo, daría el caso por concluido. Yo no puedo dormir bien en la noche".

The Washington Post: Report: 87 shipwrecks, most from WWII, could leak oil near US, but no ‘ticking time bombs’

Exordio: Breve historia de México durante la Segunda Guerra Mundial


Artículo anterior:

Siguiente artículo: